Familia Cresatti, inmigrantes por razones políticas





La historia familiar paterna comenzó con Humberto Cressatti y Filomena Focarazzo. Humberto nació en Codroipo, norte de Italia, en 1898. En 1920, a sus 22 años, vino a la Argentina huyendo de la Primera Guerra Mundial, en la que luchó cuatro años. Filomena nació en Rossano, en la península de Calabria, en 1908. Llegó al país en 1922, a sus 15 años; se conocieron en Buenos Aires y se casaron. Tuvieron tres hijos: César Rodolfo, Roberto y Alicia.

Humberto era sastre y fundó una sastrería en la que confeccionaba trajes a algunos políticos de la época; su hermano se especializaba en construcción. Ambos y un grupo de amigos, con ideas anarquistas, se reunían periódicamente. Pero el gobierno de la época los tenía fichados y los intimidaba constantemente. La negociación fue: “O los deportamos o se van a la Patagonia”.

Humberto decidió venir a Neuquén porque aquí ya estaban radicados algunos parientes de su esposa, pero su hermano fue confinado a Italia: en el barco de vuelta conoció a unos anarquistas que lograron que se quedara en Uruguay, donde formó su familia. Humberto y esposa llegaron a Neuquén en 1936 con sus hijos pequeños.

Con ideas anarquistas, se reunían periódicamente. Pero el gobierno los tenía fichados e intimidaba . La negociación fue: “O los deportamos o se van a la Patagonia”.

Se instalaron en una chacra y él continuó con su oficio en la sastrería de don Falletti. Con el tiempo decidió comprarse una chacra en la zona del balneario municipal, así es como comienzan a ser productores. César, el hijo mayor, cursó la escuela primaria en Neuquén y el secundario en Otto Krause, Buenos Aires. Allí realizó el servicio militar e integró el cuerpo de Granaderos a Caballo; trabajó en Obras Sanitarias de la Nación y, por carta, le solicitó a Perón la posibilidad de regresar para la construcción del acueducto del barrio Santa Genoveva en Neuquén.

Le concedieron el cargo por sus estudios y lo enviaron a la región.

Entregaba verdura de la chacra y compraba víveres en el almacén de ramos generales de Neuquén “El Bahiense”, de José Nicolás, nacido en España, y Adelina Isabel Gurri, bahiense. En la última ciudad se habían casado, tuvieron tres hijas. Allí, César conoció a una de las hijas del matrimonio, Delia.

Los Gurri habían llegado a Neuquén en 1934 trasladados por el correo. Como el dinero no alcanzaba, habían decidido abrir el almacén en la esquina norte de San Luis y Alcorta, donde vendían todo suelto: aceite, harina, yerba, azúcar, cereales, legumbres, fiambres, especias, etc. También se vendían alpargatas, bombachas, verduras, algunos artículos de librería, ropa… en fin, lo que cualquier vecino necesitara.

Delia estudió la primaria en la Escuela N° 2 y la secundaria en la Profesional de Mujeres ubicada en la diagonal Alvear. Trabajó como maestra de plástica en distintas escuelas de Neuquén y Centenario. Se jubiló en la Escuela N° 82 de Avenida Olascoaga. César y Delia se casaron en 1955 en Neuquén y tuvieron cuatro hijos: Daniel Ricardo, casado con María Elena Ortiz, con la que tuvo dos hijos: Humberto y Rocío; Elizabeth, docente, casada con Miguel Ángel Lisanti, ingeniero aeronáutico, con el que tuvo cuatro hijos: Nicolás, Matías, Ricardo y Carolina; Silvia, docente, casada con Raúl Bocci, tres hijos: Hugo, Gabriel y Silvina; y finalmente Patricia, docente, casada con Osvaldo Polo Friz, con el que tuvo tres hijos: Victoria, Germán y Virginia.

Una vez asentados en estas tierras, César y su hermano se dedicaron a la cría de ganado, producción hortícola y frutícola y explotación de un tambo. Para llegar hasta el campo tenían que cruzar el Limay en bote o por la balsa de Las Perlas. Cruzaban la leche, enfriada en pileta llenada a bomba manual, en tarros de 50 litros, ideales para repartirlas con carro tirado a caballo. Se entregaba suelta y en los hogares se hervía.

Posteriormente en los años 70 llegó a Neuquén la planta pasteurizadora de leche Vallelec, por lo que los obligaban a entregar la leche para ser pasteurizada y envasada en saché. La familia Cressatti, acaso una muestra cabal de una clásica familia pionera que, con su esfuerzo, empuje y amor, puso otro grano de arena para la construcción del pasado y el presente de nuestra amada región.

Beatriz Carolina Chávez

DNI 6.251.256

Neuquén


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Familia Cresatti, inmigrantes por razones políticas