Informe de forenses argentinos “destroza” la hipótesis oficial

Lo aseguraron los padres de los jóvenes. Los especialistas afirmaron que no hay base científica que pruebe la teoría



#

Hasta ahora un solo estudiante ha sido identificado en la investigación del gobierno.

AP

MÉXICO.- Las fallas en la investigación oficial del caso de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa (sur de México), denunciadas por forenses argentinos, destrozan la “verdad histórica” de la fiscalía sobre una masacre e incineramiento, aseguraron el lunes los padres de las víctimas. “Para nosotros queda claro que la verdad histórica cae a pedazos por parte del gobierno federal. No nos equivocamos cuando decíamos que no confiábamos en la teoría del gobierno”, dijo ayer en una conferencia de prensa Felipe de la Cruz, vocero de los familiares de los 43 estudiantes desaparecidos. Los padres de los jóvenes ofrecieron esta rueda de prensa luego de que el Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), que coadyuva en la investigación, publicó un informe de seis puntos en el que señala inconsistencias y fallas en las pesquisas, que obligan a mantener abierta la investigación. El equipo argentino reveló, por ejemplo, que en el basurero encontraron restos humanos que no son de los alumnos de la Normal Rural de Ayotzinapa, entre ellos dos prótesis dentales parciales y una raíz de diente al parecer de una misma persona distinta a los estudiantes, ya que ninguno de ellos llevaba prótesis. Otro problema de la investigación, según los peritos argentinos, es que la procuraduría cometió errores –y así lo reconoció ante el equipo– al elaborar los perfiles genéticos obtenidos de la sangre de 16 familias para enviarlos al laboratorio de la Universidad de Innsbruck, donde se busca determinar si algunos restos corresponden a los estudiantes. La fiscalía, que había dicho que los jóvenes fueron masacrados y posteriormente sus cuerpos incinerados, acusó por su parte a los peritos independientes de “pretender sembrar la duda” en la investigación que, según la procuraduría, basa sus conclusiones en 487 peritajes y declaraciones de más de 30 del casi centenar de detenidos. Las autoridades “creen más en las declaraciones de los asesinos que en las evidencias científicas”, indicó de la Cruz. Organizaciones como Amnistía Internacional y Human Rights Watch ya habían cuestionado también la investigación oficial y mostraron su preocupación de que la tesis de la Procuraduría se base sobre todo en los testimonios de presuntos asesinos confesos, más que en evidencias físicas. Un nutrido grupo de familiares de los 43 estudiantes posó frente a la prensa con las fotos de sus hijos. Los padres mostraron también 11 tomos de los 80 que comprenden el expediente, que esperan se haga público. El grupo de forenses argentinos no actúa “mediante su propia ideología (las críticas) las han sustentado en el documento”, dijo de su lado David Flores, estudiante de Ayotzinapa, una escuela de maestros rurales radicales a la que asistían los jóvenes desaparecidos. Los familiares ofrecieron todo su respaldo al grupo de argentinos y declararon responsable al gobierno mexicano de su seguridad. Los 43 jóvenes desaparecieron en la ciudad de Iguala, estado de Guerrero (sur). Según la fiscalía, policías corruptos locales los entregaron a sicarios del cártel narcotraficante Guerrero Unidos, que les habrían asesinado e incinerado sus cuerpos en un remoto basurero del municipio de Cocula, vecino de Iguala, para luego arrojar sus restos calcinados en un río cercano. Un prestigioso laboratorio de Austria identificó a través de pruebas de ADN los restos de uno sólo de los jóvenes alegando que, debido al elevado estado de calcinación, no le ha sido posible determinar la identidad de los demás restos de cuerpos recibidos.

La desaparición de los 43 estudiantes mexicanos


Comentarios


Informe de forenses argentinos “destroza” la hipótesis oficial