Logo Rio Negro

“Hay agua para regar más de un millón de hectáreas, la mitad de Egipto”

El reporte del ingeniero Cipolletti que cambió el destino de la región





El dique comenzó a ser construido en 1910.

avances

La obra fue una consecuencia del trabajo de Cipolletti.

Aquí nace el sistema de riego del Valle.

El ingeniero César Cipolletti, encabezó el equipo que recorrió la zona y luego fue autor de un notable informe sobre las obras necesarias para desarrollar la producción agrícola.

Vista aérea en la zona de El Treinta.

En 1899 Cipolletti redactó el informe luego de tres meses de trabajo de campo en la zona, de marzo a abril. El ingeniero y el equipo que encabezó padecieron la gran inundación que castigó a la región ese año. Tras detallar las obras a su juicio necesarias para irrigar cientos de miles de hectáreas que hoy son parte de las provincias de Río Negro y Neuquén, detalló: “Habrá lugar en ellas para proporcionar una existencia fácil a dos millones de personas”.

HéCTOR PéREZ MORANDO (*)

Hace 113 años, tajante: “Tres zonas llaman especialmente la atención en esas regiones… el del Río Negro, para la agricultura y la colonización; y las costas del océano que se prestan a la formación de centros de poblaciones agrícolas y marítimas al mismo tiempo. En cuanto al agua, la hay suficiente para regar más de un millón de hectáreas, es decir, más de la mitad de todo el Egipto… habrá lugar en ellas para proporcionar una existencia fácil a dos millones de habitantes (Río Negro y Neuquén)”. (Informe del Ing. César Cipolletti 6/9/1899). estudios en roma Tuvo laureles al terminar sus estudios de ingeniería en Roma y joven todavía –había nacido el 30/11/1846 en la isla tiberiana– participó en los trabajos para dotar de agua a Vicenza, Milán y Padua que le sirven para dirigir –por la Sociedad Italiana del Agua– las obras del canal Villoresi y el dique de derivación en el Tesino. Luego, por 1884 dirigió la construcción del embalse del lago Mayor y la explotación. La fama se le incorporaba en su país y exterior produciéndose los primeros contactos con la Argentina. El gobernador mendocino Elías Villanueva hizo punta y le siguió su sucesor Tiburcio Benegas solicitando sus servicios por medio del ingeniero Guillermo Villanueva que lo entrevistó: proyecto y “dirección de obras de riego del río Mendoza y desecación de los terrenos pantanosos”. Aceptación y firma de contrato en París el 11/10/1888. Se radica en Mendoza (tenía 42 años) ocupando, además, varios cargos provinciales entre ellos la dirección del Departamento de Obras Públicas. Otros trabajos lo destacaron en Mendoza, entre ellos el proyecto y ejecución de agua corriente para la ciudad mendocina y trabajos para la defensa contra aluviones. Nueve años de profesión en la provincia cuyana y posteriormente en San Juan y Tucumán. nace el Alto valle Sin duda, el mendocino ministro de Obras Públicas de la Nación Emilio Civit durante la presidencia de Julio Argentino Roca conocía bien sus labores y por ello mediante decreto de 31 de diciembre de 1898 (Roca-Civit) se decide “el estudio de los ríos Neuquén, Limay, Negro y Colorado”. Textual: • “Art. 1º. Comisiónase al Ingeniero Don César Cipolletti para que, previa una inspección personal, redacte una memoria preliminar sobre el mejor y más conveniente aprovechamiento de las aguas de los mencionados ríos para aplicarla a la irrigación de los territorios que recorren”. • Art. 2º, punto 3. “Un estudio sumario referente a la posibilidad de transformar los grandes lagos y lagunas tributarias de dichos ríos que están ubicados en la cordillera, en grandes depósitos de agua a objeto de disminuir el volumen de las crecientes y aumentar el de las bajantes”. • Punto 4. “Posibilidad y conveniencia de sacar un canal del río Negro hacia el puerto de San Antonio, otro hacia el de San Blas y un tercero para los terrenos comprendidos en el égido de Viedma” (sic). También se mencionaba “las exigencias de la navegación del río Negro” y preferencialmente el “estado del canal Roca”. El pueblito Roca fue punto de concentración de hombres, provisiones, elementos y equipos y de allí salieron las comisiones técnicas. Caballos y mulas fueron alquilados a la gobernación del Neuquén en parte y otra facilitada por la división de los Andes de la caballada en Choele Choel. La principal comisión de estudios la encabezó César Cipolletti y como segundo el ingeniero Gunardo Lange con sus similares B. Leonardo Bohm y Oreste Vulpiani y luego se agregó al Ing. Federico Campolieti. Para facilitar la tarea hubo planos de la Dirección de Tierras y Colonias y Comisión de Límites con Chile. Los trabajos de campo ocuparon marzo, abril y mayo de 1899 y vivieron –notable– el famoso desborde e inundación de aquel año. El latente conflicto con Chile impidió tratamiento en el Congreso y Cipolletti regresó a Italia donde nuevamente proyecta y dirige importantes obras y en la Exposición Internacional de Milán su proyecto argentino en la Norpatagonia mereció el gran premio. Aparece en escena el ministro de Obras Públicas Ezequiel Ramos Mexía impulsando el proyecto de Cipolletti durante la presidencia de Figueroa Alcorta y logra su decisión de volver a la Argentina para concretar las obras proyectadas en Río Negro y Neuquén pero durante la travesía marítima en el “Tomaso de Savoia” enferma y fallece el 23 de enero de 1908. Viajaban con él su esposa Ida Grossi y los hijos Pedro, Luis, Emilio y Benedicta. También viajaron integrantes del equipo, los ingenieros Severini, Bonoli, Vulpiani, Girardi, Cantuti, Kambo y Zino. Recibió sepultura en la Recoleta y en 1971 sus restos fueron trasladados a Mendoza donde descansan con los de su esposa. CLAVES En aquel informe fundacional que redactó en 1899 se refirió a la navegación del río Negro, la construcción de un canal a Puerto San Blas desde el río Negro (además de suministrar agua para riego y consumo humano “se haría posible la formación de un importante centro comercial y agrícola”), la necesidad de mejorar el Canal Roca entre la Confluencia y Chichinales, el desecamiento para evitar inundaciones en laguna Juncal (Viedma) y el embalse de los lagos Nahuel Huapi, Aluminé, Tromen y otros. Pero sin dudas, el aspecto central de las obras proyectadas por Cipolletti, radica en la construcción del sistema de riego de Río Negro y Neuquén, que los técnicos argentinos e italianos concretaron con la construcción del actual gran canal. Bibliografía y fuentes principales: Laría, S. C.: “La obra fecunda”, 1987; Guzmán, C. A.: “Los que continuaron” (ANH) t. IV, 1980. Cipolletti, C.: “Estudios de irrigación”, informe, 1899; Pérez Morando, H.: “César Cipolletti” (“Río Negro”), 1993 y “A 90 año”s (“Río Negro”), 1998. Varios: “Río Negro. Pasado y presente”, 1980. Varios: C”ipolletti. Calles, plazas y monumentos”, 2007. Archivo diario “Río Negro”. Biblioteca Patagónica (VECh) y otros. (*) Periodista. Investigador de historia patagónica

El ingeniero Gunardo Lange secundó a Cipolletti.


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
“Hay agua para regar más de un millón de hectáreas, la mitad de Egipto”