La peña: Los Manseros Santiagueños, una historia que no tiene fin

Columna semanal



Los Manseros Santiagueños.

Los Manseros Santiagueños.

No son muchos ni en el folclore ni en otros géneros musicales los que pueden estar 60 años recorriendo escenarios del país y del mundo y más aún, cargados de éxito.

Los Manseros Santiagueños lo hicieron, llegaron a los 60 años como conjunto folclórico, con algunos nombres distintos a los originales, pero con el sello que los identificó durante décadas.

Aunque hubo progresos, innovaciones, cambios y hasta moderada modernización, Los Manseros Santiagueños mantuvieron por estas seis décadas las raíces de lo que siempre quisieron ser, hacer, es decir, folclore tradicional donde mande la chacarera, con bombo y guitarra y no mucho más. Se resistieron a la batería, al bajo, y a cuanto instrumento los asociara con otros géneros musicales.

Estos mismos Manseros que uno hubiera imaginado necesitaban modernizarse, llegaron hasta este punto donde la gente los sigue por lo que son, por el sello, por las raíces y por haber mantenido intacta la idea de lo que es para ellos el folclore.

Y como es lógico, cumplir 60 años en los escenarios implica un festejo que se extenderá en el tiempo. Ya llenaron el Gran Rex, en homenaje a Onofre Paz, que venía complicado con su salud y esperan el 16 de febrero llegar al Colón, donde se supone habrá una multitud para verlos. Es que el público de Los Manseros es de todo el país y en Buenos Aires cada vez que llegan, convocan multitudes.

En el medio los esperan Cosquín y Jesús María, dos territorios amigables para estos santiagueños que entienden al folclore como parte fundamental de la tradición, como uno de los ejes de la identidad. Ellos ven que la música es parte de nuestro DNI.

La cartelera de los Manseros no se termina en el Colón. Anunciaron que el año que viene harán una gira por los Estados Unidos, donde un importante número de latinos los esperan.

El camino largo de Los Manseros no tiene fin, y ya pasaron 60 años.


Comentarios


La peña: Los Manseros Santiagueños, una historia que no tiene fin