Estados Unidos, entre errores graves y suba de casos



El país más afectado por el coronavirus no logra salir de la crisis sanitaria y económica, pese a la flexibilización de varias actividades por parte del gobierno que conduce el presidente Donald Trump.

En medio de un año electoral, la presión de la Casa Blanca para seguir avanzando en la reapertura de la economía y frenar la caída del empleo, se contrapone con la cantidad de contagios y fallecidos por covid-19.
Más de 1,5 millones trabajadores pidieron el seguro de desempleo esta última semana y el gobierno confirmó una caída del 5% del PBI en el primer trimestre. Además, está por llegara los 2 millones y medio de casos (un millón y medio activos) y a las 125 mil muertes por la enfermedad.
En el afán por distribuir las ayudas directas por la pandemia lo antes posible, el gobierno de Donald Trump envió casi 1,1 millones de cheques por un total de cerca de 1.400 millones de dólares a personas ya fallecidas, según informó la Oficina de Control de Gobierno.

El ente estatal explicó que el Departamento del Tesoro envió las tres primeras tandas de pagos usando procedimientos que “no incluían el uso de los registros de fallecimientos como un filtro para frenar los pagos a los ciudadanos ya muertos”.

Recién el mes pasado, el Tesoro se dio cuenta del error y comenzó a filtrar los envíos, que en total ya alcanzaron los 270.000 millones de dólares.
La tasa de desempleo que comenzó el año en el 3,5% se disparó en abril al 14,7%, aunque en mayo se redujo levemente al 13,3% a medida que se reabrieron los negocios y la producción.

En las últimas horas, Estados Unidos volvió a registrar 34.000 nuevos contagios en un día y, si se mantiene esta tendencia, podría volver a alcanzar a nivel nacional el pico que superó con Nueva York.
En este contexto, algunos gobernadores comenzaron hoy a tomar medidas concretas.

Uno de que más apoyó la reapertura económica es Greg Abbot. El gobernador republicano de Texas ordenó frenar ese proceso de flexibilización, luego de ser uno de los estados que registraron récords de casos, en la última semana.

Por el momento, el brote en Texas se concentra en las áreas metropolitanas de Houston y Dallas, y en las ciudades de Austin, San Antonio y El Paso.
Actualmente, Texas cuenta con 4.389 pacientes hospitalizados con Covid-19, frente a los 2.793 de hace una semana, según datos del Departamento de Salud estatal.

Varios estados sufren una rápida aceleración de los contagios por coronavirus, una tendencia contraria a lo que sucede en Nueva York y los distritos vecinos, donde se vivió el pico en mayo y, gracias a una reapertura más cautelosa y gradual, el ritmo de nuevos casos y muertos se mantiene en descenso.

A nivel nacional, Estados Unidos alcanzó su pico de contagio a la par de Nueva York, su brote más importante hasta ahora. Pero mientras la ciudad está ‘‘aplanando la curva’’, el país en su conjunto padece aumentos diarios de casos en más de la mitad de los estados.
Hoy el temor de expertos y gobernadores es que la curva nacional pueda ser ascendente.

Aumentan los testeos por los rebrotes en Europa

Varios países europeos intensificaron en las últimas horas los testeos masivos y se ajustan los controles para tratar de contener un alarmante aumento de los casos de coronavirus. Tras un par de meses de progresos contra la pandemia, se agrava el impacto en la economía global.

Alemania, Francia, Italia, Portugal y España debieron doblegar sus esfuerzos en las últimas horas para contener rebrotes que amenazan con repetir lo ivvido hace apenas dos meses. Se realizan amplios testeos para intentar identificar a la mayor cantidad de contagiados y aislarlos.
En Alemania, las autoridades debieron poner a dos condados otra vez en cuarentena y anunciaron la apertura de cinco nuevos centros donde la ciudadanía podrá hacerse una prueba gratis.

En el mismo sentido, el gobierno francés anunció que realizará test sistemáticos y voluntarios a los habitantes de zonas consideradas de riesgo para identificar posibles focos latentes de coronavirus. El ministro de Salud, Olivier Véran, dijo que empezarán testeando en la región parisina y, en función de la respuesta de la ciudadanía, se extendería a otras zonas del país.

La Torre Eiffel, el monumento más emblemático de París, reabrió ayer a los visitantes tras permanecer cerrada un récord en tiempos de paz de 104 días.


Comentarios


Estados Unidos, entre errores graves y suba de casos