La floración de la caña enciende alertas por el hantavirus en La Angostura

En el norte del parque nacional Nahuel Huapi hay unas 90.000 hectáreas en estas condiciones. Por ahora no se nota un aumento de los colilargos.



La localidad neuquina está rodeada de bosques con gran presencia de caña. (Foto: Alfredo Leiva)

La localidad neuquina está rodeada de bosques con gran presencia de caña. (Foto: Alfredo Leiva)

La noticia sobre la inminente floración masiva de la caña colihue, un fenómeno natural que se produce cada 40 o 60 años, llegó a Villa La Angostura a fines del año pasado. El hecho quizás habría pasado inadvertido si en ese momento, no se hubiera desencadenado el brote de hantavirus en Epuyén que generó 34 casos (entre ellos, 11 muertes).

La floración de la caña colihue abarca ahora unas 90.000 hectáreas, y la caída de la semilla genera gran cantidad de alimento para los roedores silvestres (entre ellos, el colilargo, transmisor del hantavirus) y facilita su reproducción.

El intendente de Villa La Angostura, Guillermo Caruso, reconoció que el brote de hantavirus de Epuyén “generó alarma entre los visitantes y entre los locales. Pero antes de generar alarma, estamos generando prevención e información. Asistimos a un proceso natural, parte de equilibrio natural”.

No se sabe cuál será el comportamiento del roedor. En Bariloche se esperaba un gran crecimiento y no pasó".

Guillermo Caruso, intendente de Villa la Angostura.

En este momento, coincidieron los especialistas, la caña ya está secándose pero aun se desconoce el crecimiento de la población de roedores. “Van a estar más alimentados pero aun no se nota un aumento en los muestreos.

Habrá que ver cuando terminen de caer todas las semillas pero para ese proceso faltan varias semanas aún”, manifestaron fuentes del parque Nahuel Huapi y aclararon que los roedores se encuentran en época de reproducción.

En el último tiempo, admitieron también, se empezaron a ver más aves rapaces, como lechuzas, que podrían ser indicadores de una mayor presencia de roedores.

El Centro de Estudios Ambientales Neuquinos (CEAN) es el organismo encargado del muestreo sostenido en el tiempo y de relevar la información de la población de ratones para evaluar si crece el porcentaje o no.

En febrero, se colocaron 100 trampas para atrapar roedores en el ejido municipal y en sectores más rurales del parque, con fines de investigación. Hasta el momento, el norte y el oeste es la zona más vulnerable, por Siete Lagos hasta la zona del parque Lanín y, desde Portezuelo camino a Villa Traful.

Etapas

15 días
es la periodicidad con la que se reúne la mesa que realiza un mapeo y un relevamiento de la zona.
40 a 60
años es el lapso entre floraciones de la caña colihue. En el parque Lanín, fue en 2001; en Bariloche, en 2011.

“Tomamos contacto de inmediato con Parques Nacionales que cuenta con la capacidad técnica y los profesionales para liderar esta problemática que se podría dar en La Angostura”, especificó Caruso.

Admitió que trabajan “para acercar la información al vecino sobre dónde acampar y dónde no, cuándo usar barbijo y ventilar los ambientes y, en los dispositivos necesarios en caso de que hubiera algún sector del ejido urbano, con alguna aparición masiva de roedores”.

Caruso consideró también un riesgo mayor: “al término de este proceso, habrá que prestar mucha atención al peligro de incendios forestales porque queda mucho residuo combustible de la caña seca que aumenta los riesgos. Quizás eso sea lo más importante para generar prevención la próxima temporada de verano”.


Comentarios


La floración de la caña enciende alertas por el hantavirus en La Angostura