Evalúan si vuelven a Bariloche los fósiles que intentaron ingresar a España

Semanas atrás, la aduana española detectó un cargamento con miles de piezas del museo  de Villa Los Coihues. El Museo Bernardino Rivadavia en Buenos Aires hará un informe sobre el material.





Los fósiles fueron detectados por la aduana española. Foto: gentileza

Los fósiles fueron detectados por la aduana española. Foto: gentileza

La venta por internet o el intento de traslado camuflado en valijas o bolsos a través de los aeropuertos internacionales eran, previamente a la pandemia, las situaciones más frecuentes de contrabando de fósiles. Sin embargo, un operativo en el puerto de Valencia en los últimos días impidió el ingreso de miles de piezas procedentes de un museo de Bariloche a Europa.  

El Museo Bernardino Rivadavia, en el barrio Villa Crespo de Buenos Aires, es la autoridad de aplicación nacional de la Ley 25.743 de Protección del Patrimonio Arqueológico y Paleontológico.

“Si bien hoy no hay movimiento por la contingencia de la pandemia, era habitual especialmente en el sur tener mucho movimiento en los aeropuertos con pasajeros que llevaban uno o dos fósiles y decían que los habían encontrado o comprado”, recalcó José Luis Garrido, el asesor legal del Museo ubicado en Parque Centenario.

“Hasta ahora, -puntualizó- nos encontrábamos con ofrecimientos de materiales publicados en blogs o en alguna red social. O la denuncia a algún organismo o, la situación en algún puerto internacional de transporte por ignorancia, o como souvenir o con fines de venta sabiendo -o no- que es contrabando y una infracción a la ley”.

Días atrás, la Aduana de España advirtió sobre el intento de ingreso de un container con piezas fósiles. “Aparentemente, se trata de un container con 4.000 piezas pero el número no es oficial. No está confirmado, dijo Garrido.

El alerta surgió en febrero del 2019 cuando Rodolfo Corsolini, el director del Museo Paleontológico Rosendo Pascual en Villa Los Coihues, manifestó ofuscado que cerraría las puertas de la institución que funcionaba desde 1995 porque el gobierno municipal le exigía habilitación comercial. Días después, su hijo ratificó que la decisión estaba tomada y que tenían una invitación para realizar una muestra itinerante por Murcia y Málaga en España.

Sin embargo, los permisos para sacar los fósiles del país no les fue otorgado. Y días atrás, sorprendió la noticia del operativo en Valencia.

Garrido lleva 15 años abocado a temas de resguardo y tutela del patrimonio paleontológico en el Museo Bernardino Rivadavia.

“¿Recuerda algún suceso de tanta envergadura como éste?”, preguntó RÍO NEGRO. “Desde el 2006 al 2010 trabajamos en el retorno al país de 4 toneladas de fósiles que se fueron del sur del país a Estados Unidos. Estaban siendo ofrecidos en venta en una feria que vende y compra fósiles y piedras preciosas”, respondió.

Pero advirtió que en esta oportunidad, a diferencia de aquel procedimiento, “todos los actores involucrados actuaron coordinadamente, esperaron el momento en que sucediera y se contó incluso, con colaboración internacional” que involucró a las aduanas de Argentina y España y la Interpol, entre otros.

El procedimiento comenzó el año pasado, aseguró el abogado. “Teníamos la sospecha de que se iba a cometer una infracción y la frustramos. Se logró desbaratar. Pero desde un principio, tuvimos la incertidumbre de que fallara algún control o que en España, el material no fuera detectado”, admitió y contó: “Cuando el container llegó a España, la declaración de importación de bienes que entraban al territorio llamó la atención de los aduaneros que consultaron a la Aduana Argentina si era sospechoso. Y ellos nos consultaron a nosotros por el cargamento”.

El abogado aseguró que vieron el cargamento de fósiles a través de fotografías. El próximo destino de las piezas será el museo de Buenos Aires ya que habrá que hacer estudios, catalogar y realizar un informe final sobre el contenido real. Pero está en duda el regreso a Bariloche.

Hay piezas muy interesantes. Todo tiene un antecedente científico rescatable que se evaluará una vez que llegue al país. El destino final del material será lo que el juzgado determine”, esgrimió Garrido.

Consideró que “la ley es clara ya que la jurisdicción corresponde a la provincia de donde proviene el material pero se puede dar la circunstancia de que el material tenga un origen indeterminado o no sea de la provincia”.

Garrido no dudó al considerar que el delito que se atribuye en este caso es contrabando “ya que no hubo tentativa. Salió algo que no tenía que salir y llegó a España”. Recalcó que para sacar un bien del patrimonio nacional del país es necesario solicitar un permiso a nivel provincial y luego, a la autoridad de aplicación nacional (el Museo Bernardino Rivadavia). “Los materiales solo salen del país con fines educativos (cuando se trata de una institución o un investigador de prestigio) o fines de investigación. Esto que ocurrió realmente no es habitual”, reconoció.


Comentarios


Evalúan si vuelven a Bariloche los fósiles que intentaron ingresar a España