Evaluar el trabajo social durante la pandemia






Los/as trabajadores/as sociales, acostumbrados a la cercanía con las personas, a compartir el mate que amablemente nos preparan cuando vamos a sus casas; habituados a patear (término que eventualmente algunos profesionales utilizan para indicar que recorremos a pie las calles de los diferentes barrios), cuya acción nos permite profundizar en el conocimiento de las necesidades y recursos de las comunidades en que los usuarios residen; nos encontramos actualmente imposibilitados de realizar nuestra tarea como habitualmente la efectuamos, ya que la pandemia nos impide una interacción más cercana con las personas.

Sin embargo, los profesionales de las instituciones seguimos atendiendo en forma personal a los usuarios, aunque con otro estilo que responde a los cuidados que debemos tener tanto para nosotros como para quienes consultan.

Empero, dicho distanciamiento ha impedido evaluar algunas de las diferentes situaciones que se presentan y en otros casos ha sido posible realizar la tarea aunque con ciertas restricciones. ¿Cómo? Entrevistando no solo a quienes hay que evaluar, sino también -y solo si es posible- obteniendo información de fuentes secundarias o adicionales.

Aunque este es un recurso que se usa habitualmente, en estos tiempos es necesario tener mucho cuidado con tales intervenciones, ya que hay que evitar contagios y preservar la salud.

En tiempos habituales -que no son los actuales- los/as trabajadores/as sociales contamos con recursos diversos para obtener información que nos permite luego proponer la o las que consideramos mejores alternativas para resolver una determinada situación problemática.

Todo lo expuesto indica que la pandemia impone limitaciones que solo eventualmente se pueden sortear para evaluar en profundidad las diversas situaciones que se nos presentan.

* Especialista en Trabajo Social Forense


Comentarios


Evaluar el trabajo social durante la pandemia