Logo Rio Negro

La astronomía lo apasiona de niño y este eclipse será el regalo de sus 60

El paso a paso de la preparación de Gastón Groisman para ver el fenómeno astronómico que mañana concentrará las miradas de miles de habitantes de la región. Un momento que recomienda experimentar por su mezcla de ciencia, placer y belleza.

La mitología de su familia dice que de niño Gastón Groisman se despertaba y lo primero que preguntaba era: “¿Hay sol?”. Durante una vida, la razón le demostró que el Sol siempre está. Pero ahora esa verdad ancestral será puesta entre paréntesis. Por dos minutos Groisman vivirá en pleno día que no habrá sol. Un eclipse total lo cubrirá y él lo verá casi desde el patio de su casa. Cree que es el mejor regalo que le podía hacer el universo porque cumplirá 60 años y agradece.

Nació en Buenos Aires, pero a los diez años vino a vivir a General Roca con su mamá médica, oriunda del Valle, y su papá, un publicista porteño. Aquí estudió en la primaria N° 133. Aproximadamente a los cinco años sus abuelos le regalaron una famosa serie de libros de Time Life y al recorrer esas páginas nació su pasión por la astronomía. Hizo el secundario en el Colegio Nacional, donde encontró a algunas profesoras inspiradoras y su interés por la ciencia creció.

Groisman aconseja prepararse para ver diferentes aspectos del eclipse. Un sitio que recomienda para prepararse es:
http://xjubier.free.fr/en/site_pages/solar_eclipses/TSE_2020_GoogleMapFull.html

Estudió astronomía, pero algunas trabas se pondrían en el camino. Rindió el examen de ingreso en la Universidad de Buenos Aires y cuando supo que había desaprobado, la sorpresa fue un trago amargo que no esperaba.

“Mi examen de ingreso apareció como desaprobado y con mamá y papá fuimos a verlo, porque yo sabía que me había ido bien. Descubrimos que estaba aprobado y había sido cambiado. Era algo que pasaba en esos años, una parte de la historia que nadie contó. Lo hacían sobre todo con alumnos del interior, que al desaprobar agarraban sus cosas y volvían a casa”, recuerda.

Así fue que decidió ir a estudiar a Estados Unidos. En Los Ángeles hizo la carrera de Física con especialización en astronomía. Cuando obtuvo su título volvió al país y se casó con su novia de la secundaria. Luego de la boda, se fueron juntos a Canadá a seguir con sus estudios.

Hizo un máster en astronomía y en ciencias de la computación. Gastón explica que la astronomía depende de las computadoras, y el área lo empezó a atraer muy fuerte. Cuando terminaron nació su hija y decidieron pegar la vuelta para instalarse de nuevo en General Roca, donde nació su segundo hijo.

En General Roca no estaba la posibilidad de trabajar como astrónomo, pero el deseo de volver era prioridad. Fue así que se les ocurrió armar un instituto privado de ciencia al que los chicos llegaban a desarrollar sus proyectos. Eso evolucionó con los años y hoy tiene una empresa de web hosting, pero la astronomía siempre estuvo presente. Durante décadas esperó vivir un fenómeno como el que ocurrirá este 14 de diciembre.
Planea agarrar su auto y salir a la ruta. Al pasar Cerro Policía, lo más probable es que pare en el camino y espere el momento, ahí donde no hay nada más que cielo y Tierra.

A todos los que les guste la astronomía, hay mucho para aprender y hacer sin ser un profesional, simplemente con acceso a buena información”.

Gastón Groisman

“Nunca vi un eclipse total de sol. Hay cosas que son fundamentales, el día es día y la noche es noche, y que se haga de noche en pleno día va contra algo que sabés en el lugar más ancestral, en la parte más primitiva de tu cerebro. Esto es lo que me lleva a ver el eclipse: voy a buscar esa sensación que tiene que ver con la psiquis y no con la ciencia. Quiero pararme y ver el lado oscuro de la Luna”, dice.

Una de las cosas que puede perjudicar sus planes son las nubes. Por eso, los días previos Groisman estará atento al servicio meteorológico, para saber donde es probable que esté nublado. La franja de la totalidad es grande y si bien eligió la Línea Sur rionegrina para vivirlo, puede cambiar de planes si es necesario. Quiere estar en el mejor lugar para ver un fenómeno que esperó siempre.

“Es una aventura y la franja en la que se verá será larguísima. En todo el país podrán verlo, aunque no todos lo verán de manera total. Vamos a ver como el disco de la luna se come el disco de sol. Si estás en la franja, la luna lo tapará totalmente. En la mitad de la franja durará unos dos minutos”, dice.

En esos dos minutos, sostiene que se pueden ver miles de cosas interesantes. Groisman las enumera con entusiasmo. Sugiere prestar atención alrededor de la Luna: cuando esté tapando el sol, se verá la corona. También será interesante ver alrededor, porque los animales van a reaccionar como si se hiciera de noche. Por otra parte, antes de la totalidad, se ha reportado que se ven franjas de luz y sombras, como una cebra, que son visibles.

La invitación a verlo es para todos.
Sostiene que la astronomía es una de las ciencias en la que el aficionado más puede contribuir. Muchos descubrimientos se realizaron a través de contribuciones de aficionados que tienen equipamiento muy avanzado.
“Estás sentado en un cono de sombra y todo el cielo, a 360 grados, se verá más brillante -anticipa-. Verás por donde llega la sombra y por donde se va. No estamos acostumbrados a algo así y hay que estar atento a cada cosa, porque desafía todos nuestros preconceptos. Lo más importante es esa mezcla de ciencia, placer, belleza y algo nuevo. Un momento que se debe experimentar y hay que vivir”.

La fuerza del deseo


A los 12 años Gastón Groisman quiso que le compren su primer telescopio. Sus padres no sabían de donde sacarlo, pero lo motivaban y lo ayudaron. Primero compró un telescopio que era muy malo y después lo hizo él mismo con material que consiguió en una óptica. Ahora lo tiene un amigo en Los Menucos que pasará a saludar cuando vaya a ver el eclipse.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La astronomía lo apasiona de niño y este eclipse será el regalo de sus 60