Personajes Yo Como

"La cocina patagónica es tendencia", dice Rapretti, uno de los que más sabe de cocina de mar en el país

Acaban de premiarlo por su proyecto de cocina, que consiste en generar un producto turístico gastronómico.

El proyecto “En mis fuegos, cocina con identidad” del cocinero residente en Puerto Madryn Gustavo Rapretti es uno de los tres finalistas de la segunda edición del Prix de Baron B, Editión Cuisine que eligió para este certamen el pescado como producto emblema.

Tanto Rapretti como los otros dos finalistas de la segunda edición del Prix de Baron B, Editión Cuisine, Javier Rodríguez dueño y cocinero del restaurante El Papagayo en la ciudad de Córdoba y Santiago Blondel con su proyecto “Gapasai Restó” proveniente de las sierras cordobesas participaron con diferentes propuestas y fueron seleccionados a través de un prestigioso jurado conformado por Mauro Colagreco, Mitsuharu “Micha” Tsumura, Martín Molteni y Marina Beltrame, quienes se reunieron días atrás para analizar los más de 70 proyectos que se inscribieron para esta nueva edición.

A través de este premio se quiere reconocer anualmente la excelencia de los mejores proyectos gastronómicos del país, destacando a quienes están generando un cambio en su entorno y aportando a la gastronomía argentina. Este año el pescado es el protagonista principal de la receta que los cocineros debieron presentar acompañando sus proyectos.

El 11 de julio, con un gran final en Buenos Aires, se dará a conocer al ganador de la 2da edición del Prix de Baron B – Édition Cuisine.

En medio de las idas y vueltas entre ferias, festivales y remodelaciones en su restaurante Rapretti atiende desde Madryn.

¿Qué significa para vos llegar a esta final en la segunda edición del PRIX BARON B editión Cuisine ?

Es un gran honor estar entre los tres finalistas. Es un premio que también se da por una trayectoria, por un proyecto. Este es mi proyecto de cocina que consiste en generar un producto turístico gastronómico, con la creación del festival “Madryn al plato” y sobre todo esto de trabajar con los pescados.Yo asesoro empresas grandes de cerca de dos mil empleados donde hay comedores que pasaron de comer una vez por semana pescado a hacerlo tres veces por semana. Soy un estudioso de las corrientes marinas desde las Islas Malvinas y he reemplazado el salmón rosado que está tan cuestionado por su alimentación. Yo trabajo con el 90% de pequeños productores y generamos productos como sales, algas, mariscos, pescados con la idea de llevarlos a varios festivales. Y con mi restaurante genero una cocina diferente donde se aprende a como cocinar y comer pescado. Estamos fortaleciendo la cultura gastronómica sobre todo en la niñez, no trabajo frituras, no cocino con crema sino productos directamente al fuego. me siento halagado con estar entre los tres mejores proyectos de todo el país.

Este año el producto elegido es el pescado, ¿crees qué corres con ventaja?

Para nada. Compito contra grandes cocineros. Uno con tararira y otro con trucha donde tenemos que imponer este producto sobre un consumo casi de 200 kilos anuales de carne vacuna per cápita en Argentina.

¿Estás convencido de que el concepto de cocina patagónica está arraigado?

Creo que es un concepto que está creciendo muchísimo. Creo que hoy hay varios cocineros patagónicos que marcan tendencia. Lo que hacemos se trata de una cocina idónea por el lugar donde estamos, por las experiencias que vivimos y la relación con los productores.Sabemos de donde salen los productos, los estudiamos, vivimos en carne propia cuando falta materia prima por diversas dificultades. Lo vivimos fuerte. Patagonia está teniendo una identidad de territorio.

¿Por qué crees que consumimos poco pescado?

En primer lugar porque somos un país ganadero y carnívoro, luego hay una serie de factores que hacen a el hábito. Desde la logística, falla la distribución, la cadena de frío y la idea que tenemos en líneas generales desde chico con el consumo de pescado. Hay cosas que no sabemos. No sabemos cuando viene fresco, cuando se tiene que consumir, cuando no se tiene que consumir.


Comentarios


Más Especiales

"La cocina patagónica es tendencia", dice Rapretti, uno de los que más sabe de cocina de mar en el país