Historia de un hit: en «Let there be more light», Pink Floyd se despide de Syd Barrett y comienza una nueva vida con David Gilmour

El 19 de agosto de 1968, Pink Floyd edita el single que abre "A Saucerful of Secrets", su segundo disco. La canción marca la salida de escena de Syd Barrett y la incorporación definitiva de Gilmour.

Pink Floyd ingresó a los estudios Abbey Road, de Londres, el 21 de febrero de 1967, para grabar “The Piper at the Gates of Dawn”, su primer disco, un trabajo de rock experimental craneado en la cabeza literalmente volada de su líder Syd Barrett. Estuvieron exactamente tres meses allí adentro. Mientras, en la sala de al lado, The Beatles tenía su propio viaje: estaban grabando “Sgt. Pepper’s Lonely Hearts Club Band”. Cuenta Nick Mason, baterista de Pink Floyd, que casi no tuvieron contacto con los de Liverpool, salvo un momento en que se asomaron y los tipos estaban con “Lovely Rita”.


Ambos discos fueron editados casi en simultáneo. A fines de ese año, los Floyd volvieron al mismo estudio para comenzar a trabaja en las canciones de un nuevo disco. Pero las cosas ya serían muy diferentes: en la sala de al lado no estaban los Beatles y Syd Barrett tampoco estaba en el estudio 3. O sí… pero no.


Barret no sólo era el guitarrista y principal compositor de Pink Floyd: era Pink Floyd. Al menos ese Pink Floyd de mediados de los ‘60: una banda surgida del ámbito universitario y del underground londinense con un sonido psicodélico y espacial que invitaba a todo tipo de viaje, físico y mental. Pero tales características implicaron, al menos para Barrett, un consumo deliberado y luego desenfrenado de LSD. El músico no tardó mucho en sentir los efectos adversos de tal nivel de consumo de ácido: cada vez le resultaba más difícil “volver”.


Su inestabilidad y las dificultades cada vez más notorias para ser parte del grupo en todo lo a ser parte de un grupo de rock respecta, llevó a sus compañeros a pensar alternativas. Una de ellas fue la de mantener a Syd como compositor de la banda y miembro de estudio, pero con un reemplazo para los vivos. Así, el bajista Roger Waters, el tecladista Rick Wright y el baterista Nick Mason pensaron en, por ejemplo, Jeff Beck. Pero no, fue David Gilmour, amigo de Barrett y de Waters, quien fue ingresado a la banda como guitarrista para los shows.
La idea era ser una banda de cinco músicos con Barrett participando de las composiciones y las grabaciones y de los shows que en los que él quisiera participar, pero no funcionó: en vivo solo coincidieron cinco veces los cinco y en el estudio Barret cada vez lucía peor. Qué hacer con Syd era la pregunta que atravesaba a la banda y cuya respuesta, la exclusión de Barret, fue, es un fantasma que los perseguirá hasta hoy.


Pink Floyd tocando «Let there be more light» durante una de sus primeras giras europeas. El primer video fue para el programa de la tevé francesa «Samedi et Compagnie», el 6 de septiembre de 1968. El segundo, un día después, en Le Bilboquet. Fueron los primeros shows con David Gilmour como guitarrista de la banda.


En esas condiciones internas, los cinco volvieron al estudio 3 de Abbey Road para grabar las canciones de “A Saucerful of Secrets”, un disco con el que la banda tuvo que enfrentar una muy temprana, acaso demasiado temprana, transición estética y anímica: estaban perdiendo nada menos que a su líder.
“A Saucerful of Secret” fue el único disco en el que trabajaron como quinteto, aunque la participación de Barrett fue reducida sobre todo en 1968, ya que los primeros temas del disco se registraron en el segundo semestre del 67. La primera canción que grabaron para el álbum fue el single “Set the Controls for the Heart of the Sun” y” Scream Thy Last Scream “, de Barrett. Luego vinieron” Vegetable Man” -finalmente descartada por obvias razones… o alusiones- y “Jugband Blues”, en la cual, a pedido de Barrett, participó una banda del Ejército de Salvación, que tocó lo que quiso porque así lo quiso Barret.

Pink Floyd, en modo ’68 y de a cuatro: Gilmour, Waters, Mason y Wright.


Tras un descanso de varios meses, la banda regresó a los estudios para terminar de dar forma al disco ya con Gilmour al mando de las guitarras. Retomaron las grabaciones del año anterior y completaron el trabajo con “Corporal Cregg”, “See Saw”, “A Saucerful of Secrets”, que le dará nombre al disco, y “Let There Be More Light”, el tema que abre el disco y en el que nos vamos a quedar.
Publicado como single el 19 de agosto de 1968, el teme le pertenece en su totalidad a Waters, quien le dio unas líneas de bajo iniciales que, 30 años después, fueron “tomadas prestadas” por los Chemical Brothers para su “Block Rockin’ Beats”. Sin olvidar el “préstamo” que hicieron del mismo riff los Placebo para “Taste in Men”. Los últimos dos minutos de “Let There Be More Light” están hechos de un solo de Gilmour, el primero de tantos, que daría muchas pistas sobre cómo iba a sonar Pink Floyd después de Barret.

Los «préstamos» de The Chemical Brothers y Placebo


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios