"La persona queda atontada entre diez y quince segundos"

NEUQUÉN (AN).- Entre los elementos novedosos que enviaron las fábricas civiles se encuentra una bomba de irrupción que ha interesado a casi todos los uniformados que tuvieron la posibilidad de probarla.

La primera prueba fue la que más sorpresa generó, fue hace diez días atrás en el predio de la Jefatura de Policía y fue tal la magnitud del estruendo que alertó a vecinos y colegios lindante.

Desde la sede de la fuerza trataron de negar los sucedido.

"Esta sirve para cuando ingresas a un domicilio a concretar varias detenciones porque primero larga como un flash enceguecedor y el estruendo que hace los aturde. La persona queda atontada entre diez y quince segundos lo que da tiempo para hacer un trabajo limpio ya que el tipo no puede resistirse", explicó la fuente consultada.

La bomba podría utilizarse también para disuadir conflictos o incidentes como cortes de ruta o tomas de predio ya que ayudaría a sacar a la gente y marcar posiciones más rápidamente.

Este elemento quiere ser adquirido por la policía neuquina pero deberán aguardar a saber si Hacienda de la provincia está dispuesta a realizar el desembolso que todavía no ha sido establecido, admitieron las fuentes consultadas por este diario.

El tema parece abierto a la polémica luego del asesinato del maestro Carlos Fuentealba hace dos años y medio durante una protesta docente en la ruta 22 a la altura del paraje Arroyito.


Comentarios


«La persona queda atontada entre diez y quince segundos»