Estás invitado... a caminar con las estrellas

El paseo nocturno por Los Bolillos, organizado por el Municipio de Varvarco, tuvo gran convocatoria. El recorrido de 10 kilómetros terminó con chivitos al asador.




Deslumbrante, atrapante, mágico y misterioso, así es Varvarco. Esta localidad del norte neuquino vivió hace unos días la 2ª edición del trekking nocturno “Camino a las estrellas”, en el imponente paisaje de Los Bolillos. Contó con la participación de 265 personas que caminaron de noche bajo un cielo estrellado que en esta zona de la provincia se disfruta en todo su esplendor. Finalizada la actividad los participantes fueron agasajados con los irresistibles chivitos al asador.

Te puede interesar Siete maravillas del norte neuquino

La municipalidad de Varvarco realizó este evento, que resultó un éxito y totalmente atractivo para las personas de distintas edades que se atrevieron al desafío de caminar un poco más de diez kilómetros durante la noche. Entre los participantes estuvieron presentes la ministra de Turismo de la provincia del Neuquén, Marisa Focarazzo, y el intendente de Varvarco, Gastón Fuentes, quienes destacaron la importancia de promoción turística y, por sobre todo, de esta actividad saludable y en contacto directo con la naturaleza.

Largó la aventura

El Chacay, paraje situado al norte de Varvarco, fue el punto de partida del trekking, que se inició pasadas las 20 y que condujo a los caminantes por una ruta alternativa que corre paralela al río Varvarco hasta Los Bolillos, esto con guías del lugar.

Previamente se había provisto a los participantes de agua y turrones, pero cada uno cargaba su mochila con las provisiones necesarias para la travesía, que incluyó linternas tipo minero para poder caminar por los senderos que imponía el recorrido.

Un atardecer de cielo rojizo acompañó la jornada hasta que finalmente llegó la noche y, tras pasar por la Piedra del Espanto, se hizo la primera parada en el Corral Chenque, donde se repartieron agua, naranjas y bananas.

Unos 200 metros antes de Los Bolillos y cuando la noche obligó a prender las linternas, cada guía condujo a un grupo de caminantes, dado que el camino –hasta ahora irregular, con subidas, bajadas y partes llanas– se transformó en “sendero de chivitos” y, en fila india, la columna de luces se dirigió hacia ese sector deslumbrante con que cuenta Varvarco.

En la noche, sobre la margen derecha se podía apreciar esa inmensa variedad de rocas de origen volcánico con piedras de formas caprichosas llamadas “Monjes” que caracteriza a Los Bolillos, gigantescos tótems naturales, muchos de los cuales superan los 15 metros de altura.

Apagar las linternas fue la premisa en varios lugares del recorrido para que se pudiera apreciar el cielo estrellado.

Te puede interesar Cóndores, ríos y volcanes

Niveles de dificultad

Hasta allí los 265 caminantes fueron por la misma ruta hasta llegar al cementerio, en el centro de Los Bolillos. Cuentan los lugareños que allí están enterradas muchas personas que hace más de 100 años murieron por la fiebre amarilla y que, como no se los pudo cruzar a través del río, fueron sepultados en el lugar. Algunos descendientes de esas personas viven aún en Varvarco.

En ese sector se hizo entrada con sogas para quienes quisieran conocer el acceso al cementerio, un desafío al que algunos se atrevieron.

A partir de entonces, y donde el sendero se bifurca, hubo quienes optaron por hacer el recorrido más corto y menos complicado, pero otros en cambio eligieron la ruta técnica donde hubo que usar sogas para poder sortear obstáculos y lugares donde las piedras majestuosas sólo dejaban paso para una sola persona.

El recorrido finalizó en la ex Escuela 206 de La Matancilla, donde se degustaron chivitos, ensaladas y música y, además, se hizo entrega de los diplomas de participación del trekking.

Lo destacable no sólo es la actividad, sino también el imponente paisaje y que en la provincia es la única caminata nocturna, iniciativa que nació para promocionar las bellezas paisajísticas que ofrece el lugar y que enorgullece a los lugareños.

La caminata duró aproximadamente tres horas. Por momentos se apagaban las linternas para apreciar la belleza del cielo del norte neuquino.

Otros atractivos para conocer
el norte neuquino

Los amantes del turismo agreste y de aventura encuentran, en Varvarco, un lugar propicio para la realización de diversas actividades, ya sea montañismo, trekking, safaris fotográficos, excursiones de pesca, visitas a sitios arqueológicos o simplemente disfrutar de un paisaje sin igual.

Enclavada en el departamento Minas, en la zona norte de la provincia de Neuquén, la localidad cuenta con la particularidad de poseer grandes bellezas paisajísticas. Caracterizada por estar entre los ríos Neuquén y Varvarco, constituye la puerta de acceso al Área Protegida Domuyo, donde el imponente techo de la Patagonia, de 4.709 msnm, es sin lugar a dudas un atractivo para los fanáticos del montañismo. Conocido también como cuna de cantoras populares, el lugar ofrece la posibilidad de visitar Los Bolillos, con sus formaciones de areniscas erosionadas por el viento, y el sector de Aguas Calientes, un centro termal natural de excepcionales propiedades terapéuticas con géiseres, olletas y fumarolas que invitan a un placentero baño terminal.

Asimismo se pueden visitar los miradores desde donde tomar excelentes fotografías. También visitar Colo Michi Co, que posee un patrimonio de suma importancia a nivel mundial por sus espectaculares piedras grabadas, y recorrer zonas como Invernada Vieja, El Chacay y La Matancilla.

Datos

La caminata duró aproximadamente tres horas. Por momentos se apagaban las linternas para apreciar la belleza del cielo del norte neuquino.

Comentarios


Estás invitado… a caminar con las estrellas