Juan Pablo Schapira regresa con “Mamá está más chiquita” a Roca y Cipolletti

El músico y actor roquense trae al Alto Valle una de las comedias musicales más exitosas del último tiempo de la escena off porteña.  



“Mamá está más chiquita” cuenta una historia de vínculos familiares.

“Mamá está más chiquita” cuenta una historia de vínculos familiares.

Mamá está más chiquita. Pero, ¿lo está realmente? Una afirmación y la inevitable duda inmediata fueron las puntas de la cuales Ignacio Olivera y Juan Pablo Schapira tiraron delicadamente hasta dar con una trama tan simple como sensible y a la vez universal. Aquella sorprendente revelación de uno de los personajes y acaso lo primero que le vino a la mente a uno de sus autores le dio nombre a una de las comedias musicales más exitosas del último tiempo de la escena off de la Ciudad de Buenos Aires.

“Mamá está más chiquita”, es el resultado del paso de sus autores por la Bienal de Arte Joven de 2017, en la cual obtuvieron el primer premio que consistía en dinero para la puesta en escena de la obra desarrollada en el seminario y un teatro para estrenarla. Desde entonces, la pieza se mantuvo en cartel de manera ininterrumpida en la sala Galpón de Guevara del barrio de la Chacarita. El próximo miércoles desembarcará en Roca, donde dará dos funciones en el Auditorio “Ciudad de las Artes”, de Fundación Cultural Patagonia (Rivadavia 2263) y el jueves lo hará en el Casino del Río, de Cipolletti, donde ofrecerá una función (ver aparte). ¿Por qué habría de venir al Alto Valle un musical de la escena off porteña? Porque Juan Pablo Schapira es nacido y criado en Roca.

Juan Pablo Schapira despliega su creatividad en el off porteño.

Radicado en Buenos Aires hace poco más de diez años para estudiar Comunicación Social en la Universidad de Buenos Aires, Schapira siempre tuvo la música en su horizonte. Autor musical de diversas obras teatrales del circuito alternativo porteño y miembro de la banda que acompañó el regreso de las Bandana hace algunos años, Schapira se hizo de un lugar destacado en el ámbito que más disfruta: el teatro musical.

En un diálogo telefónico desde Buenos Aires, el viernes pasado, habló con “Río Negro” sobre sus expectativas por las presentaciones en la región. También desanduvo el camino creativo que derivó en “Mamá está más chiquita” y contó sobre el estado actual del off porteño y del buen momento del musical como género.

“Creo que me va a caer la ficha en unos días”, dice, emocionado, Juan Pablo, en medio de los intensos preparativos para mover una producción tan compleja como la que exige una comedia musical como la suya, que implica cinco actores en escena y una banda tocando en vivo.

Para la dupla creativa que Schapira conforma con Olivera, la Bienal de Arte Joven parece ser un territorio fértil para la inspiración y la producción. En 2015, se presentaron por primera vez y el resultado fue “Caso de éxito” que, si bien no fue seleccionada, igual la montaron y terminó ganando algo de mucho mayor: el premio Hugo a mejor musical off 2016. Dos años después volvieron a la Bienal y esta vez sí su proyecto fue el elegido. “Queríamos apuntar a algo más íntimo, una comedia desopilante protagonizada por una familia que tenía una fábrica de sanitarios. Teníamos ganas de contar algo más interno, emotivo e Ignacio tuvo la idea de una madre que, de repente, se empieza a hacer más chiquita, literalmente. Lo usamos como disparador y es el título que le quedó”, cuenta Schapira.

“Mamá está más chiquita”

Cuando se pusieron a trabajar en aquella ocurrencia, se dieron cuenta de que había una vuelta de tuerca interesante: en realidad, se encogía ante la mirada de alguien. Alguien que percibiera las cosas de manera tal que pudiera llegar a notar que esa madre se estaba achicando cuando, en verdad, le estaban sucediendo cosas que eran bien de este mundo y no de la imaginación de uno de sus hijos. “Ahí empezamos”, recuerda Juan Pablo. “En el taller empezamos a escribir juntos, a modo de diálogo y siempre bajo la mirada atenta de los tutores del seminario”.

Protagonizada por una madre, sus tres hijos, el novio de la hija y la madrina de otro de los hijos, “Mamá está más chiquita” cuenta una historia de vínculos familiares donde una situación ante los ojos de Diego, uno de los hijos, a quien por cómo ve la vida se le presenta una situación de quiebre. Ese quiebre modificará la vida de la madre, la de sus hermanos y la suya misma. “Siento que lo que queremos contar es cómo la ternura nos saca siempre adelante. Ante la adversidad, la ternura, el amor, también la magia en algún sentido, hacen las cosas más llevaderas”, revela Schapira, cuidando de no spoilear demasiado la trama.

