La Justicia procesó a De Vido por la tragedia ferroviaria de Once

En diciembre, el tribunal oral que dictó las sentencias de los exsecretarios Jaime y Schiavi había reclamado que se investigara al hoy diputado del FpV.




Paolo Menghini, padre de Lucas, joven que murió en la tragedia ferroviaria de Once, afirmó que en el caso por el que el martes fue procesado el ex ministro de Planificación y actual diputado nacional, Julio De Vido, “la cobertura política se mantuvo hasta el 10 de diciembre”.

En ese sentido, Menghini dijo que junto a los familiares de las víctimas del siniestro “esperábamos el procesamiento de De Vido”.

El martes, el juez Claudio Bonadio concluyó que el ex funcionario kirchnerista tenía “efectivo conocimiento del deficiente estado del material rodante de la concesionaria”, como así también del “sostenido decaimiento de los bienes dados en concesión para la prestación del servicio”.

“Antes no sucedió porque la instrucción sostenía que faltaba prueba. Ahora eso se fue dando en el desarrollo del juicio oral”, manifestó Menghini en declaraciones a radio Belgrano 750

“Nosotros no hemos medido el resultado de nuestra lucha en términos de tiempo sino de resultados y eso se produjo ayer”, indicó el padre de Lucas en referencia al pedido de justicia de los familiares de las víctimas de la tragedia en la que murieron 51 personas y una por nacer.

Paolo Menghini también recordó que “nosotros nunca nos quedamos callados, siempre lo nombramos (a De Vido), y siempre dijimos que la cobertura política se mantuvo hasta el 10 de diciembre pasado, cuando cambió el gobierno”.


“Descarrilamiento de tren agravado” y “administración fraudulenta”: el intocable exministro de Planificación del gobierno kirchnerista y actual diputado nacional, Julio de Vido, volvió a ser procesado. Esta vez por el juez Claudio Bonadio en la causa por la tragedia ferroviaria de Once, que en febrero de 2012 dejó 51 muertos, entre ellos una mujer embarazada, y 789 heridos. Para los familiares de las víctimas de la masacre, el funcionario era el gran ausente de la investigación porque, al ser el responsable de controlar la Secretaría de Transporte que estaba bajo su dependencia, no podía desconocer el pésimo estado del sistema ferroviario.

De Vido fue procesado por los delitos de estrago culposo por el “descarrilamiento de un tren agravado por resultar personas fallecidas y lesionadas, en calidad de coautor, y defraudación contra la administración pública por administración fraudulenta, en calidad de partícipe necesario”. En otras palabras, el delito de corrupción seguida de muerte. El juez impuso un embargo sobre sus bienes por 600 millones de pesos.

El 29 de diciembre pasado, el Tribunal Oral Federal número 2 condenó a ocho y a seis años a los exsecretarios de Transporte Ricardo Jaime y Juan Pablo Schiavi por la tragedia de Once. Ambos exsecretarios funcionaban bajo la órbita del ministro de Planificación, por lo que el Tribunal ordenó determinar la responsabilidad de De Vido en la masacre y de allí es de donde se desprende el procesamiento de ayer. El exfuncionario ya había sido indagado en abril. Pidió entonces la nulidad de la indagatoria.

El 22 de febrero de 2012 a las 8:33 de la mañana el tren de la línea Sarmiento chapa 16 no detuvo su marcha y chocó contra el paragolpes del andén 2 de la estación terminal Once. De las 1200 personas que viajaban a bordo, 51 perdieron la vida y más de 700 resultaron heridas. La noticia del procesamiento de De Vido fue recibida con gran satisfacción por parte de los familiares de las víctimas (ver Los familiares...).

El magistrado consideró que De Vido “no habría controlado las condiciones de funcionamiento en cuanto a la utilización del material rodante, de la infraestructura, del personal transferido y la aplicación de fondos públicos que el Estado nacional puso a disposición de la empresa Trenes de Buenos Aires SA, siendo que la inacción del nombrado, en función del rol que desempeñaba como de las dependencias subordinadas, pese al notorio deterioro de los bienes afectados a la concesión, posibilitaron” la tragedia. Además, su falta de control permitió que “en la empresa concesionaria se omitieron realizar las tareas de mantenimiento y sistemáticamente no se ejecutaron los planes que se encontraban obligados a cumplir”.

En diciembre pasado también fueron condenados el empresario Claudio Cirigliano, dueño de la concesionaria del Sarmiento, Trenes de Buenos Aires (TBA), y al maquinista Marcos Córdoba, quien conducía el tren.

La tragedia de Once no es la única causa por la que De Vido es investigado. También se lo investiga por enriquecimiento ilícito, y el 18 de mayo tiene que declarar también ante el juez Julián Ercolini, por la compra de material ferroviario en mal estado a España y Portugal, por la que ya fue procesado y detenido Jaime. El exsecretario de Transporte apuntó directamente contra el entonces ministro de Planificación: “Desde 2008 la responsabilidad era de Julio De Vido”, afirmó.

El juez dictaminó que “se encuentra más que probado” que De Vido no cumplió la obligación de supervisar la tarea de sus subordinados.

“En razón de su elevado cargo existen múltiples elementos que dan cuenta del conocimiento con el que contaba De Vido” de la deficiencias ferroviarias, dijo el juez.

Las condenas

del tribunal oral

En diciembre pasado, el Tribunal Oral Nº 2 dictó 21 condenas por la tragedia de Once de 22 de febrero de 2012.

Ricardo Jaime, extitular de Transporte, recibió 6 años de prisión e inhabilitación perpetua para ejercer como funcionario público. Juan C. Schiavi, también exsecretario, 8 años e inhabilitación.

El Tribunal pidió ese día que se investigue a Julio De Vido.

Datos

El juez dictaminó que “se encuentra más que probado” que De Vido no cumplió la obligación de supervisar la tarea de sus subordinados.
“En razón de su elevado cargo existen múltiples elementos que dan cuenta del conocimiento con el que contaba De Vido” de la deficiencias ferroviarias, dijo el juez.

Temas

CABA

Comentarios


Once: “Hubo cobertura política”, denunciaron los familiares