Escapada a San Antonio Oeste

A 15 kilómetros de Las Grutas, ofrece sus playas de ensueño al tiempo que permite apreciar el pasado ferroviario y el presente pesquero de la zona.



1
#

La zona inactiva del muelle: fulbito <br />y nostalgia.

2
#

Para descubrirla de a poco. Otra imagen de la atractiva La Mar Grande.

3
#

La Mar Grande es otra de las opciones. Una playa serena y para disfrutar del paisaje. (Foto: fotos: martín brunella )

4
#

En Punta Verde los atardeceres son mágicos.

5
#

Tranquilidad absoluta y playas agrestes. Ese es el paisaje que depara San Antonio.

Uno de los puntos a favor de veranear en Las Grutas es que, al formar parte de una localidad compuesta por otras dos plantas urbanas, en un abrir y cerrar de ojos puede convertirse en la puerta de acceso a un corredor costero con opciones ‘a la vuelta de la esquina’. Por eso, durante los días en los que el clima no acompaña tanto, o en momentos donde las playas de siempre se vuelven tediosas, no hay mejor plan que entregarse a la aventura. Y, cubriendo una corta distancia en auto o en transporte público, se puede visitar los otros destinos que la conforman.

Uno de ellos es San Antonio Oeste, la ciudad cabecera a 15 km de la villa turística. Que, además, es la que resguarda el patrimonio histórico de una zona signada por la actividad ferroviaria. Y con un presente ligado a la pesca.

Uno de los balnearios más cercanos al centro es Los Tamariscos. Con una costanera sembrada de sombrillitas de paja que protegen del sol y playas de arena densa y conchillas, el lugar es uno de los preferidos de los locales.

Es que, a una distancia mínima del trajín comercial, la ría despliega su encanto. La vegetación baja completa la postal y ofrece lugares de sombra para instalarse y pasar la jornada al aire libre. Un poco más lejos está el muelle, que cobija el trabajo de los barcos pesqueros que le marcan el pulso a la principal actividad económica del lugar.

En un sector más retirado está la parte inactiva de este muelle. Allí, fondeados, se encuentran los barcos que ya no zarparán, por su estado de deterioro. El lugar, cargado de un halo de nostalgia, es uno de los más visitados por los fanáticos de la fotografía.

Otro sitio pintoresco es el barrio lindero. Guarda joyas de la arquitectura ferroviaria, caracterizada por el uso de materiales como la chapa y la madera.

También Punta Verde, un balneario ubicado en las inmediaciones del club náutico, donde el paisaje es agreste y la calma única. Allí se forman suaves médanos que bajan hacia el agua, y la arena está tapizada de conchilla y canto rodado.

En el lugar existe un completo parador y una empresa que presta servicios náuticos suele ofrecer paseos embarcados. Por último, la Mar Grande es una alternativa más que recomendable para todos los adoradores del sol, pero que buscan rincones poco frecuentados, para vivir la magia que aporta el contacto pleno con la naturaleza. A esta playa se accede antes de ingresar al casco urbano de San Antonio, desde el cruce de rutas ubicado en el acceso, en cuyas inmediaciones se inicia un camino ubicado sobre la Ruta 2 que conduce a la firma Alpat, y posee cartelería indicativa.

Datos

A una distancia mínima del trajín comercial, la ría despliega su encanto y brinda su frescura a los que buscan distenderse y disfrutar de un momento de relax.

Voy + La costa

Voy

Datos

$ 43,10
sale el pasaje desde Las Grutas a San Antonio, en la única firma de colectivos que circula por la zona.
2
museos: el Municipal, cerca del centro, y la Casa Jacobacci, en las inmediaciones de la ría.
A una distancia mínima del trajín comercial, la ría despliega su encanto y brinda su frescura a los que buscan distenderse y disfrutar de un momento de relax.

Comentarios

Escapada a San Antonio Oeste