La Corte y el hilo indivisible que une a los peronistas



La decisión de la Corte Suprema de reclamar el expediente de la causa por irregularidades en la obra pública en Santa Cruz responde a un pedido de la defensa de la Cristina Kirchner para que se revisen cuestiones de carácter procesal en la investigación. El ánimo de la Corte parece estar fundado en la necesidad de evitar eventuales pedidos de nulidad en el expediente sobre los que ha avanzado ya incontables veces esa misma defensa. La consecuencia más probable es sin embargo que postergue el comienzo del juicio oral, previsto para el próximo martes 21, el primero al que debe hacer frente la expresidenta. Es un aporte inestimable en las vísperas del lanzamiento de su candidatura.

La resolución de la Corte congelaría así el trámite de una de las principales causas de corrupción contra la senadora en un momento de definiciones políticas en la oposición. 

Cristina Kirchner volvió al debate público después de meses de silencio con la presentación de su libro de memorias y recuperó la centralidad del escenario político. Cuando falta menos de un mes para que venza el plazo para la presentación de las alianzas electorales, la expresidenta regresó además al PJ, después de años de ausencia, y propuso el armado de un gran frente electoral para darle pelea a Macri.

La foto de la expresidenta con la dirigencia justicialista -alineada desde hace tiempo con ella- ha proyectado, como ya ocurrió otras veces, una idea de unidad peronista por el momento incomprobable. En la otra vereda, el peronismo federal  que administra el senador Miguel Pichetto busca consolidar un espacio alternativo y avanzar en la elección de su candidato tras el resonante triunfo electoral del gobernador Juan Schiaretti en Córdoba.

Veremos una dura lucha en los próximos días entre los dos sectores por conseguir el alineamiento de los gobernadores peronistas, los dueños del poder territorial y pieza clave en la definición de quién hegemonizará la oposición al macrismo en octubre. Será una interna antes de la interna.

Hay sin embargo un hilo indivisible que une a los dos sectores antagónicos del ordenamiento tradicional del peronismo y pasa precisamente por la situación judicial de Cristina Kirchner. Pichetto, su némesis en el Senado, y el bloque del PJ han sido al mismo tiempo – lo siguen siendo-  la principal garantía para la preservación de los fueros de Cristina y con ellos, de su libertad. Ya lo hemos visto sobradamente en el caso del expresidente y también senador Carlos Menem. Es un límite que hasta el momento ha sido imposible de franquear para los jueces.

La Corte Suprema, un cuerpo florentino y de una textura incuestionablemente política, parece tener una perfecta comprensión acerca de cómo funciona esa dinámica interna en el peronismo. Su inesperada decisión de ayer es una muestra de ello.


Comentarios


La Corte y el hilo indivisible que une a los peronistas