Evo acepta reclamo opositor, pero sigue en huelga de hambre

El mandatario accedió a reelaborar el padrón electoral. Sigue la protesta para acelerar el trámite en el Senado.



#

El presidente asegura que la oposición planea un complot con ayuda de EE. UU.

LA PAZ (AFP) - El presidente de Bolivia, Evo Morales, que entró ayer en su cuarto día de huelga de hambre, accedió al pedido de la oposición de un nuevo padrón electoral, con lo que allanó el camino en el Congreso para la aprobación de la ley que regirá las elecciones de diciembre.

Con el fin de facilitar la ley electoral, sin la cual no se pueden realizar las elecciones generales, Morales dijo que "si la Corte Nacional Electoral (CNE) asegura las elecciones del 6 de diciembre y garantiza la implementación de un padrón biométrico (con huella digital) y altamente sistematizado, el gobierno se compromete a garantizar la construcción de este padrón".

De inmediato, congresistas del oficialismo y la oposición retomaron una crucial negociación para concertar una nueva ley electoral que guiará los comicios de diciembre próximo, en los que Morales buscará su reelección, informó el Senado boliviano. "Se ha reiniciado el trabajo de la comisión de concertación" conformada por legisladores gobiernistas y rebeldes, dijo la oficina de prensa de la Cámara de Senadores.

Morales considera tan crucial para el gobierno esa ley electoral que se declaró en huelga de hambre desde el jueves y hasta que sea aprobada.

El mandatario lleva a cabo esta acción en el Palacio de Gobierno en La Paz, acompañado por sindicalistas que se solidarizaron con él.

Ayer, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, se comunicó por teléfono cuando Morales era entrevistado por el estatal canal 7 y le envió "un fuerte abrazo a nombre de todo el pueblo y de la revolución bolivariana". "Sigue adelante, estamos contigo, cuida tu salud", le señaló el mandatario venezolano.

Morales aprovechó la charla para anunciar que no asistirá a una reunión con los presidentes de los países miembros del ALBA y tampoco a la Cumbre de las Américas de Trinidad y Tobago esta semana.

"Decidí no viajar, vamos a librar esta batalla que es una pulseta del pueblo oprimido con grupos oligárquicos", dijo.

También Morales denunció que los sectores de la oposición están organizando, con ayuda de la embajada de Estados Unidos, un plan para eliminarlo después de que fracasaron en sus intentos de sacarlo del gobierno.

"Posiblemente tenga los días contados porque se van preparando. Si pasa algo con Evo, con Álvaro (García, el vicepresidente) u otros ministros será culpa de la derecha fascista que está organizando con el apoyo de la embajada de Estados Unidos", denunció en una entrevista con la estatal red Patria Nueva.

Ya en otras ocasiones Morales ha denunciado esta supuesta conspiración aunque sin dar pruebas.

La oposición rechaza la ley electoral por varios puntos pero especialmente porque considera que el padrón actual, que rigió los comicios en los últimos 15 años, no garantiza transparencia.

El titular del Senado, Oscar Ortiz (derecha) dijo el sábado que "la solución de fondo" al conflicto político boliviano actual pasa por un nuevo padrón para garantizar elecciones limpias, lo que es "irrenunciable".

La oposición considera que un 30% del padrón electoral de 4 millones de bolivianos tiene irregularidades, aunque el presidente de la Corte Electoral, José Luis Exeni, señala que éstas no superan el 5 o 6%.

Además del empadronamiento, la oposición pide que se revise la implementación del voto de residentes bolivianos en el exterior y que se reduzcan los 14 escaños previstos para los pueblos indígenas.

La oposición considera que la ley electoral otorga ventajas a Morales para las elecciones de diciembre, donde buscará un nuevo mandato hasta 2015.

Mientras tanto, nuevos sindicatos campesinos y obreros se sumaron a la huelga de hambre del presidente en todo el país, según reportó el propio mandatario. Según una evaluación oficial son ya 1.509 los huelguistas en 63 piquetes levantados por 160 organizaciones sociales en toda Bolivia.


Comentarios


Evo acepta reclamo opositor, pero sigue en huelga de hambre