Este es el hombre que evitó una posible tragedia por el derrumbe en la Ruta 40

Es capataz de la empresa Coarco, que hace el mantenimiento del tramo que une Villa La Angostura y Bariloche. Resolvió cortar el tránsito minutos antes de que ocurriera el alud a pesar de la bronca de varios automovilistas y turistas, que querían pasar.



Observó que algo extraño salía de la grieta y eso lo inquietó. Alejandro López recorre desde hace 21 años el tramo de la Ruta Nacional 40, que une Bariloche y Villa La Angostura. Conoce ese trayecto como la palma de su mano.

Dijo que es frecuente que ocurran desprendimientos naturales de piedras, sobre todo, en esta época del año. Pero esto era diferente.

Advirtió, junto con un inspector de Vialidad Nacional que lo acompañaba en la recorrida, que se había formado una hendidura demasiado profunda en la enorme formación rocosa, que se levanta como un paredón natural al costado de la ruta. Intuyó lo peor.

A los gritos ordenó que cortaran el tránsito a ambos lados de la ruta. Sus compañeros de la empresa Coarco, que retiraban las piedras que habían caído sobre la banquina, suspendieron esa tarea. Y bloquearon rápidamente el paso de los vehículos, que esperaban en fila, para seguir viaje en dirección a Bariloche.

López subió a una camioneta y la cruzó intempestivamente sobre la ruta, del otro lado.

Los conductores de varios autos que esperaban que se habilitara la circulación no lo podían creer. Varios estaban furiosos. Algunos bajaron para insultarlo y otros hasta desafiaban con avanzar. López no cedió. Veintiún años sobre las rutas de la región formaron parte de su carácter.

La ruta sigue cortada y no hay fecha de posible reapertura. (Gentileza)

Minutos después, un fuerte estruendo paralizó las pulsaciones. Una enorme masa de piedras se desbarrancó hacia el suelo ante la mirada atónita de turistas y personal de Coarco. A las 15.03, la tierra tembló a la altura del kilómetro 2094 de la Ruta Nacional 40.

“Fue impresionante, se movió todo”, afirmó ayer Alejandro. “Tomé la decisión que me pareció correcta”, explicó a “Río Negro”.

Alejandro López relató esos minutos de intenso dramatismo que se vivieron el martes por la tarde en la Ruta Nacional 40. (Foto: Alfredo Leiva)

Fue una decisión que evitó lo que pudo haber sido una tragedia si los vehículos avanzaban sobre el punto donde ocurrió el imponente derrumbe.

“Cuando cortamos la ruta, la gente quería avanzar a toda costa”, contó. “A los gritos les pedía a los que habían quedado del otro lado que buscaran un lugar seguro para protegerse. Subí a la camioneta y la atravesé sobre la ruta para que no pasaran”, contó. “La gente estaba loca. Querían pasar sí o sí”, señaló.

“Unos turistas chilenos bajaron de un colectivo furiosos para que los dejara pasar porque pobres llevaban como cuatro o cinco días esperando en Bariloche para cruzar a Chile”, recordó.

“No sabés lo que fue”, sostuvo.

“Nosotros hacemos seguridad en la ruta y había que cortar. Después si me querían trompear, bueno, pero pasar no iban a pasar”.

Alejandro López, capataz de la empresa Coarco.

Fueron minutos de mucha presión. La nevada intensa que cayó durante 36 horas seguidas el fin de semana pasado sobre la región cordillerana había dejado las rutas intransitables en plena temporada alta de invierno. Por eso, había mucho nerviosismo.

Alejandro López indica el lugar donde ocurrió el derrumbe. (Foto: Alfredo Leiva)

Alejandro trabaja como capataz en la empresa Coarco, que tiene a su cargo el mantenimiento de la Ruta Nacional 40, en el tramo que va desde Dina Huapi hasta el ingreso al complejo aduanero argentino, en el paso internacional Cardenal Samoré. También, el tramo de la Ruta Nacional 237 pasando Collón Cura.

“La madrugada del lunes había ocurrido un derrumbe en ese punto de la Ruta Nacional 40. Había caído bastante material”, indicó López. Se hizo el procedimiento de rutina. Personal de la empresa fue con la máquina a retirar el material para liberar la ruta.

“El martes íbamos a trabajar a la aduana y observamos que había pasado (en el mismo sitio) un pequeño derrumbe”, señaló.

“Vi que la grieta de la montaña, que si bien la tenía, estaba un poquito más profunda”, indicó. Comentó que el inspector de Vialidad que los acompañaba resolvió regresar a Bariloche para avisar.

Acordaron que retirarían al personal de la empresa que trabaja para sacar las piedras que habían caído. “Decidimos hacer pasar a dos o tres autos por seguridad y vi que empezó a salir de la grieta como un polvo o una especie de humo, que a la mañana no estaba”, destacó.

Alejandro López lleva 21 años recorriendo rutas de la zona. Ayer estaba en el cabecera que la empresa tiene en Dina Huapi. (Foto: Alfredo Leiva)

“Decidí sacar a los muchachos y las máquinas”, comentó, López estimó que pasaron unos diez minutos desde que atravesó la camioneta sobre la ruta para bloquear el paso y el derrumbe. “Río Negro” le preguntó cuál fue la reacción de los conductores y de las personas que estaban en la ruta cuando sucedió el derrumbe, “No dijeron nada, ni gracias. Pero eso no importa. Nosotros hicimos lo que teníamos que hacer”, respondió.

Dijo que siempre hay derrumbes, pero nunca hubo uno tan grande sobre la ruta. Todavía no regresaron al lugar porque sigue inestable. Por eso, la ruta continúa cortada.

“Tengo un grupo de gente que te sigue a muerte. Y estoy agradecido del personal que labura conmigo”, Alejandro López, capataz de Coarco".

Alejandro López, capataz de la empresa Coarco.

Para acceder y salir de Villa La Angostura, Vialidad Nacional logró habilitar la Ruta de 7 Lagos. No fue fácil. Personal de Vialidad Nacional trabajó día y noche, con maquinaria vial, para despejar esa vía que tenía mucha nieve acumulada y además hielo.

Todavía no hay precisión de cuánto tiempo tardará volver a habilitar el tramo de la Ruta Nacional 40, que comunica Villa La Angostura y Bariloche.

Para López y el personal a su cargo, la temporada invernal recién comienza.


Comentarios


Este es el hombre que evitó una posible tragedia por el derrumbe en la Ruta 40