La comunidad judía advirtió de un rebrote antisemita



BUENOS AIRES.- La comunidad judía en Argentina aprovechó la conmemoración del Día en Memoria de las Víctimas del Holocausto para denunciar una “ola de antisemitismo” en el marco de los actos de protesta por su incursión en la Franja de Gaza.

En un acto llevado a cabo a las puertas de la AMIA, Sergio Burstein, miembro de Familiares y Amigos de las Víctimas del atentado a la mutual, exigió al gobierno que “actúe y termine con esta ola de antisemitismo”.

Durante el acto, el embajador de Israel, Daniel Gazit, advirtió que “hay otros intereses que se mezclan en estos temas y muchas veces se alienta el odio sin saber de qué se habla”.

Más tarde el titular de la DAIA, Aldo Donzis, consideró “inconcebible” que el gobierno niegue el recrudecimiento de una “campaña antisemita”.

La reacción buscó rechazar los actos encabezados por el dirigente Luis D´Elía, representantes palestinos y partidos de izquierda ante la embajada de Israel a partir de los ataques a Gaza. A su vez, la agrupación Convergencia Socialista realizó esta semana escraches ante empresas que atribuyeron a “capitales sionistas”.

La respuesta oficial llegó por la tarde. Con motivo del acto por el Día en Memoria de las Víctimas del Holocausto, el ministro de Justicia, Aníbal Fernández, advirtió ayer que el gobierno no permitiría “que se levante la voz contra ninguna minoría de argentinos”.

“El país no es antisemita, aunque haya unos pocos, que siempre hay y los habrá, que tengan esa actitud desafortunada”, agregó. A su vez, el canciller Jorge Taiana, dijo que “la sociedad argentina constituye un ejemplo de convivencia y tolerancia entre todos los credos y tradiciones y todos estamos fuertemente comprometidos a que así siga siendo”. Donzis se mostró luego conforme con la reacción oficial y aseguró que la respuesta de Fernández “es lo que la sociedad argentina esperaba”. Agregó que “los medios difunden arengas antisemitas en concentraciones callejeras que dicen que irán a buscarnos a las empresas y oficinas y ya comenzaron: encapuchados, armados de palos fueron a la sede de la AMIA, el mismo centro que fuera destruido por los terroristas”.

La comunidad judía había reaccionado con un repudio generalizado ante las fuertes críticas que incluyeron las marchas contra los ataques de Israel.

En especial, los dirigentes rechazaron las expresiones lanzadas en los actos realizados frente a la Embajada de Israel y a los escraches a personalidades e instituciones judías, como el que sufrió el empresario Eduardo Elsztain frente al Hotel Intercontinental, de su propiedad.


Comentarios


La comunidad judía advirtió de un rebrote antisemita