La gran dosis de esperanza: es el Día del Vacunador y la Vacunadora

Desde que comenzó el plan de vacunación, más de 22 mil trabajadores de todo el país, se unieron en una de las campañas más esperanzadoras: inmunizarnos contra el Covid-19. Hoy, en la Argentina, se celebra su día.





Con poco más de 40 millones de dosis de vacunas contra el coronavirus aplicadas en todo el país y el 62 por ciento del esquema de inmunización completo en mayores de 52 años, hoy se conmemora el Día Nacional del Vacunador y la Vacunadora, quienes solo en el Plan Estratégico de Vacunación contra la Covid-19 integran un plantel de cerca de 22.000 profesionales apostados a lo largo y ancho del país.


En Neuquén, ya han colocado más de 675 mil dosis. En Río Negro, 691.929 . Todos los días, desde las 9 de la mañana, en los distintos puntos de vacunación, la imagen es más o menos similar: largas colas para iniciar o completar el esquema , con la esperanza de que logremos salir de esta pandemia que nos mantiene en vilo desde marzo de 2020. Y del otro lado de esa larga fila, generalmente dentro de unos boxes, o detrás de un escritorio, en la calle, hay un agente sanitario que pacientemente aplica las primeras o segundas dosis de ese gran paso para la humanidad que son las vacunas contra el Covid-19, y que explica que luego habrá que tomarse un paracetamol para calmar, en todo caso, el dolor en el brazo o algún pequeño malestar.

El Día del Vacunador y la Vacunadora en la Argentina, que se conmemora todos los 26 de agosto, fue establecido por la Ley Nacional de Control de Enfermedades Prevenibles por Vacunación Nº 27.491, y formula un reconocimiento a la “labor fundamental” de esos profesionales sanitarios “para la implementación de acciones de salud pública”.

“La fecha fue elegida en alusión al nacimiento de Albert Sabin, ocurrido el 26 de agosto de 1906, y de esta manera se reconoce la tarea y compromiso de los agentes de salud para realizar las actividades de vacunación en todo el país”, dice el Ministerio de Salud.

Nunca hablamos tanto de vacunas, de dosis, de laboratorios, como ahora. Y ellos, los vacunadores, han estado ahí, desde diciembre. Foto: Oscar Livera


Cerca de 22 mil vacunadores participan del Plan Estratégico de Vacunación, que comenzó el 29 de diciembre del año pasado, por el cual fueron distribuidas hasta ayer a la madrugada 44.491.834 dosis de vacunas en todo el país, al tiempo que las aplicaciones sumaron 40.068.513, de acuerdo al Monitor Público de Vacunación (datos actualizados a las 5:55 horas).

De ese total, 27.330.979 personas fueron inoculadas con la primera dosis, lo que representa casi el 60 por ciento de toda la población y 12.274.825 cuentan con el esquema completo de vacunación.

A la fecha, según datos informados por la cartera sanitaria nacional, el 62,5 por ciento de los mayores de 50 años ya cuentan con el esquema completo de dos dosis de vacunas contra el coronavirus mientras estiman que en el mes de agosto se finalizará de completar los esquemas de vacunación de esa población.

Números

22.000
profesionales en todo el país forman parte del equipo de vacunadores contra el Covid-19
85%
de las personas mayores de 60 años de la provincia de Neuquén, ya tienen el esquela completo, según el gobierno.


La carga horaria en los vacunatorios es extensa, ingresan a las 7 de la mañana y finalizan a las 18, aunque las jornadas a veces se extiende por tareas administrativas.

Anteayer, y ayer por caso, en el vacunatorio de Roca, la tarea se extendió mucho más allá de lo pautado. Después de una semana de atraso en la llegada de las dosis de Sinopharm, para completar el esquema de vacunación de los mayores de 18 años, la convocatoria -libre y sin turno- fue un éxito. Tanto a la mañana, como a la tarde, el vacunatorio del Penal, tuvo una altísima afluencia de público. Y sólo el martes, se colocaron 2.300 dosis, cuando lo habitual es la mitad.

Una tarea silenciosa y fundamental de estos tiempos. Foto: Emiliana Cantera


Aunque ya no es tan habitual ver en las redes los retratos de las personas inoculadas, lo cierto es que la tarea continúa, sin pausa, gracias a los vacunadores que con la misma energía, y la misma paciencia que en diciembre del año pasado, pusieron el hombro a esta tarea que le devuelve cierta tranquilidad a todos, y que permite comenzar a soñar con que algún día, ya no tan lejano, podamos respirar un poco más tranquilos (aún cuidándonos), frente a esta pandemia que trastocó el mundo.


Belinda Perez: “Nadie se salva solo”



Belinda Pérez, Licenciada en Enfermería; trabaja desde hace 15 años en el Hospital Artémides Zatti, de Viedma, donde se desempeña como jefa del vacunatorio, además de dirigir la campaña de vacunación contra la Covid-19 en la capital rionegrina. “Siempre me interesó ejercer una profesión al servicio de las personas desde la educación y la salud. Pienso que a partir de la enfermería conjugué los dos aspectos”, señala, y agrega: “La actividad que llevamos a cabo desde diciembre, en articulación con la comunidad, no tiene precedentes y la vacuna nos devuelve la esperanza de mitigar los efectos arrasadores de esta nueva enfermedad”. Para Belinda, “la enfermería garantiza un derecho humano fundamental, el derecho a la salud. Es práctica que contribuye a la contención y escucha de la comunidad”.


La vacunadora rionegrina dice sentir “orgullo” de “ser protagonista de esta campaña”. “Es empezar a creer de nuevo en los valores colectivos, que nadie se salva solo”, asegura.


Comentarios


Seguí Leyendo

La gran dosis de esperanza: es el Día del Vacunador y la Vacunadora