Sede propia para una de las cámaras más jóvenes del sector petrolero

El presidente de la Capipe, Sergio Echebarrena, alertó que una apertura de los mercados podría afectar el empleo local. También remarcó que el desarrollo de Vaca Muerta viene más lento de lo previsto. Reclamó políticas para la mediana empresa.

#

El titular de la organización estuvo presente en los pasillos del Espacio Duam durante la expo. (Foto: juan thomes )

La semana pasada se realizó en Neuquén una nueva edición de la Expo Capipe Gas & Petróleo, con el objetivo de promover el desarrollo local de soluciones tecnológicas para el sector. Expusieron cerca de cien empresas que intervienen en la cadena de valor de la industria hidrocarburífera y de acuerdo a los organizadores se acercaron casi 6.000 personas a la muestra que tuvo lugar en el Espacio Duam.

Si bien entre los más de 70 socios de la Cámara Argentina de Proveedores de la Industria Petro-Energética (Capipe) existen expectativas de crecimiento del sector, su presidente, Sergio Echebarrena, es bastante cauto. “Cuando hicimos la expo en 2016 pensamos que este año Vaca Muerta iba a estar en plena producción, pero eso no ocurrió”, señaló, y puso de relieve que “las inversiones no han aparecido en la medida en que nosotros esperábamos”.

En cuanto a los motivos, dijo que “cuesta encontrarle una explicación” y señaló que “no se trata de una cuestión geológica ya que Loma Campana es hoy el segundo yacimiento petrolero en importancia del país”. Consideró que “la tecnología está disponible, la cotización del barril se ha recuperado bastante y con las tarifas, sobre todo en gas, se les está dando lo que pedían las operadoras”.

“Se podría resumir en una falta de confianza de los grandes jugadores del sector, que en general son muy conservadores. El cambio de reglas cada tantos años no los anima a invertir más fuertemente. Nosotros como pymes seguimos confiando y por eso trabajamos todos los días”, comentó.

Describió como “preocupante” la actualidad del petróleo convencional y recordó que hace unos años “el 25 por ciento de las inversiones iban a los no convencionales y hoy se destina más del 50 por ciento a ese sector de un total que ha disminuido, al igual que la producción”. Dijo que “evidentemente los costos tampoco son el problema porque en 2012, cuando se recuperó YPF el costo por pozo era de 20 millones de dólares y hoy es de menos de la mitad”.

Echebarrena manifestó que faltan políticas que ayuden a las pymes a funcionar mejor. “Somos tributarios de costos e insumos en alza como siderurgia, química, servicios y transporte, pero en la otra punta nuestros clientes nos exigen siempre que bajemos los costos, lo que hace cada vez más difícil la actividad”, se quejó.

Otro punto que señaló como una “amenaza importante y concreta” son las importaciones. “Las empresas necesitan aumentar su eficiencia comprando más barato, pero eso tiene un costo para el país, que en algunos casos puede significar el cierre de fábricas”, destacó y aseguró que las pymes industriales “tienen empleos calificados, con buenos sueldos y registrados que no son fáciles de recuperar cuando se adopta una política de liberación de importaciones”.

Datos

Sergio Echebarrea es el gerente general de EPCA, firma que hace más de 30 años se dedica a la electrónica industrial, especializada en protección catódica de ductos y tanques. Además es el presidente de la Cámara Argentina de Proveedores de la Industria Petro-Energética que realizó en Neuquén la tercera edición de Expo Capipe.

“Como cámara estamos creciendo, la próxima semana vamos a estar escriturando el inmueble de nuestra sede propia en pleno centro de Capital Federal. Es importante porque hasta hace dos años nos reuníamos donde podíamos”, señaló y dijo que la mayoría de los socios de Capipe son de Buenos Aires porque “lamentablemente la industria está concentrada allí, lo que acarrea grandes problemas de logística”.

Anticipó que se encuentran gestionando el resurgimiento de los programa de sustitución de importaciones “que se habían implementado durante el gobierno anterior”. Calificó como “buena” la relación con YPF pero consideró que “como empresa nacional debería tener una conducta diferente con las pymes y con la industria argentina en general” y lo comparó con el rol que tuvo durante el comienzo de la explotación de Vaca Muerta. “Allí YPF asumió riesgos e invirtió mucho dinero para que hoy tengamos esta curva de aprendizaje que beneficia a otras empresas”, apuntó.

Echebarrena también fue muy duro con el sistema financiero y lo calificó como “un salvavidas de plomo” para la industria.

Energía Mundo pyme

Datos

70
socios tiene la Cámara Argentina de Proveedores
de la Industria Petro-Energética (Capipe).
100
expositores se mostraron durante la semana pasada
en el Espacio Duam.

Comentarios


Sede propia para una de las cámaras más jóvenes del sector petrolero