Intervinieron unos 50 teléfonos para capturar a los Montecino

De las escuchas ordenadas por la Justicia Federal se obtuvieron datos clave para desbaratar la banda de narcos.

#

Archivo

NEUQUÉN (AN).- Para desbaratar a la banda narco liderada por Héctor y Ruth Montecino la policía de Neuquén solicitó a la Justicia Federal que se intervinieran, a lo largo de la investigación, unas 50 líneas telefónicas. De esas escuchas se obtuvieron datos vitales para dar el golpe del 23 de septiembre pasado y procurar la posterior captura de los hermanos. La investigación fue realizada por una brigada del departamento de Toxicomanía de la policía de Neuquén con el aval del Juzgado Federal 2. Todo comenzó en marzo de 2011 en el barrio Traun Hue de Centenario con distintas tareas de observación. A fines de abril, cuando los hermanos habían sido absueltos en Río Negro en una causa por narcotráfico, apareció en Centenario Héctor Montecino en distintos autos de alta gama. La jueza subrogante Carolina Pandolfi ordenó extender la jurisdicción de la investigación a Cipolletti y autorizó la intervención de líneas telefónicas. El primer teléfono que se consiguió de Héctor Montecino fue su número de celular. “Hubo un acercamiento con la excusa de comprar un auto aprovechando que la pantalla de su negocio era la compra venta de vehículos”, confió una fuente del caso. La orden judicial para intervenir las comunicaciones del capo narco se libró el mismo día y la oficina de Observaciones Judiciales rápidamente pinchó la línea. Las escuchas ayudaron a obtener más números de familiares y allegados que participaban en la actividad con los Montecino. “En un primer momento se creyó que utilizaban un lenguaje codificado vinculado a la comercialización de los autos pero hablaban de la droga con total naturalidad y sin ningún tipo de cuidados”, aclaró la fuente. En total para dar el golpe del 23 de septiembre se pincharon una veintena de teléfonos. “Se decidió el golpe cuando se tuvo certeza de los cinco lugares de acopio que tenían la banda y de un cargamento reciente”, detalló el informante. En esa jornada se concretaron alrededor de 20 allanamientos entre Centenario y Cipolletti y se logró incautar 172 kilos de marihuana, 21 de cocaína y casi un millón de pesos en moneda nacional y extranjera. Tanto Héctor como Ruth Montecino lograron escapar, se sospecha que la policía de Río Negro les dio el alerta cuando la policía neuquina cruzó el puente carretero. A partir de ahí los miembros de la brigada de Toxicomanía iniciaron la búsqueda de los hermanos mientras la Justicia Federal libraba las ordenes de captura internacional sindicándolos como cabecillas de una banda narco. Héctor permaneció prófugo 113 días mientras que Ruth logró evadir a la justicia durante 137 días. En procura de la captura la Justicia Federal ordenó pinchar 15 líneas telefónicas más que sirvió para atrapar a principios de año a Héctor en la localidad de Catriel. En el caso de Ruth se intervinieron 20 teléfonos y se la capturó en Bahía Blanca un mes después. “Cuando se procuraba la captura las intervenciones de teléfonos se agilizaban mucho más porque se sabía que un chip lo usaban como mucho uno o dos días. Por ese motivo fue vital la celeridad del Juzgado Federal y de Observaciones Judiciales”, concluyó la fuente.

Héctor Montecino estuvo prófugo 113 días.


Comentarios


Intervinieron unos 50 teléfonos para capturar a los Montecino