La justicia de Río Negro zanjó la disputa por las cámaras Gesell en Neuquén: son inválidas

 El STJ también puso el foco en la actuación de la defensora de menores. La resolución marca un precedente en la provincia.

El caso de la cámara Gesell inválida llegó al Superior Tribunal de Justicia (STJ) que rechazó el recurso del Ministerio Público Fiscal. Con esta resolución, el legajo se encamina hacia un segundo juicio casi con un resultado cantado: la absolución del imputado. En este nuevo análisis se puso el foco en el rol de la defensora de menores, cuya participación es casi testimonial con una simple adhesión.


La defensoría de menores entró en la polémica de las cámaras Gesell que se hacen en Neuquén – a criterio de las y los jueces de Río Negro – sin respetar las garantías constitucionales. Por ese motivo, en la Cuarta Circunscripción los testimonios de niños, niñas y adolescentes víctimas de delitos sexuales que se toman en la capital neuquina, en esas circunstancias, son inválidos.


Los límites son difusos entre las dos provincias y muchas cuestiones penales quedan en un gris respecto a las jurisdicciones. Por ejemplo, algunos delitos que se cometen en Las Perlas, Villa Manzano, Contralmirante Cordero e incluso Cinco Saltos se denuncian en Neuquén y a la inversa.


En la cuarta circunscripción con asiento en Cipolletti hubo dos casos: uno de Cinco Saltos y otro de Villa Manzano. Los abusos ocurrieron en territorio Río Negro pero las denuncias se efectuaron en Neuquén y allí se hicieron los primeros procedimientos, entre ellos las cámaras Gesell.


Se trata de un dispositivo para escuchar el testimonio del niño, niña o adolescente víctima o testigo de un delito. Neuquén y Río Negro aplican protocolos distintos, aunque Río Negro está en línea con los estándares de Unicef y otros organismos internacionales. El año pasado el STJ dictó una acordada para unificar el procedimiento.


Mientras que en Neuquén, en uno de los casos la Gesell se hizo sin juez y sin defensor, en Río Negro se realiza primero una audiencia de admisión ante el juez o jueza de garantías y después la entrevista propiamente dicha con todas las partes y la participación de un magistrado. Siempre interviene un profesional de la psicología.


Un fallo del Tribunal de Impugnación declaró inválidas las Gesell de Neuquén por considerar que sin la presencia del juez y del defensor del imputado se violan garantías constitucionales. En pocas palabras, la Gesell de Neuquén no sirven para el sistema procesal de Río Negro.

Después del Tribunal de Impugnación, el fiscal Gustavo Herrera llevó el caso al STJ pero el máximo tribunal rechazó el recurso. Allí se puso el foco en el rol de la defensora de menores, otro tema candente en el mundillo judicial rionegrino.


El tema es así: las defensoras de menores intervienen en todas las causas en las que personas menores resultan víctimas o acusados de delitos. En Cipolletti, las dos defensoras se repartían el trabajo: una para las víctimas, otra para los imputados. La de los imputados es la que menos trabajo tiene porque solamente hay diez legajos con menores imputados en la Cuarta Circunscripción.

Esa funcionaria se jubiló y, mientras se cubre el cargo por concurso, el defensor general Ariel Alice le otorgó la subrogancia a un defensor penal de adultos: Juan Pablo Piombo, quién además está concursando en Neuquén. De hecho tiene muchas chances de obtener el cargo.


El tema fue polémico porque el defensor de adultos no tiene la especialidad y esa subrogancia representa en su sueldo un extra que supera el millón de pesos. La defensora de menores víctimas, por el Código Civil y Comercial de la Nación, ejercen una representación complementaria.

En criollo, salvo que haya intereses en controversia entre los progenitores de ese menor, solo adhiere al dictamen fiscal. En criollo doble: solo va a los juicios a adherir: es lo que ocurre prácticamente en todos los juicios.

El STJ puso el acento en el último fallo en el que las partes se sacaron chispas por la validez de la cámara Gesell. El fiscal Gustavo Herrera y el defensor Pablo Barrionuevo desplegaron todos sus recursos procesales y normativos. Y la defensora de menores únicamente “adhirió” al Ministerio Público.

El escrito de la señora Defensora de Menores e Incapaces es de mera adhesión, por lo que tampoco permite entender superadas las deficiencias de la impugnación principal”, advirtió el STJ en un duro llamado de atención que también puede salpicar al defensor general.

Con este fallo, el juicio tiene que hacerse de nuevo, con las mismas pruebas pero sin la Gesell. Es casi la crónica de una muerte anunciada para el acusado de abuso, que ya fue absuelto.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora