"La Justicia se debe un debate interno de sus mañas y trampas"

El fiscal Federal Federico Delgado definió a la reforma judicial que comenzó a debatir el Congreso como el inicio de un debate que comenzará con la reorganización y advirtió que quedará pendiente el debate interno que no lo pueden definir ni los diputados ni los senadores.





Federico Delgado es fiscal y autor de tres libros en los que desnuda la trama dentro del Poder Judicial (Archivo)

Federico Delgado es fiscal y autor de tres libros en los que desnuda la trama dentro del Poder Judicial (Archivo)

El fiscal federal Federico Delgado, autor de los libros República de la impunidad, Injusticia y La cara oculta de la justicia, defendió el debate sobre la reorganización de la justicia federal aunque advirtió que quedará pendiente “un debate interno cultural de las mañas y las trampas dentro de la Justicia” que se debe dar entre quienes lo integran.

Aclaró que el último libro, República de la impunidad, lo hizo antes de que se presentara el proyecto de reforma judicial y el último capítulo lo cerró cuando asumió Alberto Fernández.

Nadie, de buena fe, puede defender el sistema judicial porque funciona mal, está muy lejos de lo que la Constitución nos promete, los juicios duran mucho tiempo, las sentencias en su gran mayoría están sospechadas”, opinó Delgado en una entrevista que concedió a Vos a Diario en RN Radio.

Agregó que el sistema judicial perdió lo único que no podía perder que es la confianza de los ciudadanos. “Así como confiamos en el panadero que nos va a vender pan fresco a buen precio y su capital es que el pan es fresco y rico, el capital de un juez es la palabra y cuando la credibilidad de la palabra está en crisis entra en crisis el sistema”, describió.

Dijo que en el libro cuenta la degradación que tuvo el sistema en el tiempo. Sostuvo que los ciudadanos crean instituciones para que le faciliten la vida y ahora “la vida pública de las instituciones va por una autopista y la vida de los ciudadanos va por una colectora”.

Este divorcio que puede parecer abstracto es lo que hace que nos habite el fenómeno de la inseguridad, de la vulnerabilidad, de la pobreza, de las tramas que hay alrededor de la cuestión impositiva y en esa crisis se encuentra la justicia”, describió.

Afirmó que la Justicia es decisiva porque es vital en el sistema de la república porque cuando se acepta vivir en sociedad se permite que los conflictos los arregle el Estado a través de la ley “y no lo arreglamos nosotros a las piñas”.

Definió a la reforma actual como una discusión de relevancia porque “es el poder que define lo prohibido de lo permitido” aunque indicó que la propuesta apunta a una reorganización al igual que los departamentos de una empresa.

“Es una discusión interesante, que es necesaria y que hay que hacerla, y va a ser el principio de un largo camino”, indicó y aclaró que “va a tener una reorganización desde un punto de vista externo qué fiscal va a ser tal cosa y qué juez va a hacer tal otra”.

"Hay que terminar con las mañas, con las trampas y eso se tiene que hacer adentro de la Justicia, no lo puede hacer un diputado o un senador o un presidente, lo tenemos que hacer los judiciales"

Fiscal federal Federico Delgado

Advirtió que va a faltar es la cuestión cultural de los hábitos y costumbres que describe en su último libro y abundó que tiene que ver “con las mañas, con las trampas y eso se tiene que hacer adentro de la Justicia, no lo puede hacer un diputado o un senador o un presidente, lo tenemos que hacer los judiciales”.

Aseguró que con un sistema judicial que no funciona es imposible que haya inversiones porque “una persona que va a invertir 400 millones de pesos va a querer saber si los contratos que firma se van a poder cumplir y en la Argentina los juicios por incumplimiento de contratos duran 10, 15 o 20 años y una persona que vive en un barrio de emergencia quiere que un plan social va a querer que la justicia lo proteja para no caer en manos de un puntero que le va a sacar un pedazo de ese subsidio”.

Indicó que el tamaño de la reforma no se puede medir por una cuestión económica o de especulación política “porque lo que no funciona es parte del sistema nervioso de la Constitución”.


Comentarios


"La Justicia se debe un debate interno de sus mañas y trampas"