La marcha de Cambiemos ya tiene la intervención de la Casa Rosada

El jefe de Gabinete, Marcos Peña, se involucra en la resolución y estrategia electoral. El jueves se juntó con el gobernador Weretilneck y el diputado Wisky.



#

Peña, Wisky y Mendioroz en diciembre. El martes, con otros dirigentes, volverán a verse por la candidatura principal de Cambiemos.(Foto: GENTILEZA )

El futuro y la estrategia de Cambiemos comienza a delinearse en Casa Rosada.

El jefe de Gabinete, Marco Peña se meterá en la definición de la candidatura a la gobernación, que se enfoca actualmente en favor de Sergio Wisky aunque subsiste la expectativa radical para ubicar a Lorena Matzen en el primer lugar de la fórmula.

Ya esta semana, Peña se reunió con Wisky con el objetivo de analizar el escenario rionegrino. Sorpresivamente, el gobernador Alberto Weretilneck también participó del encuentro.

No hay, obviamente, demasiadas precisiones del cónclave, pero el mandatario defendió su candidatura para su tercer mandato y se mostró confiado en la interpretación judicial. En Río Negro, Wisky lideró el rechazo público a la re-reelección y, con el ARI, prometió la impugnación judicial.

Ayer, el oficialismo se relajó y sonrió con el fallo favorable de la Corte Suprema para la consulta popular de mañana en La Rioja por la enmienda constitucional para la re-reelección (página 18). Existía preocupación.

Otras reuniones mantuvo Weretilneck entre miércoles y jueves en Casa Rosada. Esquiva ligarse -electoralmente- al gobierno macrista pero, anclado en sus relaciones construidas, procura neutralizar -cuanto menos- acciones de Cambiemos que afecten a su estrategia provincial. Derrotar al FpV, liderado por Martín Soria, es la razón esgrimida en los despachos nacionales y, ciertamente, sus interlocutores recogen esa prioridad.

Anoche, el PRO cerraba sus listas mientras sus aliados -ARI y UCR- concluyeron el jueves con sus precandidatos, que después se transformarán en la nómina de Cambiemos.

La candidatura mayor también se analiza en la Jefatura. Peña convocó para el próximo martes al diputado Wisky con otros dirigentes aliados, entre ellos, el ex vicegobernador Bautista Mendioroz por el ARI y, seguramente, al presidente del radicalismo, Darío Berardi.

La postulación a la gobernación -entre Wisky y Matzen- parece trabada en la provincia. Los últimos intentos fracasaron y, por momento, acentuaron las tensiones internas.

Tampoco, hay un mecanismo de elección interna para su resolución. Por eso, la porfía llegó a la Casa Rosada y, poco a poco, la Jefatura se involucra con un postura central favorable a Whisky aunque, últimamente, Peña incorporó otros elementos en el análisis de la estrategia de cambiemos.

El PRO concluía con su fórmula Wisky y la arista Verónica Jaroslavsky, repitiendo la dupla del ARI.

La negociación de ayer se centró en la participación del cipoleño Aníbal Tortoriello, quien cuestionó no haber sido llamado antes para integrarse. Anoche se le otorgaba el primer lugar del Valle Oeste pero el candidato no estaba confirmado. En su lista sábana figuran el roquense Juan Martín, la viedmense Roberta Scavo y el barilochense Daniel González. Los siete circuitos restantes son encabezados por Sergio Capozzi (Andino), Marcelo Ramallo Sur), Cirilo Gastón (Valle Medio), Jorge Padin (Valle Centro), Anabella Romana (Inferior), Nicolás Carassale (Atlántico) y Leo Ballester (Valle Este).

“Tener varios candidatos no es dramático, ni conflictivo. Diversas visiones y resolver diferencias es parte del cambio”.

Juan Martin, referente del Pro, relativizando las discusiones internas.

Weretilneck se juntará la semana próxima con Aguiar (ATE) por temas estatales y, también, se evaluará si habrá algún respaldo electoral del dirigente gremial.

Datos

“Tener varios candidatos no es dramático, ni conflictivo. Diversas visiones y resolver diferencias es parte del cambio”.
Weretilneck se juntará la semana próxima con Aguiar (ATE) por temas estatales y, también, se evaluará si habrá algún respaldo electoral del dirigente gremial.

Comentarios


La marcha de Cambiemos ya tiene la intervención de la Casa Rosada