La mamá de Fernanda sigue acusando



PARANA (Télam).- La madre de Fernanda Aguirre, secuestrada hace dos semanas en la localidad entrerriana de San Benito leyó ayer una desgarradora carta dirigida a su hija en la que asegura estar muerta en vida, le pide perdón a la adolescente, y se pregunta quiénes se la quitaron de su lado.

En tanto, un testigo clave del caso ratificó que Miguel Angel Lencina fue uno de los que capturó a la víctima y desestimó así denuncias que indicaban que su testimonio había sido inventado y que había declarado coaccionado por la policía y a cambio de dinero.

Además, el hallazgo de una carta que Lencina envió a su mujer Analía Chávez, días antes de ser hallado muerto en un patio de la comisaría quinta de Paraná, reforzó la hipótesis de que el sospechoso se suicidó agobiado por las acusaciones.

Precisamente, Chávez también detenida por el caso, será indagada hoy por la justicia.

La jornada tuvo su punto más emotivo cuando María Inés Cabrol, madre de Fernanda participó de un abrazo simbólico a su casa donde vecinos pidieron por la adolescente desaparecida hace 14 días.

"Estoy muerta en vida", dijo Cabrol en una carta que leyó dirigida a su hija, y en la que además le pidió perdón por haber tenido un supuesto grado de responsabilidad en su desaparición y en no haberla acompañado en el trayecto que hizo antes de ser capturada.

En la carta, la mujer se preguntó en reiteradas ocasiones quién es el autor del secuestro, quién es el responsable de haberla separado de la chica.

Además, la mujer escribió otra misiva dirigida a los secuestradores en la que ruega para que devuelvan a Fernanda con vida.


Comentarios


La mamá de Fernanda sigue acusando