Familia Alonso, un trabajo pionero en la capital neuquina



#

La foto del lector

Aquellos que no pertenecen a pioneras familias pueden cerrar su ojos e imaginar aquel Neuquén conformado por habitantes que arribaban en busca de mejores destinos, como es el caso de la familia Alonso que vivió en la calle Roca al 200 –hoy en pleno centro–, en la primera mitad del siglo XX, cuando las puertas no se podían abrir por la tierra que se acumulaba en la entrada. Esta fecunda familia vio sus inicios con don Alejandro Alonso, un español nacido el 10 de mayo de 1883 en el pueblo de Langre, provincia de León, quien llegó a Buenos Aires a los veinte años e inmediatamente comenzó a trabajar como jornalero. El 6 de mayo de 1910 logró su carta de ciudadanía e ingresó como Agente de la Policía Federal, en la seccional 28ª, pero pronto renunció. Estuvo un tiempo en Cipolletti trabajando por cuenta propia y posteriormente emigró a Neuquén. En este pequeño poblado ingresó a la Policía del territorio y allí estuvo hasta 1942, cuando se jubiló. En esta ciudad conoció a Carmelita Fuentes, neuquina, nacida en Las Coloradas. Este matrimonio tuvo cinco hijos: Estanislao Francisco, Roberto, Ester Carmen, Jorgelina y José Antonio.

Don Alonso construyó la casa en 1928 en la calle Roca 216. Posteriormente se trasladaron a Catamarca 280 (hoy Brown). Eran vecinos de familias como Silva, García, Basso, De Castro, Ambrosio, José y Alejandro Palavecino, Arabarco, López, Rodríguez, Montivero y Bosch entre tantos. Cursaron los estudios primarios en la Escuela Nº 2. Estanislao, el mayor, trabajó en la librería del colegio de la familia Pollina y en la casa Ortega de la calle Sarmiento. Asimismo aprendió el oficio de mosaista que lo ejerció hasta que fue al servicio militar. Entre las vivencias de este hijo podemos narrar que la Gobernación tenía dos aviones que eran guardados en los hangares de la Casa de Gobierno, sitos en la calle Belgrano. Estos eran trasladados a mano hasta la diagonal España que era la pista. Con esto imaginemos lo despoblado que era Neuquén para que la mencionada diagonal fuera pista de aterrizaje. Una hija del matrimonio, Esther Carmen Alonso, estuvo casada con el Sr. Pedro Bernardo Mendaña, quien fuera hijo del vicegobernador de la provincia neuquina en 1963 en el primer gobierno MPN. Las tareas realizadas por los hermanos Alonso fueron en el ámbito nacional, provincial y municipal: Jorgelina (Titina, autora de la nota) es jubilada de la Municipalidad de Neuquén; José Antonio (Tito, fallecido) era jubilado del banco Provincia; Estanislao Francisco (Negro) trabajó en el Banco de la Nación; Roberto se había iniciado como cartero en Cipolletti y luego en Neuquén; posteriormente ingresó como administrativo en el correo, donde llegó a ocupar cargos importantes en el escalafón. Dos de ellos, Jorgelina y José Antonio, fueron muy deportistas: ella en atletismo y básquetbol y él como uno de los mejores pelotaris, representando en varias oportunidades a nuestra provincia.

En 1954 en el Campeonato Evita, Titina fue ganadora en atletismo. Recuerda que el equipo femenino de básquetbol del Club Pacífico estaba integrado por Lucy Jaramillo, Vilma Sangare, Rebeca Bazán, Ana Marín, Negra Filipponi y Titina Alonso. El trabajo municipal hizo que Titina, nuestra entrevistada en esta oportunidad, tuviera como compañeros al Sr. Bussalino, Leitner, Tillería, Elisa Bonfanti, Joaquín Pardo y Susana Guillermel, entre otros. Asimismo, atesora entre sus recuerdos la foto de los primeros jubilados municipales, del 12 de septiembre 1959: Sr. C. Conti, José Arias, Ruperto Benegas, Juan D. Troncoso, Florentino Concha, José Lavagno, Juan Guajardo, Rafael Fernández.

Historia de familia pionera, audaz, adelantada, precursora. Hoy su obra de trabajo es recordada y continuada por nietos y bisnietos.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256

Recuerdan que la Gobernación tenía dos aviones en los hangares de la Casa de Gobierno, en la calle Belgrano. Eran trasladados a mano hasta la diagonal España, que era usada como pista.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256

La foto del lector

Datos

Recuerdan que la Gobernación tenía dos aviones en los hangares de la Casa de Gobierno, en la calle Belgrano. Eran trasladados a mano hasta la diagonal España, que era usada como pista.

Comentarios


Familia Alonso, un trabajo pionero en la capital neuquina