La Mara, vulnerable hasta en la cocina de un programa de tv

En el programa "El Gran Premio de la Cocina" de Canal 13, cocinaron una “liebre patagónica” (Mara). Su caza está vedada en todo Río Negro y representa un delito nacional.



La Mara, una especie protegida y vulnerable.

La Mara, una especie protegida y vulnerable.

"El Gran Premio de la Cocina" que se emite por Canal 13 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) armó un verdadero revuelo cuando un participante presentó un plato en base a Mara, una especie protegida y vulnerable. Río Negro anunció hizo ya la denuncia penal correspondiente.

Más conocida como “liebre patagónica” su caza está vedada en todo Río Negro y representa un delito en el marco de la normativa nacional, recordó la Secretaría de Ambiente y Desarrollo Sustentable de Río Negro. Sus abogados ya hicieron una presentación judicial en esa capital contra el espacio televisivo a través de la Fiscalía de Estado.

La alerta provincial surgió luego de que una vecina de Bariloche hizo la denuncia ante el coordinador provincial de Fauna, Federico Hollmann, quien detectó la ilegalidad tras observar el minuto 28 del programa.

Ante una consulta de RÍO NEGRO, el funcionario dijo no saber cómo llegó ese ejemplar al estudio de grabación, por lo tanto aclaró que “surgirá fruto de la investigación”.

Hollmann insistió en que esa especie “está catalogada como especie en estado vulnerable según la última categorización del estado de conservación de los mamíferos de Argentina, es la categoría previa a ‘en peligro de extinción´, por lo que en ninguna de las jurisdicciones en que tiene distribución -desde Catamarca hasta el centro de Santa Cruz- está permitida su caza”.

Puntualizó que “en este caso tomamos acciones porque al ser presentado como un plato rionegrino, y estar prohibida su caza en todo el territorio desde lo administrativo contempla una infracción y desde lo penal, en el marco de la normativa nacional, un delito”.

A su entender “con la promoción que se hace de un plato con una especie protegida se está también fomentando la caza furtiva; por lo tanto el objetivo de la acción judicial es que desde el canal efectúen tareas de concientización sobre la importancia de la conservación de las especies autóctonas”.

El especialista destacó que es importante tener en cuenta lo antes mencionado, y también las cuestiones vinculadas a la salubridad dado que en estos casos, la carne no es sometida a ningún tipo de inspección sanitaria.

“En la grabación se puede apreciar perfectamente que se refieren a la Mara Patagónica, incluso la diferencian de la liebre Europea, porque aclaran que se trata de un roedor, y a liebre europea es un lagomorfo”, concluyó.


Una razón justificada


El ministerio nacional de Ambiente y la Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (Sarem) tienen sobradas razones para justificar la categorización de Vulnerable.

Según la base de datos no hay información disponible sobre la abundancia ni tendencia poblacional (actual o pasada en todo el rango de distribución).

Existen amenazas relacionadas con pérdida o degradación de hábitat, caza y especies exóticas pero no evidencias de la relación cuantitativa que puede existir entre estos factores y el número de individuos maduros para establecer una hipótesis.

Si bien los organismos técnicos consideran que no hay sospechas de reducción poblacional del 30% de acuerdo a lo que establecen los criterios para categorizar a la especie como Vulnerable (VU). Sin embargo, los factores que amenazan a la especie no han cesado y se espera un aumento en la extensión afectada por pérdida o degradación de hábitat en los próximos años.

El efecto negativo de la caza también podría incrementarse sin la protección de normativa relacionada a la categoría actual. Por lo tanto, dado de que evaluaciones anteriores la han categorizado como Vulnerable VU (Nacional) y Casi Amenazada (NT) (global), y que el efecto negativo de algunos factores podría incrementarse, siguiendo el criterio de precaución se categoriza a la especie como Vulnerable (VU) en la actual evaluación.

Estos organismos técnicos consideran que son imprescindibles estudios de abundancia poblacional a través de su distribución para reducir la incertidumbre y evaluar correctamente el estado de conservación de esta especie, así como el efecto de factores de amenaza y la efectividad de acciones de conservación.


Comentarios


La Mara, vulnerable hasta en la cocina de un programa de tv