La magia de los caballos cambió la vida de Iván

Las asociaciones de equinoterapia de Neuquén esperan que se apruebe una ley que regule la actividad. El caso de Iván es un ejemplo de por qué es necesaria. Lo cuenta su madre, Vanesa.




Iván y su mamá Vanesa junto a los caballos. El kinesiólogo recomendó equinoterapia. Y así pudo caminar.

Iván y su mamá Vanesa junto a los caballos. El kinesiólogo recomendó equinoterapia. Y así pudo caminar.

“Se de la magia que hacen los caballos en todos los sentidos”, aseguró Vanesa al recordar que, por tener un papá veterinario, se crió en la naturaleza. Lo que no pudo imaginar, como técnica de laboratorio, era que esa magia iba a alcanzar a su familia tan fuerte que hoy es parte de una de las asociaciones de equinoterapia de Neuquén que esperan que se apruebe una ley que regule la actividad.

Fue una peritonitis la que comenzó esa historia, en 2015. Vanesa Alonso estaba embarazada de su segundo hijo, Iván, y la situación era tan grave que la tuvieron que trasladar desde Loncopué a Zapala, donde superó una cirugía de tres horas.

Sin embargo, 15 días después la tuvieron que llevar a Neuquén capital por complicaciones y el bebé nació. “Le pasó todo lo que le puede pasar a un prematuro: infarto, derrame cerebral, virus respiratorio, patologías en el hígado, pasó por mucho”.

Iván y su amigo.

Iván creció, pero solo gateaba y el kinesiólogo le recomendó a Vanesa que lo haga andar a caballo. En el primer encuentro, Iván, por miedo, se quedó en un rincón, al que fue a buscarlo el animal. Le abrió las piernas con su hocico y, día tras día, el miedo se desvaneció. “Ahora tiene cinco años y anda de arriba a abajo. Empezó a caminar gracias a ese caballo”.

Vanesa es parte de “Weñi Nehuen” (niño fuerte) una asociación de equinoterapia “muy diversa”, como la definió. También muy activa. El año pasado, luego de definir el logo con un concurso vecinal, tramitaron la personería, pidieron un terreno y se capacitaron.

“Yo le agradezco a todo Weñi Nehuen porque es de todos, no de una persona. Hay muchas historias lindas como la mía en el grupo”

Vanesa Alonso, madre de Iván.

Fue en esa instancia que los conoció la diputada Marita Villone, quien presentó uno de los proyectos para regular la actividad (ver aparte).


Esa ley es clave, explicó Vanesa, para poder darles seguridad y tranquilidad a los pacientes. Son los médicos los quienes determina quiénes son aptos para la equinoterapia. La asociación se propone ayudar a personas con discapacidad, adultos mayores, niños con problemas de conducta, víctimas de violencia y personas solas o con depresión. “También queremos darle contención a las familias porque son fundamentales para avanzar”.

Vanesa hoy habla como una experta del tema. Detalló cada rol de quienes participan en la terapia. Un terapeuta, un asistente, un médico, un profesional en educación, cuidadores y, por supuesto, los caballos: “no es solamente una herramienta, es parte del equipo de trabajo”.

Iván con su mamá Vanesa, su hermana Neyen y otro amigo.

A ese equipo, ahora pretenden sumar a los diputados, obras sociales y demás organismos que permitirían que se regule la actividad. Quienes practican la equinoterapia formaron una red provincial que ahora espera con ansias la ley para que la práctica llegue, cada vez, a más personas.

Vanesa resumió así su ilusión: “queremos que tengan acceso a la equinoterapia y ver otro mundo, ver la magia que sucede”.

Equipos de trabajo, espacios y cobertura integral del ISSN

Recientemente se presentaron dos proyectos de ley para regular la equinoterapia en Neuquén. Uno es de Marita Villone (MPN) y otro de Darío Peralta (FdT), aunque antes hubo otras iniciativas como la de Eduardo Benítez en 2015.

Las propuestas actuales buscan darle un marco regulatorio a la actividad, para que esté contemplada dentro de la legalidad. Establecen cómo debe formarse el equipo de trabajo, las condiciones de los espacios en los que se desarrolle y que el Ministerio de Salud la controle. También que cuente con cobertura de seguros por accidentes.

Junto a Sandra Jerez (directora de Discapacidad) y María Fuentes (agente sanitaria).

Otro de los puntos es que el Instituto de Seguridad Social del Neuquén (ISSN) deberá incorporar la equinoterapia como prestación obligatoria y brindar la cobertura integral a los afiliados. Los centros que funcionan actualmente en la provincia tendrán un año desde la entrada en vigencia de la ley para adecuar sus instalaciones y prestaciones.

En ambos casos también se establecen pautas de cuidados para los caballos, que deben estar debidamente entrenados para la tarea.

Así, la ley pasaría a dar cobertura al equipo, a los pacientes y, también, a los animales.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


La magia de los caballos cambió la vida de Iván