Ginóbili fue testigo del triunfo de España y tuvo la última pelota en sus manos



Emanuel Ginóbili estuvo sentado junto a Kober Bryant y otras figuras de la historia del básquet. Presenciaron el triunfo de España 93-85 sobre Australia, que clasificó a los ibéricos a la final.

El cotejo, que se definió en doble tiempo suplementario, generó tensión en propios y extraños. Manu tenía expectativas en el partido, además de que se trataba de una semifinal, por ser amigo del australiano Patty Mills.

Cuando finalizaba el tiempo regular, el mismo Mills tuvo un lanzamiento libre para pasar al frente, pero lo falló. Con 4 segundos en el reloj, Ricky Rubio salió disparado y tiró desde la mitad de la cancha. La pelota pegó en el tablero, caminó por el aro y salió. Pero el balón se dirigió directamente al lugar en el que estaba sentado Manu en primera fila. El zurdo, campeón olímpico y subcampeón del mundo con la selección argentina, se sacó el balón de encima rápidamente, dando cuenta así de lo que quemaba la pelot.a


Comentarios


Ginóbili fue testigo del triunfo de España y tuvo la última pelota en sus manos