Incendios producidos por tormentas: dejar avanzar o atacar, el eje del debate

Los especialistas opinan de la situación del fuego que se desató dos semanas atrás en el lago Martin y que avanzó hacia el Steffen y el cerro Santa Elena.





El incendio desatado hace ya dos semanas en cercanías de lago Martin, que hasta ayer permanecía fuera de control, fue provocado por la caída de un rayo, lo cual reflotó el debate sobre cómo deben abordar esos casos los equipos de brigadistas forestales.

Un brigadista que participó de los operativos contra el fuego en esa zona comentó que es enorme la cantidad de material combustible acumulada en el suelo y que hay evidencias en el área de de que “no sufrió incendios desde hace al menos 100 años”.

Sin embargo, la creencia de que habría que moderar la intervención y dejar evolucionar los incendios cuando son de origen natural y no afecten zonas pobladas fue desmentida por los especialistas.

El doctor en biología Thomas Kitzberger es investigador de la Univerdad Nacional del Comahue y el Conicet y estudia desde hace años la ecología del fuego. Dijo que un incendio como el de largo Martin era “absolutamente predecible” y observó que el concepto mismo de incendio natural, en estas condiciones, es muy discutible.

Dijo que la recurrencia de las tormentas eléctricas se triplicó en los últimos cuarenta años y registró “un salto abrupto desde la década del 90”. Ese factor -subrayó- está asociado al calentamiento global, que es producto de la presencia y la actividad humana. Lo mismo pasa con las sequías prolongadas, que favorecen los incendios de gran magnitud.

Otro especialista, Juan Gowda (ingeniero forestal y doctor en Ecología), reforzó ese concepto. Opinó que en las condiciones actuales “es difícil definir qué es exactamente un incendio de causa natural”.

Señaló que por análisis del polen se pudo determinar con bastante precisión que hubo incendios periódicos en los bosques cordilleranos en los últimos 3.000 años, pero “que eso sea parte del sistema está puesto en duda”.

Dijo que en la región hay “legados de grandes incendios” desde el inicio de la colonización de origen europeo, a fines del siglo XIX, porque “en la región se aplicó mucho fuego para ganar áreas de pastoreo, y fue politica del Estado”.

Dijo que “los incendios actuales tienden a copiar fuegos viejos y se extienden por matorrales, en general por laderas de exposición al norte, que son más secas”.

Según Gowda, aunque el incendio de lago Martin haya sido provocado por un rayo en un sitio de difícil acceso, la “huella humana” estuvo presente, por la mayor frecuencia de las tormentas eléctricas, la escasez de humedad y otros fenómenos derivados del cambio climático.

Kitzberger dijo que la eventual decisión de dejar evolucionar los incendios producidos por rayos “es algo que está en discusión en otros lugares del mundo”, pero advirtió que solo tendría sentido “en condiciones climáticas promedio”. Agregó que en un año tan seco como el actual “es absolutamente suicida sostener esa posición”. Según el experto, “no podemos permitir incendios de esa magnitud porque nos vamos a quedar sin bosque”.

Señaló que en años más húmedos, con primavera lluviosa, “como fue 2019”, un incendio similar “se hubiera quedado en las cumbres, porue hay humedad y la ignición es muy baja. Se propaga poco”. Pero hoy las condiciones “son muy distintas”.


Las estrategias de combate


El investigador del Conicet dijo que “el bosque hoy está lleno de infraestructuras, de vidas humanas, ya no es el bosque prístino de hace cien años. Sostener que el fuego no debe ser combatido porque lo inició un rayo es una falacia, una medida romántica”.

También atacó la carencia de los recursos disponibles para dar respuesta.

Según Kitzberger, “con un ataque inicial más rápido y más poderoso el incendio de lago Martin hubiera sido evitable. Llegar con un helibalde dos o tres días después no sirvió de nada. En otros países, atrás de la tormenta eléctrica van con un avión hidrante de verdad, de esos que tiran 10.000 ó 12.000 litros de agua. El ataque inicial así es efectivo”.

Refirió que las crisis de incendios se van a repetir y agravar y “hay que equiparse mejor”, pero no ve que esa política sea prioridad para las autoridades.

Aseguró que “hacen falta más medios, y aviones hidrantes como los canadienses. Porque la situación es compleja de verdad.

Kitzberger vaticinó que si se originan por rayos, los incendios simultáneos van a ser moneda corriente a futuro. “Hay un modelo que estamos publicando en estos días en una revista científica -afirmó-, según el cual entre la ignición y la disponibilidad de combustible, hacia mediados de este siglo la recurrencia de incendios se va a entre duplicar y cuadruplicar. Y hacia fines de siglo se va a multiplicar hasta ocho veces, por causas naturales y antrópicas”.

Aconsejó “evaluar muy bien las decisiones” y se preguntó “por qué no hay en Parques Nacionales y en las provincias un protocolo muy claro de cuándo dejar actuar el fuego y cuándo no. Eso debería estar muy protocolizado, en especial cuando los medios son escasos”.


La información es clave


El ingeniero forestal Juan Gowda vive en El Manso, uno de los asentamientos humanos amenazados por el fuego que se inició en lago Martin. Aseguró que en el estadío actual del incendio “no se puede hacer mucho más que cuidar a las poblaciones”.

Observó que “este tipo de fuego es muy difícil de manejar y controlar” y por ahora los más comprometidos serían los pobladores de lago Steffen, mientras que El Manso no correría riesgo, “al menos en los próximos días”.

Gowda consideró que la información que se divulga “es muy importante y tiene que ser muy clara, que dija hacia dónde está yendo el fuego”. A su juicio no siempre ocurrió así en las últimas dos semanas, a pesar de que “la gente involucrada en la tarea de combate conoce mucho”.

Dijo que el incendio del Martin afecta “laderas muy pedregosas, casi intransitables, donde hay renovales de ciprés, y luego bosque alto de coihue y ciprés. Es complicadísimo trabajar ahí”.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Incendios producidos por tormentas: dejar avanzar o atacar, el eje del debate