Historia de un hit: Chuck Berry y una declaración de amor llamada «Rock and Roll Music»

El 6 de mayo de 1957, el guitarrista comenzó las grabaciones de uno de sus más grandes clásicos, luego versionado por Los Beatles, entre otros. "Rock and Roll Music" es una declaración de principios... y de amor a ese ritmo que le propio Chuck estaba ayudando a crear.





Para mediados de 1957, Chuck Berry, aún de 30 años, ya era una estrella del rock and roll. Nacido de un hogar afroamericano de clase media baja de un barrio segregado de Saint Louis, en Misuri, vale decir que entre aquel precoz aprendiz de guitarra y el guitarrista más influyente de la historia de la música popular en el que rápidamente se convirtió, Chuck fue muchas además de músico: conserje, estilista, fotógrafo, carpintero… y presidiario.


A fines de los ‘40, pasó tres años en prisión por el delito de robo a mano armada, junto a otros tres amigos, de viaje por Kansas. Liberado en 1947, al poco tiempo conoció a Themetta Suggs, con quien se casaría a los pocos meses y con quien tendría, en 1950, a Darlin Ingrid Berry.
Mientras iba de oficio en oficio para mantener a la familia, Chuck se unió en 1953, se unió a la banda de rhythm and blues Sir John Trio, liderada por el pianista Johnnie Johnson. Pero no tuvo que pasar mucho tiempo para que sea Berry el verdadero líder de la formación. La mezcla de ritmos atrajo a un público diverso en términos raciales, algo que será característico en la música de Berry.

«Rock and Roll Music», en la versión orginal de Chuck Berry


En julio de 1955, Chuck Berry editó su primer single, “Maybellene”, que tomaba como base el ritmo de “Ida May”. vendió más de un millón de copias y fue el comienzo de todo, literalmente. Acompañado del pianista Johnnie Johnson de su propia banda, del legendario productor de discos Willie Dixon al bajo, de Fred Below a la batería, Chuck Berry comenzó a escribir la historia de la guitarra eléctrica del rock and roll.
Sus siguientes sencillos fueron “Thirty Days”, “No Money Down” y “Too Much Monkey Business”, que no alcanzaron el éxito de “Maybellene”. Hasta que, a finales de junio de 1956, lanzó “Roll Over Beethoven”, que logró el segundo lugar en el ranking de ventas R&B. Su siguiente sencillo, “School Days”, fue la primera canción de Berry en aparecer en los rankings de ventas británicos, llegando al puesto número 24.
Recién en mayo de 1957, dos años después de aquel encuentro con los hermanos Leonard y Phill Chess, la discográfica de Chicago editó el primer LP de Chuck Berry, “After School Session”. Ese mismo mes grabó otro de sus clásicos: “Rock and Roll Music”.

Versión en vivo junto a Tina Turner


Las sesiones de “Rock and Roll Music” comenzaron el 6 de mayo de 1957 en Chicago, en los estudios Chess. Berry estuvo respaldado por Lafayette Leake, en piano; Willie Dixon, en bajo; y Fred Below, en batería. Chess Records publicó la canción como sencillo recién en septiembre de 1957 en formatos de 45 y 78 rpm. Alcanzó el número seis en la lista de R&B Singles de la revista Billboard y el número ocho en la lista Hot 100 antes de finalizar el año.

Chuck Berry y su característico «duck walk», que luego emularía Angus Young con los AC/DC.


En 2004, la revista Rolling Stone incluyó la versión de Berry en el número 128 de su lista de las “500 mejores canciones de todos los tiempos”. La canción también está incluida en la lista del Salón de la Fama del Rock and Roll de las “500 canciones que dieron forma al rock and roll”.

Versión en vivo de The Beatles


“Rock and Roll Music” es una declaración de principio acerca de esa música surgida de la fusión de todos los géneros conocidos hasta entonces: jazz, blues, country, doo-wop, rockabilly, gospel, spirituals… todo eso mezclado, reinterpretado y vuelto a tocar.
Para 1957, Chuck Berry había escrito solo una parte de su mejor legado. A la publicación de “Rock and Roll Music”, le siguieron, en 1958, “Sweet Little Sixteen” y nada menos que “Johnny B. Goode”. Y en 1959, aparecería “Memphis, Tennessee”. Para entonces Chuck Berry era el nuevo rey del rock and roll, el hombre que sería capaz de esquivar el destino desgraciado de sus antecesores. Bill Halley, Carl Perkins, Eddie Cochrane, Gene Vincent, Buddy Holly, todos ellos lo tenían todo, pero el destino les cruzó una tragedia que los sacó del camino. ¿Pasaría lo mismo con Chuck? Sí, pasaría. En 1958 abrió en su ciudad el Club Bandstand, uno de los pocos lugares, si no el único, que admitía a todos, sin importar a raza.


En 1959, Chuck Berry conoció a una joven apache llamada Janice Norine Escalanti en Juárez (Texas). La muchacha, que provenía de Yuma (Arizona), le dijo al músico que tenía 21 años de edad, cuando en realidad tenía 14. Berry le ofreció un trabajo de camarera en su club Bandstand, así que la llevó a Saint Louis con él. Algunas semanas después, la joven fue arrestada por ejercer la prostitución en un hotel de la ciudad. Este hecho llevó a que Berry fuese arrestado por infringir la ley Mann, por “transportar a una menor de edad a través de la frontera del estado para fines inmorales”.
El guitarrista fue condenado a cinco años de prisión y al pago de una multa de 5000 dólares. La sentencia fue apelada, debido a los comentarios racistas que había hecho el juez durante el juicio, y la condena fue finalmente rebajada a tres años. Berry fue liberado en junio de 1963, pero él ya no era la misma persona. Y la escena del rock and roll, tampoco.


Temas

Música Rock

Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Historia de un hit: Chuck Berry y una declaración de amor llamada «Rock and Roll Music»