Fin de una etapa para la Ciudad de Neuquén





Marina Esteves *


El Municipio neuquino consiguió las autorizaciones pertinentes por parte del Concejo Deliberante y la Legislatura de Neuquén para contraer deuda por hasta U$S 75 millones -o su equivalente en pesos-, en uno o más tramos, con destino al Plan de Reactivación Económica de la Ciudad de Neuquén. El plazo de amortización será de hasta cinco años desde su emisión, estableciendo como garantía los recursos provenientes de la coparticipación federal y provincial de impuestos, y los recursos propios de libre disponibilidad.

Una de las exigencias establecidas por las normas de autorización de emisión de deuda es que la Municipalidad no podrá utilizar el dinero de la deuda colocada en la utilización para recursos corrientes, deberá aplicar las sumas a la ejecución de las 91 obras públicas detalladas en el anexo I de la Ordenanza Municipal N° 14.083, de las cuales la de mayor incidencia es la denominada Avenida Vaca Muerta, una intervención sobre la Ruta Nacional N° 22, que será nivelada, aumentando la cantidad de carriles, y que costará unos $1.300 millones.

Un dato no menor es que, considerando que el presupuesto que el intendente Pechi Quiroga envió el año pasado al Concejo Deliberante para el año 2020 alcanzaba los $12.800 millones, la deuda que pretende colocar la actual gestión representa el 43% de dicho presupuesto. Y, además, es necesario destacar que semejante suma de dinero, más los intereses que surjan de la operación, se deberán devolver en el lapso de cinco años. Esto implica servicios de deuda muy abultados a cancelar en muy poco tiempo. Los pagos de intereses y capital serían de aproximadamente $11.000 millones.

La pregunta del millón es si realmente hace falta emitir deuda municipal para la realización de grandes obras, y la respuesta es definitivamente que no.

La Municipalidad de Neuquén se caracterizó por tener planes de obras públicas permanentes, sin necesidad de recurrir al endeudamiento; a saber: en el presupuesto 2016, el 16% se encontraba destinado a la obra pública, porcentaje que aumentó al 24% en el presupuesto 2017, al 30% en 2018 y al 35% en 2019. Durante dichos años se llevaron adelante importantísimas obras, como ser el corredor Dr. Ramón-Leloir, el Centro Cultural del Oeste, el Paseo Costero en toda su extensión desde la Av. Olascoaga hacia el oeste, la apertura de la calle Lanín -otorgando conectividad este-oeste a los barrios al sur de la Ruta N° 22-, kilómetros de bicisendas, entre los cuales se encuentra la paralela a las vías del tren, con iluminación led, el entubamiento en el canal Tronador, apertura de la calle Albardón, aliviaderos del Arroyo Duran, pluviales en calles San Martín, Láinez, Racedo, Saveedra, entre otros, el Nodo Vial en Dr. Ramón y Av. Alfonsín, sin dejar de contar los servicios básicos y el asfalto en todos los barrios de nuestra ciudad.

En síntesis, en las últimas dos gestiones de Quiroga, la Municipalidad invirtió con propios recursos el equivalente a casi U$S 250 millones. Lo que da cuenta de que no hace falta endeudarse para hacer obra pública, ya que resulta suficiente con una administración eficiente y equilibrada de los recursos municipales.

Cabe destacar que la ejecución de toda esa obra pública no significó una afectación negativa del presupuesto municipal, sino todo lo contrario, ya que la nueva gestión recibió un municipio con casi $3.500 millones de fondos excedentes, $1.700 millones de libre disponibilidad; $1.500 reperfilados a septiembre 2020 y un superávit de $206 millones, tal como se vio reflejado en la cuenta de inversión presentada recientemente ante el Concejo Deliberante.

En ocho meses de una nueva gestión, la emisión de la deuda municipal, que el intendente anunció se efectivizará antes de fin de año, significa el fin de una era en la Municipalidad de Neuquén, para el comienzo de otra. A partir de ahora, los neuquinos deberemos esforzarnos más para honrar nuestras deudas.

(*) Ex subsecretaria de Innovación de la Municipalidad de Neuquén en la gestión de Horacio Pechi Quiroga.


Comentarios


Fin de una etapa para la Ciudad de Neuquén