Crimen en Senillosa: «mi hermano es un laburante»

La familia de Alfredo Martín López Boudet salió en defensa del único detenido por el homicidio de Juan Guillermo Sepúlveda.

Redacción

Por Redacción





«Yo no sé si mi hermano fue o no fue, eso es cuestión de los abogados y los jueces. Lo que sé es que mi hermano es un laburante que se levanta a las seis de la mañana, y la persona que murió es un delincuente».

Así se expresó Rodolfo López Boudet, hermano de Alfredo Martín López Boudet (44), detenido con prisión preventiva por el homicidio de Juan Guillermo Sepúlveda (25) ocurrido en Senillosa el 18 de octubre pasado.

Afirmó que Alfredo «no es un expolicía, es un administrativo del ministerio de Seguridad», y también lo definió como «un campechano, un laburante».

En cambio, la familia Sepúlveda «sigue hablando en los medios como si fueran angelitos, y hasta pusieron un abogado querellante para seguir sacándole cosas a mi hermano».

Los continuos robos


«Tres veces le vaciaron la casa mientras estaba cuidando a mi padre, que murió en enero, y después le robaron otras dos veces seguidas», agregó Rodolfo. «Le llevaron todo, la heladera, una hormigonera… eso no se lo llevó una sola persona, fueron varios, y pasó a 700 metros de la comisaría. ¿Qué hizo la policía?» -preguntó.

-La fiscalía dice que su hermano tenía otras maneras de resolver el conflicto -le dijo Río Negro.

-Yo no sé si mi hermano lo hizo o no lo hizo, para eso están los abogados y los jueces. A veces está mal cómo actúa una persona, pero hay veces que no controlamos ni la boca y se nos escapa un insulto. Es difícil controlarse -respondió.

También dijo que «mi madre tiene 75 años, es muy conocida y respetada, y está muy angustiada por las cosas que lee en los medios. Está bien, publican la información que les pasa la fiscalía, pero están equivocados. Mi hermano es una persona de bien, comprometido con su comunidad. El sábado hubo una marcha a favor en Senillosa».

La teoría de la fiscalía


La teoría del caso de la fiscalía es que López estaba esperando que Sepúlveda aparezca por su chacra para llevarse un tanque de agua. Cuando lo vio, entre la noche del 18 de octubre y la madrugada del 19, lo persiguió unos 30 metros y le disparó al menos dos veces con una carabina Magnum 22.

El primero de los balazos le dio al joven en la cadera y lo hizo caer, el segundo lo recibió agazapado, le ingresó por la cintura, le recorrió el tórax y llegó al corazón, lo que le causó la muerte.

De qué manera llegó el cuerpo al agua, donde lo encontraron 11 días después, es algo que se ignora por el momento.

El juez Lucas Yancarelli le impuso seis meses de prisión preventiva y otorgó cuatro meses de plazo de investigación.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Crimen en Senillosa: «mi hermano es un laburante»