La policía desamparada





La carta destacada

“Dignificar la carrera policial significa también reconocer los legítimos derechos adquiridos con exceso por los ciudadanos que días y noches velan por la tranquilidad pública” (Juan Serafín Álvarez, del libro “Policía Desamparada”, Ed. 1940). Hoy revivimos visiones de aquellos uniformados de la Policía del territorio. La institución no ha crecido, se mantuvo estancada en viejas prácticas. Los gobiernos y las cúpulas no supieron resolver las necesidades reales de los hombres y mujeres policías, ni reconocerles derechos. Todos cómplices de la “situación de orfandad legal que ya resulta insostenible y que debe ser transformada totalmente con espíritu de absoluta ecuanimidad y justicia”. No sólo reprimen el derecho de expresión, también nos privan de la información. Tal vez nos merezcamos ser esclavos por nuestro silencio, culturalmente sometidos y autodestructivos.

Con nuestra partida la familia es víctima, queda totalmente desamparada cayendo a la indigencia, sin acompañamiento ni asistencia, nunca sufrida por ningún otro trabajador. En lo salarial nuestro sector aún no sabe si está incluido, como en los tiempos de las oligarquías y al mejor estilo del patrón de estancia debemos “esperar al cobro” para contar las monedas devaluadas. Ya ni paliativo es ante el golpe de la inflación. Algunos trataron de consentir como un logro la migaja anunciando que era esto o nada. Otros esconden la verdad para que no salga a la luz antes de tiempo, sólo el que ignora y miente puede aceptar tamaño desprecio. Dejemos el pasado y busquemos la fuerza de la unidad y la integración para transformar la realidad, recuperar la dignidad y no permitir ser sepultados en el olvido.

Rubén Esteban Calvo

DNI 18.545.792

Rubén Esteban Calvo

DNI 18.545.792


Comentarios


La policía desamparada