La palabra de los jurados del FER

“Río Negro” habló con la Dra. Dora Riestra y el Dr. Carlos Bernatek, que son parte del comité que eligió a quienes siguen en carrera por la dirección del Fondo Editorial Rionegrino.

VIEDMA (AV).- Luego de meses de espera, esta semana se realizó la primera etapa del llamado a concurso público para cubrir el cargo de director del FER, organizado por la Secretaría de Cultura, dependiente del Ministerio de Deporte, Turismo y Cultura de Río Negro. Los aspirantes que se presentaron ante el jurado fueron, finalmente, cuatro: Mariela Alejandra Sáez , María Ytatí Valle, Marcela Alejandra Prieto, y Héctor Alberto Delmas. Esta sería la etapa técnica. El reglamento del FER, marca que se realice una posterior evaluación de los aspirantes por parte de una comisión evaluadora, integrada por el Ministro de Turismo, Cultura y Deporte (quien puede designar a una persona que lo represente), el secretario de Cultura, y un representante de la sociedad argentina de escritores en su seccional provincial. En entrevista con “Río Negro”, dos de los jurados –la Dra. Dora Riestra y el Dr. Carlos Bernatek– comentaron su impresión de la convocatoria y lo que tuvieron en cuenta para elegir a los dos que continuarán en carrera para cubrir la vacante, cuyos nombres no trascendieron. –Fueron convocados para oficiar de jurado en la elección de director del FER, ¿qué encontraron al llegar? –Riestra: No son muchos postulantes para este cargo, pero nos pareció auspicioso que se convoque públicamente por concurso para cubrir este cargo. –Bernatek: Es raro que un cargo público, en cultura, en el país, sea concursado... Por lo general no ha ocurrido. Seguramente, las próximas convocatorias tengan más concurrencia. Es la primera que se hace y es obvio que hay que sentar un precedente. –Ustedes llegaron a un veredicto. ¿Podrían comentar los parámetros que tomaron en cuenta a la hora de elegir a los postulantes? –Bernatek: Es un cargo muy específico. Porque el director editorial que corresponde al cargo por el que se concursaba tiene que reiniciar una actividad, estructurar un equipo de trabajo, marcar las línea directrices de cómo se va a desarrollar el proyecto de aquí en adelante. Así que lo fundamental era evaluar esa idea de proyecto que traía cada uno de los aspirantes. –Con respecto a la persona que eligieron, ¿qué rescatan de su entrevista personal? –Riestra: Hay dos personas elegidas, o que suman el puntaje mínimo necesario para ser directores. Estas dos personas tienen una visión de la responsabilidad del cargo y sobre todo de la proyección que puede tener esta dirección del Fondo Editorial Rionegrino. Eso lo evaluamos, y ponderamos, sobre todo en la entrevista. –Hablando del FER. ¿Qué opinión les merece este organismo, que promueve la edición de autores rionegrinos, como la posibilidad de generar libros y nuevas lecturas? –Bernatek: Para el despliegue que tiene la industria editorial en la Argentina, en cualquier provincia es una herramienta fundamental tener un fondo propio que pueda rescatar los materiales literarios, históricos, o de lo que se trate, sin el criterio comercial. Porque hay que tener algo muy en claro: si no lo hace el Estado no lo hace nadie, porque no es rentable para ninguna empresa que tenga fines de lucro. El patrimonio literario de cada provincia, si no lo preserva y lo custodia el Estado, no lo va a hacer nadie... para mi es básico poder desarrollar un proyecto de esta envergadura. –Riestra: Yo creo que también es la posibilidad que tiene Río Negro, que es tan extensa como provincia, de sintetizar las regiones sobre todo en el desarrollo cultural. Y sobre todo en la historia. La historia de Río Negro que la conocemos muy parcializada, poder hacer síntesis sucesivas, me parece que estaría entre los objetivos de este fondo. –¿Cuál es la impresión general que se llevan del concurso? –Bernatek: La organización fue correcta. Yo creo que los más sorprendidos son los participantes, en última instancia. Porque esto no es común que ocurra. Si se llega a instaurar una metodología de designación de cargos de este perfil por la vía de concurso, va a cambiar la actitud de participación de los interesados. Después hay que ver el funcionamiento, cómo resulta. Muchos hicieron hincapié en la cuestión presupuestaria, en la autarquía del fondo; la apoyatura que tiene que tener, la apoyatura que hay que tener con otros organismos con los cuales hay que trabajar, las universidades, las sociedades de escritores, todos los representantes de la cultura que adviertan la importancia que tiene un proyecto editorial. –Riestra: Coincidimos bastante los tres jurados en resaltar la trasparencia. Porque yo no tenía ninguna relación ni con el fondo rionegrino ni con cultura. O sea, que se haya convocado a instituciones creo que habla bien de la convocatoria.


Comentarios


La palabra de los jurados del FER