Gran deporte nacional

Nun destacó la falta de tradición democrática y Varotto la tentación de detener lo que funciona.





#

La profundidad de la crisis de la Argentina, sumida en una campaña electoral plagada de cuestionamientos y sospechas, parece oceánica. Tras la encuesta del 9 de agosto, los dos más votados Daniel Scioli y Mauricio Macri, apelan ahora a nuevas estrategias de captación. Como novedad, influyen en ese sentido las manifestaciones del gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, a favor del excorredor de lanchas, y de Sergio Massa, todavía aspirante al cetro mayor, en apoyo del opositor mejor parado en las PASO. Sucede que el protagonismo estelar de la presidenta Cristina Fernández y la defensa militante del “proyecto” llevaron a Scioli a verbalizar a través de Urtubey, referente de la liga de gobernadores peronistas, matices que seguramente no son recibidos con agrado por los kirchneristas de paladar negro. La coyuntura los obliga a adaptarse con resignación. Así, el salteño de 45 años, haciendo la salvedad de que “los que pierden en las urnas (macristas, massistas y radicales) no asumen los resultados”, repudió los hechos de violencia en Tucumán, criticó el arcaico sistema electoral (aunque aclaró que es técnicamente imposible modificarlo para el 25 de octubre) y aceptó que existe un problema con el cepo cambiario y que hay que negociar duro con los fondos buitre. No desconoció tampoco el tema de la pobreza expuesto por el futbolista Carlos Tevez y afirmó que la conducción política cambiará de manos en el FpV el 10 de diciembre, si el mandatario bonaerense gana los comicios generales. Aun con la competencia abierta, un Macri contemporizador y dialoguista se empezó a valer (a partir de los disturbios en Tucumán) de la prédica filosa del exjefe de Gabinete K que, como tercero en la puja, es el que más endulza los oídos de los quejosos del gobierno. Lo hizo, por caso, el jueves pasado al exponer ante productores de la Federación Agraria, que lo aplaudieron a rabiar cuando pidió un precio sostén en regiones ahogadas por el contexto internacional. Massa demostró no tener empacho en embestir contra Cristina y en ningunear y acusar a Scioli de ser “cómplice” de gobernadores “feudales y predemocráticos”. Lo hizo posando con Macri, con José Cano en el medio, y Margarita Stolbizer en la misma mesa. En paralelo, la hondura de la grieta social mereció por estas horas distintos análisis. José Nun, secretario de Cultura durante cinco años del mandato del matrimonio presidencial, sostuvo que el país no tiene “tradiciones democráticas”. Agregó que, si bien, como enseñó Max Weber, en el político la regla de juego es la vanidad, no se debe “caer en la borrachera del poder” como incurre Cristina al actuar, en su criterio, medrando sin ninguna responsabilidad. Conrado Varotto, físico de la Comisión Nacional de Actividades Espaciales (Conae), en un seminario de la Fundación DAR dirigida por “Pepe” Scioli, señaló por su parte que, si en el pasado la economía era el arte de administrar la escasez, hoy es el arte de adquirir y aplicar el conocimiento. Emblema del Instituto Balseiro, de Bariloche, y del Invap, Varotto lamentó y se preocupó por “el gran deporte” que según su óptica entretiene sin provecho a los argentinos. Su teoría es que “si algo no funciona es por algo que sí funciona”. Y que “si algo sí anda, seguro que se puede hacer algo diferente y mejor”. Su conclusión: “La gran tentación es: ¡paremos lo que anda!”. El encuentro, que contó con el apoyo de una delegación de la Unión Obrera Metalúrgica encabezada por Roberto Bonetti, obviamente sirvió de cobertura a la candidatura de Daniel Scioli. La comunidad científica se hizo presente para respaldar el programa impulsado por Néstor Kirchner y continuado por Cristina. Héctor Otheguy, del Invap, subrayó el propósito de aportar soluciones a “cuestiones inmediatas de la vida real”. Varotto complementó luego que hay en marcha un plan estratégico de once años que prevé: ir al espacio para ver a la Tierra desde otra perspectiva; concentrarse en la ayuda estatal a las pymes y prever, en la formación de recursos humanos, educar a los niños desde los ocho años en las materias del futuro, muy distintas a las que les brindan trabajo a sus padres hoy. Otheguy adelantó que el 30 de septiembre se lanzará el Arsat-2 y reveló que la Argentina “está en una mesa de pocos negociadores” en Holanda para llevar adelante proyectos de satélites de observación del planeta. El ministro Lino Barañao, que continuará en funciones de triunfar Scioli, dijo que en el 2006 el motor tecnológico estaba “en un garaje, en mal estado” y que fue Néstor Kirchner “el que lo puso a punto” para que la gente recibiese sueldos más altos, con una mejor distribución y generando a la vez valores de inclusión. “Para que la ciencia cumpla con su rol tiene que saber dónde ir. La diferencia entre la Rural y Tecnópolis –abrió la polémica– es que en La Rural un chico puede ver un toro campeón, pero salvo que sea estanciero nunca lo va a tener. En cambio, en Tecnópolis, el mismo chico ve el desarrollo de una empresa de software y, si estudia y se esfuerza, puede llegar”.

Arnaldo Paganetti arnaldopaganetti@rionegro.com.ar

DE DOMINGO A DOMINGO


Comentarios


Gran deporte nacional