Guardia Mitre espera obras vitales para su desarrollo

Al cumplirse este lunes un nuevo aniversario de su fundación, la localidad de Guardia Mitre sigue reclamando la construcción de un puente sobre el río Negro y la ejecución de los postergados trabajos del proyecto de regadío Guardia Mitre-Patagones.





En el mes de agosto de 1860, la comisión municipal de Carmen de Patagones se reunía para analizar la posibilidad de construir una guardia de avanzada militar en la margen norte del río Negro para dar protección y seguridad a los establecimientos de agricultura y pastoreo que se asentaban en esa zona. En esos momentos es designado comandante militar del Fuerte del Carmen el coronel Julián Murga, que ya había ejercido el mismo cargo desde el 22 de agosto de 1853 al 31 de agosto de 1855. El 14 de noviembre de 1860 por nota se informa al municipio de Patagones que el presidente de la República, Bartolomé Mitre, considera “conveniente que se establezcan las guardias de avanzadas militares en la zona de China Muerta y en consecuencia lo autoriza para proceder a ello cuando lo juzgue conveniente”. Previamente el coronel Murga había explorado la zona a los efectos de conseguir las tierras más convenientes para emplazar la guardia proyectada. La solicitud comprendía media legua de campo en el paraje denominado Potrero de Antonino. Esta parcela pertenecía desde el año 1823 a Antonio Cabrera. Tenía 16 leguas de extensión y estaba ubicada en la margen norte del río Negro. Comisionado por el comandante Murga, el capitán Mariano Bejarano procedió a dejar oficialmente inaugurado el 16 de diciembre de 1862 un Fortín foseado, que recibió el nombre del entonces Presidente de la Nación, general Bartolomé Mitre. La dotación que participó de esta iniciativa castrense estaba integrada por 30 soldados, incluidos sus respectivos oficiales, y veinte presidiarios. Se construyeron cuatro piezas para la guardia, un corral grande de palo a pique y un asta de bandera con su driza correspondiente. No había transcurrido un mes del acontecimiento fundacional, cuando se produjo en el Fuerte una sublevación. El cabecilla fue el presidiario Julián Fleite. En la refriega el alférez Adolfo Gazzano fue gravemente herido de dos balazos en el pecho. En su desesperación el joven se arrojó al río con la intención de alcanzar la orilla opuesta, pero sus fuerzas flaquearon en el centro del curso y murió ahogado. El alférez Gazzano, uno de los primeros muertos por la patria de la comarca, tenía 22 años y se había casado un mes atrás con Isaura Olivares, hija de una conocida familia maragata. Alentados por la concesión de tierras en el Fortín se fue conformando con militares y sus respectivas familias una población rural bastante significativa. Incluso los capitanes Mariano Bejarano y José Díaz, el teniente Julián Almeyra, el sargento Mariano Ruiz, el propio fundador, coronel Julián Murga, y numerosos vecinos de Patagones en el año 1863 solicitaron chacras y estancias. Tiempo después lo hicieron ciudadanos extranjeros. El canal conocido como “de los sanjuaninos” fue la primera experiencia de riego implementada en el Territorio Nacional de Río Negro. Su finalidad era regar las tierras del Valle de Pringles. Los ejecutores de las obras fueron 40 familias sanjuaninas. Los trabajos se iniciaron en el año 1865. El canal tenía una extensión de 50 kilómetros de un angosto valle al pie de la barda norte. La precariedad de su construcción, particularmente la bocatoma, sobre un río sin control que a veces era muy caudaloso y en otras ocasiones sufría fuertes estiajes hizo fracasar el proyecto. La incomunicación que actualmente padece la localidad de Guardia Mitre fue un tema que también se incorporó en la agenda de los militares del Fuerte. A poco tiempo de su fundación, el teniente Cornelio Mercado tenía a su cargo la construcción de una balsa destinada a unir ambas márgenes del río Negro y acercar a los chacareros y estancieros del sur y del norte. Era un elemento indispensable para la zona y un paso más en el largo y tortuoso camino de la civilización patagónica. El comandante militar de Patagones, coronel Julián Murga, alcanzó en 1863 tratados de paz con los caciques Huincavul, Chagallo Chico, Yanquetruz y Chingoleo e iniciaron una larga etapa de diálogo y convivencia pacifica en la región. En 1878, con el clima educativo que desarrolló e impuso Domingo Faustino Sarmiento desde su cargo de titular de la Dirección General de Escuelas de la provincia de Buenos Aires, una maestra particular abrió su escuela en Guardia Mitre. En el mes de enero una joven suiza, Carmen Meroz de Avenente, inició el ciclo primario con un alumnado integrado por doce niñas y cuatro varones. Pero también en ese año el gobierno nacional crea la Gobernación de la Patagonia. Guardia General Mitre deja de pertenecer territorialmente a la provincia de Buenos Aires y queda sometida a la autoridad militar del Jefe de la Segunda División del Ejército Argentino al mando del general Conrado C. Villegas, con asiento en Carmen de Patagones. Dos años más tarde, en 1881, Villegas por decreto rebautiza al Fortín con el nombre de Juan Pascual Pringles, militar argentino que participó en las guerras de la independencia. El paraje desde su fundación y durante 19 años fue conocido como Guardia Mitre. La denominación impuesta de Coronel Pringles se extendió por 65 años. Pero en diciembre de 1946 el gobierno de Juan Domingo Perón repone por decreto el histórico nombre del lugar: Guardia Mitre, denominación que mantiene en los últimos 66 años. La creación de la Gobernación de la Patagonia y la incorporación del paraje al Territorio Nacional de Río Negro generaron una etapa de marcada evolución. Guardia Mitre pasó de una época de trabajo, comercio y esplendor, con casi 5.000 habitantes, a ser una localidad marginada y postergada por los sucesivos gobiernos provinciales y nacionales. Miguel Norberto Demasi, nativo de Coronel Pringles (Guardia Mitre), hace 22 años que asumió la conducción del municipio. Fue elegido por primera vez en 1991 y posteriormente sus convecinos, a través de la voluntad soberana del voto, lo reeligieron sucesivamente para completar los períodos 1995-1999; 1999-2003; 2003-2007; 2007-2011 y 2011-2015. Como intendente municipal viene reclamando la construcción del puente sobre el río Negro para quebrar el ancestral aislamiento de Guardia Mitre. También sigue esperando que los Gobernadores de la provincia de Buenos Aires y de Río Negro en forma conjunta hagan efectiva la sabia decisión política de concretar las obras del “Proyecto Wauters” que tiene 106 años de postergación. Hace muchos años que los habitantes de Guardia Mitre y Patagones hablan de esa gran esperanza patagónica. La posibilidad de habilitar 400.000 hectáreas bajo riego es un sueño cargado de ilusiones y también de frustraciones. Todos los años al cumplirse un nuevo aniversario de la fundación del Fuerte, Demasi se pregunta: “Cómo puede ser posible que la zona esté soportando casi regularmente sequías pavorosas, sin evaluar que tenemos al alcance de la mano la posibilidad de tener bajo riego el área de fértiles tierras más extenso de América Latina”.

Archivo

Héctor Jorge Colás

Cumplirá 151 años el lunes próximo


Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Guardia Mitre espera obras vitales para su desarrollo