La generación hidráulica, en picada

Se desplomó un 26,1% en noviembre y llevó la caída del año al 9,4%. Los mayores volúmenes corresponden a la binacional Yacyretá. La sequía en la región del Comahue y la salida de servicio de Planicie Banderita inciden en la merma.





El complejo hidroeléctrico de El Chocón acumuló a noviembre pasado una caída en su generación del 12,9%.

El complejo hidroeléctrico de El Chocón acumuló a noviembre pasado una caída en su generación del 12,9%.

El último informe elaborado por la compañía mayorista del mercado eléctrico (Cammesa) dio cuenta de que, en noviembre, la demanda y la generación eléctrica fueron superiores a las registradas en el mismo mes del año anterior. Pero como contrapartida, la generación hidráulica mostró una notable caída que agudiza el escenario del sector.

Si bien en la información oficial aún resta la publicación de los datos correspondientes a diciembre, el segmento de la generación hidráulica se encamina a cerrar el peor año del último trieño.

A excepción de enero, septiembre y mayo, en el resto del año la generación de las grandes centrales hidroeléctricas del país estuvo por debajo de los niveles del 2018 e incluso del 2017. Uno los meses en los que el desplome fue más pronunciado fue precisamente noviembre, cuando la caída en la comparación interanual llegó al 26,1%.

En el último año, el acumulado del sector indica que este tipo de generación marcó un retroceso del 9,4%, al pasar por ejemplo de una generación de 4.170 GWh en noviembre de 2017, a 3.891 en 2018 y sólo 2.875 en noviembre pasado.

Esta caída de más de 1.000 GWh en la comparación interanual, encuentra una parte de su razón en la menor generación que aportó la región del Comahue, en otras épocas el gran generador hidroeléctrico del país.

Esto se debe tanto por la salida de funcionamiento de la central de Planicie Banderita desde principios de septiembre y hasta fines de noviembre, como así también por la sequía imperante en la zona desde hace varios años.

Pero esa no es la única razón dado que también complejos como Yacyretá, Río Grande y Futaleufú mostraron caídas de más del 40% en la comparación entre noviembre pasado y el mismo mes de 2018.

Precisamente el caso de Yacyretá es destacado, pues la represa binacional pasó de aportar 1.857 GWh en noviembre de 2018 a sólo 1.047 en noviembre pasado, desatando una serie de cuestionamientos en torno al destino de parte de la generación para consumidores de Brasil.

En números

2875 GWh
fue la generación que aportaron en noviembre las represas, mil GWh menos que en el mismo mes del 2018.

En tanto que en la zona del Comahue, un nuevo año seco sigue complicando la generación. El informe de Cammesa da cuenta de que tanto las cuencas de los ríos Collón Curá, Neuquén y Limay muestran caudales inferiores a las medias históricas, mientras que en las represas ubicadas aguas arriba es donde se acumulan los mayores embalses.

Desde el 2016 los desarrollos hidroeléctricos de menos de 50MW de potencia instalada se consideran como integrantes de las energías renovables. En estos casos, los pequeños aprovechamientos hídricos también mostraron una evolución negativa en el período.

En noviembre las pequeñas hidroeléctricas aportaron un 10,4% menos que en 2018, pero está mucho más cerca de cerrar el año en equilibrio, con una variación en el año móvil del 3,7% en positivo.


Comentarios


La generación hidráulica, en picada