Bodegas Yo Como

La consagración del Festival Yo Como

Editorial "Río Negro" y la bodega Humberto Canale crearon el mejor "blend" con la gastronomía, alimentación, producción, historia, cultura y espectáculo regional.

La tercera edición del Festival Yo Como acaba de consagrarse como una de las fiestas más sólida e integral de la gastronomía patagónica. No solo por los miles de asistentes que concurrieron al evento el último fin de semana a la bodega Humberto Canale sino por la curaduría de su contenido y organización que se tradujo en una increíble experiencia.

Mejor “blend” no podían haber creado la bodega centenaria y editorial “Río Negro”, más el auspicios de gobiernos, instituciones y organismos de la región, que sumaron esfuerzos a esta realización.

Juliana López May y Mauricio Couly brindan por el encuentro. Fotos: Emiliana Cantera y Gonzalo Maldonado

La clave del éxito también puede encontrarse en la convergencia de gastronomía, vitivinicultura, historia, cultura, espectáculo y entretenimiento. En este sentido, la intervención de la Fundación Cultural Patagonia y el Instituto Universitario Patagónico de las Artes fue decisivo. Sus profesionales deslumbraron -una vez más- con sus actuaciones. Es por ello que no faltó el jazz, la música clásica, el tango y el rock en ninguna de las dos jornadas. Tampoco los espectáculos infantiles, las canzonetas italianas, las estatuas vivientes y los cortos proyectados en el cine al aire libre. Diego Frenkel la rompió. Noe Dykstra fascinó. El grupo Dixieland tocando por las callecitas del festival impactó positivamente. El aire de fiesta, de este modo, no se perdió en ningún momento.

"Amasando prejuicios": Juan Labaké, Mateo y Federico Domínguez Fontán, tres maestros pizzeros de nivel internacional. Un show para la emoción.

Acercar a las personas a una cocina rica, simple y atractiva fue la misión de Juliana López May, Felicitas Pizarro, Juan Braceli, Javier Labaké con Mateo, Federico Domínguez Fontán, Sebastián Mazzuchelli, Diego Bussa, Roberto Montiel, Hugo Betanzo, Mauricio Couly, Juan Carlos Izaguirre y Carlo Puricelli, entre otros.

Miles de entusiastas del buen vivir durante todo el fin de semana, en el Festival.

El fuego es hipnotizante. Para Juan Solorza es un rito. Desde la elección de la carne a asar, la búsqueda de la leña, hacer el adobo, determinar la ubicación de la carne, estar atento al cambio de viento, estar pendiente de la cocción. Fuego medio o medio bajo al comienzo y fuego un poco más fuerte al final para lograr la caramelización de la proteína. Esta ceremonia estuvo presente todo el finde en el área de fuegos donde Juan instaló su domo. Y acercarla a los paladares jóvenes y adultos fue un acierto.

Tomás Reike, gerente general de editorial "Río Negro", y Guillermo Barzi Canale brindan por el encuentro de dos empresas centenarias en un megaevento gastronómico y cultural.

El festival no solo giró en torno a alimentarse y cómo alimentarse. Las clases de especialistas en cómo cultivar en la ciudad o cómo hacer un huerto en casa fueron un éxito de convocatoria en el área de la Pérgola. “Tener un huerto es como hacer yoga: ahí podemos cultivar la paciencia, conectarnos con los ciclos de la vida”, resumió una participante. La clase de los miembros del INTA sede Alto Valle duró una eternidad porque la gente no se iba, quería saber más, compartir experiencias.. Indudalmente hay saludables cambios en los estilos de vida de estos tiempos. El Copade, por su parte, se cansó de regalar su segunda guía de cultivo urbano a los asistentes de la charla. La publicación es una verdadera joya para escuelas, organizaciones sociales e interesados en cultivar en casa los productos para cocinar.

El escenario del festival fue otro gran acierdo. No podía haber un lugar más adecuado que la bodega Humberto Canale para compartir el espíritu de Yo Como, la sección de gastronomía de rionegro.com.ar. Ese aire de pueblito de fiesta con sus mejores galas, con las visitas guiadas por los viñedos, la bodega y el museo nos recordaron a todos que el espíritu de los pioneros siguen siendo un excelente faro para no perder el sueño de progreso a través del trabajo duro y la producción. “Para nosotros hay un antes y un después de este festival”, comentó el líder de la firma, el ingeniero Guillermo Barzi Canale, rodeado por sus hijos, los encargados de seguir con el legado. Es que abrir las puertas de esta casa a la comunidad toda de Neuquén y Río Negro es una invitación imposible de desaprovechar.

Otros de los momentos de alto disfrute lo protagonizó Diego Frenkel, que actuó con el Grupo de Rock de la FCP.

Los productores merecen un párrafo aparte. Que la gente tenga la posibilidad de interactuar con aquellos creadores de nuestra tierra posibilita conocer, de primera mano, la calidad de los productos que se usan en casa. Por qué son premium, sustentables, orgánicos, naturales y saludables fueron las inquietudes de la gente que amablemente fueron respondidas. Uno de ellos, Darío Castro que cultiva trufas en Choele Choel junto a su padre emocionó a más de uno con su experiencia en Valle Medio. Alto, delgado, de una humildad honesta, es la contracara del emprendedor exitoso que estamos acostumbrados a ver. Su lección: con trabajo arduo y sin ansiedades se puede llegar a los sueños. Los aplausos no se hicieron esperar.

La logística del evento requirió un ejército de profesionales y trabajadores en la previa y en la realización. El compromiso del personal de ambas empresas más los tercerizados fue contagioso. No hay otra: si las cosas no se hacen así imposible lograr la excelencia.

Canzonetas italianas en el patio de las exquisiteces dulces.

Por un tiempo más los ecos de este multitudinario seguirán resonando. Y está bueno que así sea. Porque la gastronomía, la producción, la historia y la cultura de nuestra región así lo necesita. ¡Salud!

El editor de Yo Como

La tribu motoquera no podía faltar. La llegada de ellos no pasó desapercibida. Brindaron otra postal del festival.


Comentarios


Más Especiales

La consagración del Festival Yo Como