Fútbol femenino: brillar con luz propia



Romina Sacher (*)

Mientras el mundo futbolero se debate, sobre si Tevez debe ser titular indiscutido, si Beccacece es el embajador del nuevo fútbol, si esta camada de jugadores de la Sub 20 está en las puertas de una nueva página de gloria y deben reemplazar a los históricos referentes de la selección mayor, el camino al Mundial de Francia no detiene su marcha. La selección argentina volverá a disputar una Copa del Mundo después de 12 largos y trabajosos años.
Japón, actual subcampeón del mundo será el primer rival de Argentina, mientras que Inglaterra y Escocia completan los compromisos de la albiceleste en el grupo D del Mundial de Francia 2019.
No se debe, no hay que caer en la comparativa. Parece inevitable, pero prometo que es posible. Para ello basta nomás con adentrarse un poco más en la historia del fútbol femenino y de quienes la componen. Si no queremos comparar, debemos tomarnos el trabajo de dejar de lado la comodidad de la repetición, salir a buscar escuchar y a aprehender nuevos relatos.
Los nuevos relatos existen. Podemos decir que hace tiempo atrás había que bucear un poco más, pero hoy parecen comenzar a flotar. Tal vez la marea del movimiento de mujeres les ayudó a llegar a la superficie.
Además de esos nuevos relatos, surgirán, nuevas y mejores epopeyas que contar. Protagonizados por deportistas y por futbolistas mujeres, que han decidido, al igual que sus pares varones, dedicar su vida al fútbol. Lo mejor de todo, es que lo han conseguido.
Vamos a contar nuevas historias, como la de Sole Jaimes, una nogoyense con acento portugués, porque se consagró como futbolista en el Santos, equipo donde salió campeona, goleadora y Bola de Plata. Hoy la delantera logró sumarse al equipo más ganador de Europa, el Olympique de Lyon, y a compartir la camiseta con la ganadora del Balón de oro, Ada Herberger.
También vamos a hablar de Aldana Cometti, que salió campeona de la Liga Colombiana con el Atlético Huila, campeona de la Copa Libertadores Femenina y dio el salto a la Liga Iberdrola Española, sumándose al Sevilla para disputar en días, la semifinal de la Copa de La Reina. Todo en menos de 10 meses.
Estefanía Banini, la capitana y la 10 de la Selección, jugó en el Colo Colo de Chile, y desembarcó en Liga de Estados Unidos (la más competitiva del mundo en cuanto a organización y calidad de sus jugadoras) y su presente la encuentra en la Liga Iberdrola. Forma parte de la Selección hace 10 años pero tuvo que jugar en el exterior para consagrarse como futbolista de elite.
Contar nuevos relatos, disfrutar de historias de superación y de éxito deportivo donde las protagonistas son mujeres es posible y lo importante es que en el medio siempre está el fútbol.
Hay más y mejores historias que contar. Tenemos la responsabilidad de dar lugar, de abrir el paso para que estos relatos de gloria deportiva, formen parte del nuevo inconsciente colectivo.
Argentina está a menos de 120 días de su debut en el Parque de los Príncipes para medirse frente a Japón. Esa misma Argentina es la que hace casi un año posó con la mano en la oreja pidiendo ser escuchada. Esa Argentina está en las puertas de un sueño mundialista que será sin dudas, consagratorio para muchas de las jugadoras que componen el equipo.
“Atrévete a brillar”, reza el slogan del Mundial de Francia. Es hora de marcar el camino superándonos como integrantes de una sociedad más inclusiva, donde los mundiales no sean solo los de los varones y donde las mujeres también puedan ser las estrellas que brillen pero con luz propia.
(*) Periodista. Conduce, junto a Nicolás Valado, “El femenino”, los domingos de 12 a 13 por Radio la Red.


Comentarios


Fútbol femenino: brillar con luz propia