“Hacía 15 días que se venían tiroteando”



NEUQUÉN (AN).- El asesinato de José Orlando Pereira estuvo precedido por una extensa serie de tiroteos y hechos de violencia. Así lo indicó ayer Paola Valencia, la viuda de Pereira, al advertir que “hacía quince días que se venían disparando y nadie hacía nada”.

El silbido de las balas se había tornado casi en algo rutinario para las familias que, ajenas a los enfrentamientos, debían seguir viviendo en Confluencia.

“Yo trataba de no escuchar para no estar paranoicos”, contó Paola, y reveló que “dos días antes de esto, en pleno día, se agarraron enfrente a mi casa y yo tuve que esconder a mi hija menor que estaba justo ahí”.

Apenas dos horas antes del fatal disparo, otro tiro dio en la casa de una conocida vecina del sector que llamó a la policía.

Pero los uniformados no pudieron detener a las personas que estaban armadas, porque los atacaron. Según la misma denunciante, el imputado Diego Oyarzo habría sido quien disparó contra su casa con un arma calibre 9 milímetros.

La viuda del conocido referente barrial y político relató cómo fueron los últimos minutos de vida de su marido. Entre llantos Paola contó que “cuando me dijo que le habían dado, pensé que era una broma pero se desplomó al lado de la puerta”.

Explicó que “mi hija mayor sacó a la más chica tapándole los ojos para que no vea y con un vecino lo sacamos a la vereda para hacerle respiración porque no sabíamos si estaba vivo y nunca llegó la ambulancia”.


Comentarios


“Hacía 15 días que se venían tiroteando”