La CEB inicia un nuevo ciclo, con presidente opositor

El martes se reúne la asamblea de delegados para nombrar a los nuevos consejeros, entre los que se impone Carlos Aristegui (lista Blanca) como nuevo titular de la cooperativa de Bariloche. Hay preocupación por el resultado negativo del balance.



Carlos Aristegui es el nuevo presidente de la CEB. Archivo

Carlos Aristegui es el nuevo presidente de la CEB. Archivo

Los representantes de la lista Roja y la lista Blanca, que ganó por amplio margen las últimas elecciones, llegaron a un acuerdo para designar como nuevo presidente de la CEB al consejero de la oposición Carlos Aristegui.

Sin embargo quedan varios detalles por resolver y todavía no hay un acuerdo definitivo, que debería llegar antes de la asamblea ordinaria de delegados, convocada para el próximo martes.

El Consejo de Administración es el que debe definir los cargos de conducción. Cada uno de los sectores tienen cinco representantes en ese cuerpo y están obligados a negociar.

La presidencia es clave por la jerarquía en sí misma pero también porque desempatará futuras votaciones. La Blanca hizo valer su reciente triunfo electoral con el 61% de los votos, que le garantizó además mayoría propia en la asamblea.

Aristegui dijo ayer que hubo varias reuniones entre las partes pero “no hay acuerdo todavía” para la conformación completa del comité ejecutivo, que se conforma con el presidente, el vice, el secretario y el tesorero.

Aseguró sin embargo que los rojos “aceptan dejar la presidencia” en manos de la oposición. Con alguna reticencia por cierto compromiso de guardar reserva, el actual secretario de la CEB (blanco) Alejandro Pozas, terminó por admitir lo mismo.


Dos espacios


La lista Blanca sostiene que le corresponden dos lugares en el comité (la presidencia y la tesorería, para la cual postula a Luis Barrales) y la Roja deberá quedarse con la vicepresidencia y la secretaría, sin mucho margen para plantear otra cosa.

Aun así persiste el recelo mutuo y la convivencia futura podría enrarecerse, por ejemplo, en el caso de que el último balance sea rechazado por la asamblea del martes.

Aristegui dijo que realizan en estos días un análisis pormenorizado de los números y pidieron mayor información. Esa tarea es encabezada por el consejero electo de la Blanca Jorge Rojas.

Según el futuro presidente, la lista opositora valora “que la CEB no arrastre endeudamiento bancario”, como ha resaltado una y otra vez la conducción saliente. Pero dijo que el quebranto de 231 millones de pesos del último ejercicio es un problema serio y la cooperativa necesita recortar gastos para superar ese trance.

La lista Blanca tiene decidido poner la lupa en la nómina de personal. Aristegui señaló que la conducción de las empresas asociadas será ejercida en adelante por los consejeros y no por empleados “políticos”.

No negó que puedan promover “desvinculaciones”. Dijo que en un listado al que tuvieron acceso y que todavía deben examinar mejor “hay 20 ó 30 personas de las cuales no está clara la contraprestación laboral”.

Para Aristegui, allí hay un punto delicado a resolver. “No sabemos qué hacen y en razón de qué cobran -afirmó-. Hay averiguaciones en marcha y con todos los elementos se tomará una decisión. Indemnizarlos es una posibilidad. Si es necesario se hará eso. La cuestión no se analiza sólo desde lo económico, por lo que cobran, sino desde el rendimiento de esas personas”.


Temas

Bariloche CEB

Comentarios


La CEB inicia un nuevo ciclo, con presidente opositor