Foro para una educación solidaria civil



#

Los tiempos presentes nos revelan la necesidad de acceder a un nuevo esclarecimiento educativo solidario, civil y prospectivo. El mismo consiste en adquirir el conocimiento y la concientización sobre un nuevo sistema socioeconómico basado en tres instancias: el mercado, el Estado y la sociedad civil. Nuestra sociedad civil debe lograr la liberación de seculares cautiverios como son tanto la voracidad empresaria cuanto la corrupción, la inflación, la inseguridad, los intereses sectoriales corporativos e inefables desencuentros entre dirigentes políticos-económicos, corporaciones y gobernantes de turno. Para ello, cada uno y cada cual de todos los todos del todo social, desde su propio quehacer, así como cada civil a partir de su instrucción educativa, deberán superar con éxito la grieta cada vez más grande entre educación/trabajo y una realidad que paulatinamente incrementa su “hostilidad humana”. Se requiere por tanto de la más pronta implementación de una educación solidaria, pragmática, civil e inclusiva. Llamativamente, para operativizar la misma basta con ejecutar federalmente las leyes Nº 1420, 16583, 23427 y 26206, cuyos objetivos son la institucionalización y financiamiento de una educación solidaria civil cooperativa. La inclusión laboral, profesional y ciudadana de cada argentino depende y mucho de esto último, así como de un foro integrado por empresarios y educadores con reconocido compromiso social cuya metodología sea lograr la modalidad más eficaz para complementar con prácticas personales y comunitarias, en ambientes reales de trabajo, formaciones eminentemente teóricas de estudiantes de todos los niveles e instancias de los establecimientos educativos, dejando atrás toda grieta o abismo entre formación/capacitación y oportunidades actuales de trabajo. Ese foro debe ser acompañado por la adhesión de escuelas, colegios urbanos/rurales, universidades, comunas, municipios, así como por empresas y reparticiones públicas para exponer finalmente el mejor “balance social” de todos para todos. También un eficaz rol integrador referencial de este foro con las ONG de reconocida trayectoria y solvencia deberá reforzar constantemente su costado educativo/formativo, buscando compensar las crecientes anomalías y deficiencias de la educación tradicional argentina que margina y castiga especialmente no sólo a los jóvenes de las familias menos favorecidas y/o empobrecidas sino a nuestros microemprendedores, campesinos, minifundistas, aborígenes, excombatientes, migrantes e inmigrantes, presidiarios y más. El foro en cuestión debería ofrecer programas de alfabetización y suplencia de adultos, invertir prioritariamente en la educación de niñas/mujeres y, mancomunadamente con comunas, municipios y regiones, promover y proveer programas federales para, verbigracia, la prevención de la deserción escolar/laboral, de la prostitución, del consumo de alcohol, de drogas, etc. Asimismo, este foro o instituto puede ser gran palanca para futuros egresados, constructores, técnicos, titulares de artes/oficios y profesionales cuando pretenden ingresar naturalmente a un mercado de trabajo cada día más exigente (hoy caracterizado fuertemente, por ejemplo, por la innovación y una economía digital, etc.) y para el cual no fueron adecuadamente capacitados por el instituto educativo de que se trate y, en no pocos casos –en lo pertinente–, tampoco por la propia familia. En esta propuesta, cada persona, cada estudiante y cada familia deberían encontrar gratuita o muy accesiblemente todo el apoyo necesario para su inclusión laboral/profesional mediante talleres, cursos y seminarios –presencial y a distancia– orientados a estimular competencias, habilidades y destrezas esenciales para la conquista y un óptimo aprovechamiento de vacantes laborales; enseñanza y aprendizaje para alcanzar remuneraciones suficientes y dignas que faciliten y favorezcan que otros millones de argentinos puedan costear su proceso educativo inclusivo ocupacional así como la mejor colaboración con sus propias economías domésticas familiares sin tener que pausarse ni salirse de sus procesos formativos educativos. Adicional, gradual y paulatinamente ir integrando sus objetivos con, verbigracia, un atractivo programa de eventos culturales y artísticos, iniciativas de voluntariado, incentivos para estimular hábitos de reciprocidad, de unidad, de sobriedad, de lectura, de pintura, artes, erudición informativa, fraternidad, etcétera. Argumentan y justifican sobradamente todo lo anterior los incisos 17, 18, 19 y cc. del artículo 75 de la Constitución nacional, cuando proclama que corresponde al Congreso “proveer lo conducente al desarrollo humano, al progreso económico con justicia social, a la productividad de la economía nacional, a la generación de empleo, a la formación profesional de los trabajadores, (…) a la investigación y desarrollo científico y tecnológico, su difusión y aprovechamiento”. Argentina debe redoblar su apuesta a la fuerza y trascendencia de una educación solidaria civil y de un trabajo productivo entre los mejores caminos para un futuro mejor, próspero, duradero y pacífico para muchos más argentinos. El foro relacionado debe constituirse en un ámbito proactivo donde estudiantes y familias encuentren gratuitamente el apoyo necesario para su integral inclusión social, cuantitativa y cualitativamente. (*) Investigador. Universidad Nacional de Córdoba

Roberto Fermín Bertossi (*)


Comentarios


Foro para una educación solidaria civil