“Ineficiencia sin anestesia”



En estos días, buenos vecinos que con mucho esfuerzo lograron conseguir un turno en los centros de castración neuquinos, no están pudiendo operar perros –propios y “callejeros”– por la escasez de ketamina, droga utilizada para anestesiar a los animales. Es un tema en el que el rol de la municipalidad capitalina se vuelve clave, más si se considera el ingente presupuesto de la ineficiente área de Zoonosis, cuando la castración masiva sostenida en el tiempo es el único medio comprobado en el mundo como válido al momento de enfrentar el problema que consiste ni más ni menos que en la reproducción indiscriminada de los animales de compañía. Por cada vecino que hizo fila por la madrugada una vez al mes un día de semana y no consiguió turno o que, con su turno en mano, logró llevar por la mañana algún perro de su barrio a castrar y tuvo que volver a su casa porque no había anestesia en el dispensario se perdió muchísimo. Ese buen vecino, frente a la desidia baja los brazos, se frustra y no vuelve a intentarlo. Jalenska Zurakoski Luparelli DNI 34.596.353 Neuquén

Jalenska Zurakoski Luparelli DNI 34.596.353 Neuquén


Comentarios


“Ineficiencia sin anestesia”