“Elegimos el musical porque es el lenguaje que más nos gusta y el que mejor conocemos”, asume el autor de la pieza. “Sentimos que siempre que aparecen las canciones la historia que estamos contando se engrandece, asume otra dimensión”. Estéticamente, es una obra de teatro de texto donde las canciones le agregan un componente emocional. Cuando no están las canciones la puesta en escena es de tono realista. En este sentido, no es un musical en el sentido clásico del género. Es una obra con una banda en vivo que musicaliza las acciones. “Es una obra muy relacionada al musical contemporáneo, que a mi me gusta, de Broadway”, revela Schapira. “Una especie de pop rock melódico. Las coreografías no son en el sentido estricto del musical clásico, son coreografías pensadas para actores, muy puntuales, no es que de repente aparece la música y todos se ponen a bailar. Los personajes cantan mucho más de lo que bailan”.

Coautor de las letras junto con Olivera y autor de la música y de los arreglos vocales y musicales, para Schapira la música funciona en esta obra como una banda sonora que entra y sale de la acción como sucede con la música incidental en el cine. La banda en escena incluye un chelo que, en palabras de Schapira, “tiene una expresividad tremenda y le agrega un color melancólico”; una batería, un piano que él mismo toca y entre el chelista guitarrista se alternan para tocar el bajo.

Hablemos del teatro off porteño

¿Qué es el off como escena? En contraposición al teatro comercial reunido en la célebre calle Corrientes, podríamos decirlo así: el off es al teatro lo que el indie es para la música. “El off es un espacio donde la creatividad y la búsqueda artística pueden encontrar su máxima expresión”, lo define Juan Pablo Schapira. “Es una combinación donde la restricción presupuestaria potencia la fuerza creativa. De alguna manera, con menos herramientas se puede contar algo más genuino o comprometido”.

Se está en el off por elección, sostiene Schapira pero se desmarca de aquellos que se plantan y dicen elegir el off como lugar de resistencia o de expresión. “En realidad, el off es el lugar donde encontré mi camino y es el lugar que hoy me permite expresarme”.

El compositor roquense afirma que el off atraviesa una “abrumadora” variedad de oferta de teatro musical. “La cantidad de musicales originales que se estrenaron por año es sorprendente”. Y medio en serio, medio en broma, le apunta directo al teatro comercial: “¡Los productores no ponen plata en el teatro musical argentino! (risas)”. Más conciliador, se despide con un deseo: que los productores apuesten a los autores nacionales de teatro musical.

Funciones en Roca y Cipolletti

Las funciones serán el miércoles próximo a las 20 y 22 en el auditorio “Ciudad de las Artes” (Rivadavia 2263), Roca. Entrada: $500 (20% de descuento con Club Río Negro).

En Cipolletti estará el jueves 21 de este mes, a las 22, en el Hotel y Casino del Río (Ruta 22 km 1216). Entrada: $550 (20% de descuento con Club Río Negro). Las localidades se pueden adquirir online en bit.ly/entradascipolletti o en boletería.

Ficha técnica

Libro y letras: Ignacio Olivera

Música y letras: Juan Pablo Schapira

Dirección: Marcelo Albamonte

Dirección musical: Juan Pablo Schapira

Actúan: Déborah Turza, Tomás Wicz, Paloma Sirvén, Nahuel Quimey y Beatriz Dellacasa

Banda en vivo: Franco De Paoli, Martín Rodríguez, Juan Ignacio Unzurrunzaga, Juan Pablo Schapira

Vestuario: Marisol Castañeda

Escenografía: Lucila Rojo, Gastón Segalini

Diseño original de luces: Samir Carrillo, Caio Senicato

Arreglos vocales: Juan Pablo Schapira

Asesoramiento coreográfico: Diego Bros

Asistencia de dirección: Augusto Moreno

Asistencia de vestuario: Claudia González

Comunicación: Maylén Sandoval

Diseño gráfico: Martín Bayne

Obra ganadora de la Bienal Arte Joven 2017 en Teatro Musical.

Nominada a Mejor espectáculo musical en los premios Luisa Vehil 2018.

Nominada a Mejor Actuación Protagónica Femenina (Déborah Turza) en los premiso Hugo 2017-18


Comentarios


Juan Pablo Schapira regresa con “Mamá está más chiquita” a Roca y Cipolletti