La causa del periodista envenenador quedó a un paso de ir a juicio

Su novia y el hijo de ella murieron al beber cianuro, que les suministró con el engaño de que era “agua bendita”. El fiscal pidió la elevación y dijo que “hubo un claro accionar premeditado”.



1
#

El periodista y docente celaba al hijo de su novia.

2
#

Alejandra Párraga y Amir de 2 años, las víctimas.

Un fiscal salteño pidió ayer la elevación a juicio de la causa que se sigue al periodista y docente acusado de haber envenenado con cianuro a su novia y al hijo de ésta, de dos años, y en su requerimiento destacó que “hubo un claro accionar premeditado” del autor del hecho, quien intentaba deshacerse del niño.

Las pruebas reunidas a lo largo de la investigación por el fiscal penal Ramiro Ramos Ossorio le permitieron pedir al juzgado de Garantías interviniente que se giren las actuaciones al Tribunal de Juicio para que Franco Gaspar Cinco (27) sea juzgado.

Al hombre se le imputan los delitos de “homicidio simple en grado de tentativa” en perjuicio de Amir Párraga (2) por un hecho anterior a su crimen; “homicidio calificado por el medio empleado –veneno–”, también en perjuicio del nene y “homicidio doblemente calificado por la relación de pareja y por el medio utilizado”, en perjuicio de la estudiante de Nutrición Alejandra Ximena Párraga (26), todo ello en concurso real y en calidad de autor material.

El hecho ocurrió el 5 de junio último, cuando Cinco llegó a la casa de Párraga, situada en Gorriti al 400 del barrio Villa Cristina, de la capital salteña con una botella que supuestamente contenía agua bendita destinada al pequeño, que estaba enfermo.

Al ingerir el líquido, el niño entró en shock y murió momentos después, cuando era atendido en un sanatorio privado, mientras que su madre, que también tomó contacto con el líquido cuando le hizo respiración boca a boca, falleció unos minutos después, en el hospital San Bernardo.

Los estudios forenses determinaron que madre e hijo murieron como consecuencia de la ingesta de un compuesto que contenía “ácido cianhídrico”.

En la hipótesis criminal que terminó con la vida de Alejandra y su hijo, el fiscal señaló que el imputado “aprovechó” la relación de confianza obtenida a partir de la relación sentimental que había iniciado con la madre del nene.

El acusado no aceptaba que su novia le preste mayor atención al niño, por lo que trató de matarlo durante una visita realizada días previos al dique Cabra Corral, hecho por el cual se le amplió la imputación penal por el delito de “tentativa de homicidio”.

Según lo expuesto por el fiscal, Cinco planeó envenenar al hijo de su pareja y, para poder hacerlo, ideó darle de beber “agua bendita” que él mismo le proveyó.

El líquido estaba en una botella, de color violeta, en la que había diluido el veneno.

Sobre el deceso de las víctimas, el fiscal señaló que la causa de muerte de Amir fue “intoxicación con ácido cianhídrico”, mientras que la muerte de su madre fue producida por “edema agudo de pulmón no cardigénico secundario, a contacto con ácido cianhídrico”.

Entre las pruebas reunidas contra el imputado, el fiscal resaltó varios chats de conversación que mantuvo con amigos, en los cuales siempre fue inequívoco en su plan para sacar a Amir de la vida de Alejandra.

En tanto, del contenido de los diálogos entre el imputado y la víctima “no se advierte de ninguna manera que la joven tuviera conocimiento acerca de las intenciones del imputado de quitarle la vida a su hijo”.

En este marco, el fiscal fue contundente al sostener que Gaspar Cinco “actuó de manera premeditada e intencional” y concluyó que “actuó con dolo directo al causar la muerte del niño, y con dolo indirecto al provocar la muerte de su pareja, a quien deliberadamente colocó en situación de víctima adicional o secundaria”.

Ramos Ossorio aclaró que el contenido de la botella en la que supuestamente había “agua bendita” procedente de la Catedral, se trataba en realidad de un compuesto que el mismo imputado preparó a partir de un envase con la leyenda “Biopack-Potasio Cianuro”, de 500 gramos, adquirido en un local comercial de venta de sustancias e instrumentos para laboratorios, de calle 12 de Octubre al 700. El fiscal indicó que la propietaria del local reconoció a Cinco como la persona que se presentó en su negocio y adquirió dicho envase.

En las conversaciones que mantuvo con amigos en chats, Franco Gaspar siempre fue inequívoco en su plan para sacar

a Amir de la vida

de Alejandra.

“Franco Gaspar actuó con dolo directo al causar la muerte del niño, y con dolo indirecto al provocar la muerte de su pareja”,

sostuvo el fiscal Ramiro Ramos al presentar

las pruebas.

Datos

En las conversaciones que mantuvo con amigos en chats, Franco Gaspar siempre fue inequívoco en su plan para sacar
a Amir de la vida
de Alejandra.
“Franco Gaspar actuó con dolo directo al causar la muerte del niño, y con dolo indirecto al provocar la muerte de su pareja”,

Comentarios


La causa del periodista envenenador quedó a un paso de ir a juicio