La condenaron por robar camperas y un celular

#

La policía realizó un allanamiento en el barro Don Bosco.(Foto: Archivo Juan Thomes. )

La policía detuvo esta tarde a Jéssica Soazo por violación al régimen de prisión domiciliaria. La joven debe cumplir una pena de tres años y cuatro meses, al ser declarada culpable del robo de camperas y un celular bajo la modalidad de mechera.

Soazo se encontraba alojada en un domicilio del barrio La Sirena y la justicia ordenó un allanamiento en el barrio Don Bosco, donde había mudado sin autorización.

Fue detenida por personal de la comisaría 17 y alojada en la sede de la comisaría 16.

Se encontraba con domiciliaria porque, cuando fue en el 2015, acabada de tener un hijo.


NEUQUÉN (AN).- Jéssica Soazo (21), que el lunes casi fue linchada por los vecinos de la toma La Familia, fue condenada ayer a tres años y cuatro meses de prisión efectiva por asaltar el mes pasado a una joven a quien le robaron un celular y dos camperas. Soazo, cuya familia es conocida como los Bin Laden, cumpliría la pena en prisión domiciliaria dado que hace poco más de un mes dio a luz. Pero su defensor, Alfredo Ferreyra, planteó que no podrá ser en su domicilio dado que esa casa fue incendiada y prácticamente demolida por los vecinos. La condena se dio por medio de un acuerdo arribado entre el fiscal Maximiliano Breide Obeid y el defensor, que homologó la jueza Ana Malvido. Es de cumplimiento efectivo a raíz de que en diciembre del año pasado la joven había sido condenada a tres años en suspenso, luego de que fracasara el tratamiento al que fue sometida por las causas que registraba cuando era menor de edad. La nueva pena engloba a la anterior dado que si bien Soazo cometió esos hechos siendo menor, la pena fue impuesta ya como mayor. En la audiencia de ayer se supo que la muchacha de 21 años no sabe leer ni escribir y que cometió el asalto por el que fue condenada a apenas nueve días de haber dado a luz. El hecho en cuestión ocurrió el 4 de octubre pasado en Pelagati y Copahue en donde una muchacha que volvía de votar fue abordada por Soazo y un muchacho que podría ser su hermano menor. Mientras el joven le apuntaba con un arma, Soazo le sacó el celular y dos camperas a la víctima, elementos encontrados en su domicilio cuando se lo allanó dos días después. De hecho el caso se esclareció cuando la víctima recuperó su celular y se percató que tanto Soazo como su hermano y la novia de este se había fotografiado y filmado usando las camperas robadas y exhibiendo armas de fuego, algunas de las cuales no fueron encontradas.


Comentarios


Detuvieron a una mujer que violó la prisión domiciliaria