Hizo tareas comunitarias para compensar el hurto de un perro

Un joven trabajó durante varios días con los voluntarios, que concurren a la perrera municipal, como una forma de reparar el daño causado. Fue parte de un acuerdo en una mediación judicial.




Hizo tareas comunitarias para compensar el hurto de un perro

Un joven que había hurtado un perro mediante un engaño, admitió su responsabilidad y para compensar el delito que había cometido hizo horas de trabajo comunitario en la perrera municipal.

Así lo informaron desde el área de prensa del Ministerio Público Fiscal (MPF). Destacaron que el joven cumplió los trabajos que se había comprometido hacer en el acuerdo que se hizo de acuerdo al instituto del criterio de oportunidad, que prevé el Código Procesal Penal como una herramienta para la resolución de conflictos. Sobre todo, cuando se trata de hechos delictivos menores que no afecten gravemente el interés público, delitos culposos o que la pena en caso de recaer condena sea menor a seis años.

La Oficina de Métodos Alternativos de Resolución de Conflictos promovió el acuerdo con el joven, que había sido denunciado por hurtar un perro de raza Schnauzer, que se había escapado el 7 de abril pasado del domicilio de la dueña.

El perro apareció horas después en la cuenta de Facebook de la organización “Dejando Huellas”, en una publicación referida a la búsqueda del animal. Mientras, la dueña difundía por otros medios la búsqueda con los datos del perro.

El joven utilizó esa información y simuló ser el dueño del perro para retirarlo de la Asociación Civil Haciendo Huellas. Pero después el ardid fue descubierto.

Desde el MPF explicaron que en estos tipos de casos, la intención “es procurar que quien llevó a cabo diversos hechos que pueden considerarse “delitos de bajo impacto”, pueda reparar el perjuicio ocasionado a través de un aporte en horas de trabajo comunitario, dinero o bienes materiales en favor de la sociedad.

Por eso, el joven debió presentarse en la perrera municipal, con el monitoreo de la Asociación Civil “Dejando Huellas”, para acompañar durante varios días a los voluntarios que trabajan en ese lugar como forma de compensar el daño causado. Los voluntarios hacen paseos y tareas de cuidado con los perros alojados en la perrera municipal.

En el comunicado del MPF explicaron que el artículo 96 del Código Procesal Penal prevé el criterio de oportunidad en casos en los cuales se haya ingresado en un proceso de conciliación entre las partes o cuando se haya realizado unas mediación penal exitosa.

“De esta forma se busca brindar una respuesta más rápida y buscar componer, en hechos delictivos de menor relevancia social, evitando no obstante la impunidad de los mismos”, explicaron.

Destacaron que en este caso en el particular “se logró además un ejercicio reflexivo por parte del joven”, que compartió con el grupo de voluntarios el respeto por la actividad, dedicación, cariño hacia los animales y asuma la responsabilidad de su acción.


Comentarios


Hizo tareas comunitarias para compensar el hurto de un perro