La pesca vista por los que más saben

Un repaso a los lugares preferidos y a los consejos de expertos guías. El Malleo, llamado río escuela, es uno de los más representativos para gozar de distintas alternativas y emplear diversidad de técnicas.

SUPLEMENTO VOY ESPECIAL PESCA

La pesca deportiva continental en lagos, ríos y arroyos de la región atrae año a año a millares de personas de todo el mundo, que disfrutan de verdaderos santuarios del “fly casting”, como la conocida boca del Chimehuín. Sin embargo, a la hora de disfrutar, la mayoría de los profesionales se inclina por el llamado “río escuela”: el Malleo. En esta ocasión, “VOY” consultó a varios referentes de la pesca con mosca de San Martín de los Andes y Junín de los Andes, para que revelen al lector sus sitios preferidos, modalidades y consejos. Gabriel Montenegro es guía de pesca con mosca de Junín de los Andes, prestador de servicios turísticos registrado en la provincia y en el Parque Nacional Lanín. Nos recuerda que la pesca es deportiva y con devolución obligatoria de todos los ejemplares en casi todos sus ambientes y uso de anzuelo sin rebaba. Si bien en este inicio de temporada los ríos bajan con escaso caudal debido a las sequías –aunque hay opiniones diversas en este punto–, noviembre es un mes en que normalmente hay más agua, aclara Montenegro. La acción de pesca se puede realizar embarcado o mediante vadeo y, en condiciones de caudales normales, se utilizan “streamer (moscas grandes lastradas)” y líneas de hundimiento hasta mediados de diciembre, cuando las temperaturas van subiendo y comienza la eclosión de los insectos. Se perfilan entonces la pesca con moscas secas y líneas de flote. Para Montenegro, el río Malleo es un excelente ambiente para realizar una muy buena pesca de vadeo, ya que “no es ancho y con cañas chicas (N°4/5) se pueden realizar muy buenos lanzamientos con precisión y a poca distancia”. Seguramente, dice, “unas copadas Marrones y Arco Iris saldrán a comer nuestras moscas”. Para fines de temporada, cerca de abril y mayo cuando ya no hay eclosión de insectos, se retoma la pesca con streamer hasta fin de temporada. Desde San Martín de los Andes, Martín Castañeda (vicepresidente de la Cámara de Guías de Pesca del Neuquén) ya disfruta de la nueva temporada. Es pescador en la zona desde hace 15 años, y guía profesional de la especialidad desde hace once años. Nos cuenta que el río Malleo es también su favorito: “Me gusta pescar con mosca seca y con trucha vista. Ahí es cuando identificás lo que está haciendo el pez y decidís el señuelo que vas a usar. El Malleo es ideal para vadear, tenés agua hasta las rodillas y le estás lanzando a un pez que está a siete u ocho metros tuyo. Eso es fantástico”, remata. Para Castañeda, un dato a tener muy en cuenta es la escasez de caudal que presentan los ríos en este inicio de temporada. Para este avezado guía, la poca agua hace más difícil y a la vez más interesante la pesca: “hay caídas, correderas, pozones que se marcan más y que obligan a utilizar distintas técnicas”. Coincidencias También desde San Martín de los Andes, el experto pescador, guía y comerciante de artículos del ramo, Jorge Cardillo, elige el Malleo como su preferido: “tenés muchas alternativas y siempre con calidad de río; aguas rápidas, aguas lentas, y cada una exige una técnica distinta. Además –añade– es el río ideal para aprender”. Si bien el señuelo se elige conforme la circunstancia, Cardillo explica que el Malleo va muy bien con la mosca seca, que es la que imita al insecto posándose sobre el agua. A su turno, desde Junín, Carlos Trisciuzzi es otro reconocido guía y prestador de servicios turísticos, quien además se dedica al “fly tying atado de mosca). Es el primer guía de pesca que obtuvo su registro como tal, cuando la provincia del Neuquén regularizó la actividad. Contrariamente a la opinión de algunos de sus colegas, para Trisciuzzi “los ríos se encuentran con un caudal perfecto” para este inicio de temporada. En ese sentido destacó la posibilidad de realizar las clásicas flotadas por ríos como el Chimehuín, Collón Cura, Aluminé , Caleufu o los vadeos en ríos mas pequeños como el Malleo, Curruhué, Quilquihue y Quillén, entre otros. Trisciuzzi recomendó a los deportistas leer el Reglamento de Pesca y atender sus estrictas obligaciones para colaborar en la sustentabilidad del recurso: “El control de la pesca deportiva se lleva a cabo por el Cuerpo de Guardafaunas y la presencia de ellos es muy importante si queremos seguir manteniendo este recurso ictícola. Somos afortunados de vivir cerca de las truchas porque éstas sólo viven en lugares bonitos como Junín de los Andes”, concluyó el guía. (ASM)


Comentarios


La pesca vista por los que más saben